Público
Público

Elecciones en Madrid Ayuso se acerca a su techo y el bloque de izquierdas no logra beneficiarse de la caída de Ciudadanos, según las encuestas

La líder del PP en Madrid, que roza los 60 escaños, tiene en su mano revalidar el Gobierno autonómico, pero está lejos de la mayoría absoluta y necesitaría a Vox. El PSOE y Más Madrid apenas aglutinan un 8% del voto que podría perder Ciudadanos, que en su mayoría se va al PP. Con un buen nivel de participación, la izquierda podría darle la vuelta al escenario.

Key Data Madrid
Proyección de escaños de las elecciones de Madrid del 4 de mayo. / Fuente: Key Data

En el escenario electoral de Madrid hay mucho margen para que se produzcan cambios que den un vuelco a la situación actual (dominada por una Ayuso en auge que pelea por una mayoría de Gobierno), pero tras las primeras semanas de precampaña ya hay algunas cuestiones que se pueden sacar en claro y que demuestran que las tendencias pueden variar en cuestión de días. Así lo apunta el estudio de abril correspondiente a las elecciones autonómicas del próximo cuatro de mayo elaborado por Key Data para Público.

Según los resultados que arrojan las diferentes encuestas, el primer elemento a tener en cuenta es que el resultado es más ajustado de lo que parece. Si tras conocer el adelanto electoral forzado por Ayuso el debate demoscópico giró en torno a si la líder del PP podía lograr una mayoría absoluta, las últimas previsiones demoscópicas la alejan de ese objetivo y apuntan a que probablemente estaría cerca de alcanzar su techo.

El estudio de Key Data recoge que la conservadora obtendría el 40% de los votos y 59 escaños, un pronóstico que consolida su liderazgo (es muy difícil que pueda perder esta primera posición en la jornada electoral), pero que parece dejar prácticamente fuera de su alcance la mayoría absoluta. En este sentido, para gobernar el PP necesitaría apoyarse en Vox. Para la ultraderecha el estudio pronostica un 8,9% de los votos y 13 escaños, un resultado que permitiría sumar una mayoría absoluta (que está en 69 diputados) al espacio conservador.

Sin embargo, en las encuestas de las últimas semanas se aprecia una tendencia negativa de los de Rocío Monasterio, provocada, según apunta la directora general de Key Data, Paz Álvarez, por el efecto aglutinador de Ayuso, que está siendo capaz de atraer una gran parte del voto de derechas: "Los votos son los que hay. Si Ayuso empieza a aglutinar voto (gente que te ha dicho en los últimos años que es de Vox y de repente dice que va a votar a Ayuso), Vox va a bajar, sin duda".

Pese a esta tendencia negativa, Álvarez insiste en que la formación de ultraderecha "está muy por encima del 5%", por lo que es muy difícil que se quede fuera de la Asamblea de Madrid el próximo 4 de mayo. Si en el bloque conservador el objetivo es resistir con los números actuales y evitar que el efecto aglutinador de Ayuso perjudique lo suficiente a Vox como para poner en riesgo una mayoría de derechas (teniendo en cuenta que el PP está muy alejado de la mayoría absoluta), en la izquierda las tendencias y estrategias son distintas.

Las previsiones demoscópicas de las elecciones madrileñas pivotan sobre un elemento que afecta a los dos bloques: el descalabro de Ciudadanos. "Se va confirmando que Ciudadanos no superará la barrera del 5% de los votos válidos, necesaria para entrar la Asamblea de Madrid. Si la superara, podría estar en su mano decidir quién gobierna la Comunidad de Madrid; de lo contrario, se convertiría en extraparlamentario en Madrid", explica Álvarez.

En el caso del PSOE, el estudio pronostica que se podría hacer con un 25% de los votos, un resultado que se traduciría en 37 escaños (el mismo resultado que en los comicios de 2019). La izquierda tendría dos retos en esta campaña para tratar de dar la vuelta a la mayoría de derechas liderada por Ayuso: por un lado, movilizar a su electorado, que ha sido reticente a votar históricamente; y, por otro, en el caso de los socialistas y de Más Madrid, tratar de aglutinar una parte importante de los votos que, según las encuestas, va a perder Ciudadanos.

