Público
Público

Euskadi avanza hacia una ley de memoria histórica "frente a los discursos de exclusión, intolerancia y negación"

El Consejo de Gobierno encabezado por el lehendakari aprueba la norma, que ahora iniciará su tramitación parlamentaria. Entre otros objetivos, se plantea garantizar iniciativas públicas que fomenten valores y principios democráticos. 

Iñigo Urkullu
El lehendakari, Iñigo Urkullu, en una imagen del pasado 22 de junio en Vitoria. Iñaki Berasaluce / EUROPA PRESS

El último consejo de gobierno antes de las vacaciones ha traído el primer paso hacia la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Euskadi. El Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha dado su visto bueno al proyecto, que será enviado al Parlamento autonómico para iniciar su tramitación. El objetivo de la ley será avanzar en la reparación y reconocimiento de las víctimas de la dictadura franquista.

En una rueda de prensa ofrecida esta mañana en Vitoria, la consejera de Justicia del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, definió las grandes líneas de actuación de esa iniciativa, que –según explicó– busca "regular las políticas públicas relacionadas con la memoria histórica y democrática", además de fomentar valores y principios democráticos como la dignidad, los derechos humanos, la convivencia o el pluralismo político "frente a discursos de la exclusión, intolerancia y negación".

Artolazabal tuvo palabras de "recuerdo emocionado" hacia quienes "durante más de 40 años fueron víctimas de graves violaciones de derechos humanos y del derecho internacional humanitario". Con el proyecto de ley que será enviado al Parlamento, el Gobierno Vasco plantea precisamente la creación de un "marco integral" para el desarrollo de las políticas públicas de memoria en el ámbito autonómico. Su tramitación coincidirá con el recorrido en el Congreso de la Ley de Memoria Histórica y Democrática del Gobierno de España, impulsada también para avanzar en el reconocimiento de las víctimas. 

Banco de ADN

Entre otros puntos, la normativa impulsada por el Ejecutivo de Urkullu garantizará la "localización, recuperación, exhumación e identificación de personas desaparecidas", lo que estará acompañado por la creación de un banco de ADN a nivel autonómico. También se actuará contra la simbología franquista que aún pervive en el País Vasco y se definirá claramente como "contraria a la memoria" todo acto de exaltación no enaltecimiento del golpe de estado o de la dictadura franquista, ya sea de forma "individual o colectiva".

Del mismo modo, Artolazabal explicó que la norma plantea fijar "un día anual de recuerdo y homenaje a las víctimas de la guerra civil y la dictadura franquista". La consejera ha recordado los distintos pasos dados en Euskadi hasta ahora para avanzar en la localización de las fosas comunes o la construcción de bases de datos con los datos de las víctimas. "La verdad es la mejor garantía para la no repetición", remarcó. 

Más noticias