Público
Público

EUSKADI Urkullu no logra convencer a la oposición sobre la viabilidad de convocar elecciones en julio

El lehendakari ha mantenido un encuentro este jueves con los líderes de las distintas formaciones políticas vascas, ante quienes defendió la idea de fijar la convocatoria electoral antes de agosto. Su propuesta no ha despertado apoyos.

Urkullu coronavirus
El lehendakari, Iñigo Urkullu, en una imagen de archivo. EFE/JON RODRIGUEZ BILBAO

El julio electoral que busca Iñigo Urkullu sigue, de momento, en el aire. El lehendakari defiende que la convocatoria de las frustradas elecciones autonómicas llegue con el verano, algo que la oposición en su conjunto considera, con matices, inviable o, al menos, difícil de prever a día de hoy. Así quedó constatado en el encuentro de la mesa de partidos que se celebró este jueves a instancias del lehendakari, quien a pesar de presentar un informe sanitario no logró convencer al resto de líderes políticos.

El lehendakari había adelantado sus intenciones en el pleno de la Diputación Permanente del pasado viernes, donde habló por primera vez de la posibilidad de convocar las elecciones autonómicas en julio. Afirmó, al igual que hoy, que podría tratarse de un mes con una baja incidencia de contagios por coronavirus, algo que podría cambiar con la llegada del otoño. Su portavoz, Josu Erkoreka, añadió a principios de esta semana una condicionante: si no se vota en julio, sostuvo, la cita podría retrasarse hasta 2021 o, incluso, hasta cuando se descubra una vacuna.

Las elecciones vascas estaban previstas para el 5 de abril, pero fueron suspendidas el 16 de marzo tras un acuerdo entre el Gobierno Vasco y los partidos con representación parlamentaria debido a la emergencia del coronavirus. Lo mismo ocurrió en Galicia, donde también tenían previsto celebrar los comicios el primer domingo de abril. 

Las fechas que maneja el lehendakari son el 5, 12 o 19 de julio. De momento, se trata únicamente de hipótesis: fuentes próximas al lehendakari señalaron a Público que sólo habría una declaración del lehendakari tras la reunión si había algo que comunicar. De momento no lo ha habido. 

Asimismo, fuentes del entorno de Urkullu señalaron a Cadena Ser Euskadi que aún restan tres semanas para poder convocar elecciones en julio, por lo que no dieron la batalla por perdida. En tal sentido, el lehendakari y los representantes de las distintas formaciones se han citado para un nuevo encuentro el próximo 14 de mayo.

Tras la reunión, el PNV dio a conocer un comunicado en el que defendió la celebración de elecciones en julio, alegando, por un lado, la necesidad de contar "cuanto antes" con un "Gobierno y un Parlamento fuertes". Por otro, la formación nacionalista remarcó que ante la posibilidad de un "rebrote" del coronavirus en otoño la balanza debe inclinarse hacia la celebración de las votaciones en julio.

"No hacen falta urnas"

Por su parte, el coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, remarcó que su formación no tiene "ninguna prisa por hacer elecciones". "No hacen falta urnas, hacen falta test. No hacen falta urnas, hacen falta medidas que rescaten familias, empresas y comercios", sostuvo.

 Elkarrekin Podemos-IU mantiene una postura similar. "No se puede gestionar la crisis y hacer campaña a la vez", afirmó la candidata de la coalición de izquierdas, Miren Gorrotxategi. De hecho, advirtió que "nadie en la reunión, incluido Urkullu, ha sido capaz de asegurar con certeza que las elecciones se vayan a poder realizar en las fechas propuestas por el lehendakari". "Podría ser que, iniciado el proceso electoral, hubiera que volver a suspenderlo por condiciones adversas", remarcó. 

El candidato de PP y Ciudadanos, Carlos Iturgaiz, también rechazó el planteamiento electoral del Gobierno Vasco. "Tenemos la convicción de que Urkullu tiene entre ceja y ceja convocar las elecciones en julio, y nos lleva a los partidos a ser palmeros de esta decisión", afirmó el postulante conservador.

El PSE, socio del PNV en el Ejecutivo autonómico, se limitó a recordar que la convocatoria electoral "es competencia exclusiva del lehendakari". Así lo ha afirmado la secretaria general de la formación socialista, Idoia Mendia, quien además ha subrayado que la decisión que se adopte en torno a este tema debe contar "con todas las garantías sanitarias y de participación política, con el objetivo de que se pueda contar con un Parlamento a pleno funcionamiento y un Gobierno renovado que permitan afrontar todas las consecuencias que deja esta crisis sanitaria".

"Pretensiones particulares"

En esa línea, Mendia no ha ocultado su malestar ante el distanciamiento entre el lehendakari y el presidente Pedro Sánchez. Un día después de que Urkullu reclamara el fin del estado de alarma, la responsable del PSE ha advertido que "no es razonable que se ponga en cuestión el entramado institucional apelando a una pretendida única voz de las instituciones vascas, que se caracterizan, precisamente, por su pluralidad".

"Sé de la disposición del Presidente y del Gobierno de España. Por eso, invito al lehendakari a seguir dialogando, en lugar de pretender la confrontación", subrayó. Del mismo modo, llamó a "aparcar pretensiones particulares".

Más noticias de Política y Sociedad