Tras las primeras semanas de precampaña y con los de Ángel Gabilondo poniendo en marcha una estrategia de viraje hacia el denominado "centro" político para tratar de atraerse votos que en 2019 recayeron en Ignacio Aguado, este plan empieza a mostrar algunas fisuras importantes. El estudio de Key Data recoge que apenas hay transferencia de voto de Ciudadanos hacia el bloque de la izquierda y que la pérdida de apoyos beneficia de forma bastante clara al bloque de derechas.

En concreto, según el estudio, Ciudadanos podría perder más de 483.700 de los 625.000 votos que obtuvo en 2019. En esta fuga el PP podría llegar a captar hasta 283.600 votos y Vox casi 47.000; mientras que la transferencia al PSOE estaría en unos 24.291 votos y a Más Madrid en apenas 15.000. De esta manera, si se produjera la fuga de voto en Ciudadanos que pronostican las encuestas, el bloque de derechas se quedaría con 330.357 apoyos (más del 68%), mientras que las izquierdas apenas podrían recabar 39.473 votos (el 8%).

La izquierda no rentabiliza el descalabro de Cs

"Lo que tiene que hacer Gabilondo es atraer voto del otro bloque para poder formar gobierno, pero lo tiene muy complicado; esto, evidentemente, solo es posible atrayendo voto de un partido en caída como es Ciudadanos, porque apenas va a haber trasvase hacia el PSOE del PP o de Vox. Con una campaña más ideologizada al final lo que consigue es disputar voto con Más Madrid y con Unidas Podemos en el bloque de la izquierda", explica Paz Álvarez.

Aunque algunos apuntan hacia el ejemplo de Salvador Illa en Catalunya, que logró ganar las elecciones autonómicas beneficiándose del descalabro de los de Inés Arrimadas, la directora técnica de Key Data asegura que los escenarios no son comparables: "Ciudadanos aglutinó en Catalunya en su día voto del PSC que después Illa recuperó, pero en Madrid mucho voto que consiguió Ciudadanos en 2019 era de gente del PP a la que no le gustaba Ayuso o Casado y que no querían votar a la extrema derecha. Ciudadanos ha recogido en Madrid mucho voto desencantado del PP que ahora, sobre todo con la posibilidad de que gobierne la izquierda, está volviendo hacia Ayuso".

"No sé si la estrategia de ir a por el votante de centro es acertada o no, pero la realidad es que hay dos claves para la izquierda: movilizar al electorado y captar voto del centro; y esto segundo no lo va a hacer Unidas Podemos, eso lo va a hacer el PSOE o Más Madrid". El estudio da a los de Mónica García un 11,5% de los votos y 16 escaños, cuatro menos que en 2019. Las encuestas apuntan que la tarea de movilizar al electorado de izquierdas es una función que recae más del lado de la formación morada.

"El fantasma del 5% se aleja definitivamente de Unidas Podemos con la presencia de Pablo Iglesias. De esta manera, se aseguran entrar en la Asamblea de Madrid y mejorar sus resultados de hace dos años". El estudio recoge que la formación morada obtendría un 8,4% de los votos y 11 escaños, cuatro más que en las pasadas elecciones autonómicas.

Por bloques, la derecha de PP y Vox sumaría unos 72 escaños (por encima de los 69 que establecen la mayoría absoluta) y la izquierda de PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos, 64 escaños. Sin embargo, según precisa Álvarez, el escenario "es mucho más ajustado de lo que parece y cualquier pérdida o ganancia de voto entre los bloques puede acabar determinando el resultado; Ayuso no tiene nada cerca la mayoría absoluta; tiene, eso sí, la posibilidad de gobernar con Vox. Pero estamos hablando de que una mala campaña o una metedura de pata, o aciertos del bloque de la izquierda, puede lograr volcar dos escaños que serían cruciales, porque con un escenario tan ajustado dos escaños perdidos son dos ganados por el otro bloque casi con total seguridad".

Para esto, la participación será crucial. "El electorado de derechas está muy movilizado, y el electorado de izquierdas, no tanto. La derecha ya estaba movilizada, y al aparecer Pablo Iglesias se ha movilizado más. Por lo tanto, tiene más rango de movilización la izquierda porque no tiene tan movilizado a su electorado. En España, en general, cuando hay mucha participación gana la izquierda; eso en Madrid ocurre también, aunque no tanto, porque Madrid ideológicamente es más de derechas que el resto de la nación. En elecciones generales esto se ve bastante claro, cuando se supera el setenta y pico por ciento de participación gana la izquierda casi siempre", concluye Álvarez.

Más noticias de Política y Sociedad