Público
Público

Audiencia Nacional El ex número dos de la Policía declara que Fernández Díaz medió por Villarejo a instancias de Rajoy

Eugenio Pino ha incurrido en varias contradicciones en una declaración en la Audiencia Nacional en la que ha afirmado que el exministro de Interior le llamó a petición del expresidente de Gobierno para quejarse de que trataba mal al comisario Villarejo.

El presidente en funciones Mariano Rajoy y el ministro del Interior, Jorge Fernandez Díaz. EFE
Mariano Rajoy y Fernández Díaz | EFE

El que fuera Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional con los gobiernos del PP, Eugenio Pino, ha declarado este martes ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón. En su intervención, en la que ha incurrido en varias contradicciones y durante la cual no ha aportado pruebas, Pino ha relatado que el ministro del Interior de la época, Jorge Fernández Díaz, le llamó a petición de Mariano Rajoy para quejarse de que trataba mal al comisario José Manuel Villarejo.

Pino ha señalado que Villarejo trabajaba para él, pero que en el desempeño de su labor se saltaba la cadena de mando con frecuencia. Esto sucedió, por ejemplo, cuando el comisario se reunió con Josep Pujol y con Javier de la Rosa o Victoria Álvarez. El ex número dos de la Policía ha afirmado, además, que no tenía conocimiento de la celebración de estas reuniones, versión contradictoria respecto a lo que había declarado anteriormente en la causa Pujol y en la del pendrive por la que está siendo investigado. Además, ha dicho que desconocía gran parte de las operaciones de Villarejo y que entendía que el ahora comisario jubilado y en prisión preventiva respondía ante otras estancias. El juez se ha sorprendido al escuchar esta afirmación y ha mostrado su extrañeza al respecto, dado que Pino era "era el dios en el Olimpo de la Policía".

En la misma línea de contradicciones, Pino ha dicho que el propio Villarejo no aparecía como propietario de sus empresas. Según su versión, quienes figuraban eran su mujer y su hija, a pesar de que el propio Pino y el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago hicieron un informe para estudiar la compatibilidad de Villarejo para desarrollar su doble condición de funcionario policial y empresario particular. En este documento se concluyó que no había ninguna interferencia que impidiera que el comisario desempeñara ambas funciones y se decretó, además, que las empresas del comisario estaban al servicio del Estado en algunos casos. 

En dicho informe se certifica también que sí utilizaban las corporaciones de Villarejo de manera ocasional para dar cobertura a ciertas operaciones policiales. Sucedió así, por ejemplo, cuando Villarejo se fue a Siria y Líbano haciéndose pasar por abogado de su empresa o por periodista gracias a la acreditación que le dio su mujer, Gemma Alcalá, que trabajaba en el medio de comunicación Información sensible. Sin embargo, y según recoge Europa Press, Pino ha incidido en que el Cuerpo Nacional de Policía nunca aprobó el uso de las empresas del comisario retirado a pesar de que tenían conocimiento de su existencia. Y que él pidió en alguna ocasión el cese de Villarejo.

Dos informes sobre la compatibilidad de Villarejo

Sobre esta cuestión, Pino ha concretado que se hicieron hasta dos documentos sobre la compatibilidad de Villarejo. Uno de ellos lo elaboró Fuentes Gago (aunque Pino en su declaración lo ha llamado Fuentes González) y otro, la Unidad de Régimen Disciplinario. Ha afirmado que él nunca se preocupó por saber qué contenía el primero de ellos, pero la realidad es que dicho documento le fue notificado al ministro Fernández Díaz, que sobre dicho informe han declarado tanto Fuentes Gago como Pino en la causa del pequeño Nicolás y que ambos fueron preguntados por él en la comisión de investigación del Congreso de los Diputados.

También ha dicho que, como en el caso de Agustín Linares y de Pedro Díaz Pintado, fue el exabogado de Villarejo y actual abogado de Adrián de la Joya, Ernesto Díaz Bastién, quien le dio a firmar la carta en la que se decía que todos los gobiernos habían sido conocedores de las actividades de Villarejo, y que él lo único que hizo fue cambiarle la palabra "encubierto" -Bastién decía en dicha carta que Villarejo era un "agente encubierto"- por otra palabra que en ese momento no recordaba, porque, según ha afirmado Pino, él sabía que Villarejo no era un agente encubierto. Esto último es la primera vez que Pino lo dice en los años que se llevan de procedimiento. 

Por último, Pino ha declarado que Villarejo trabajaba para el CNI, punto que ya desmintió el organismo. Además, es conocida la guerra abierta de Villarejo con su ex director general Félix Sanz Roldán.


Más noticias de Política y Sociedad