Público
Público
Únete a nosotros

ExclusivaLas cloacas de Interior

De Linares a Villarejo, los ex mandos que forman la 'poli paralela' al servicio del IBEX

Desde que a mediados de los 90 se produjera la primera limpia en Interior, de la mano de la ex secretaria de Estado Margarita Robles, los altos mandos policiales crearon una red empresarial, que se encomendó al entonces inspector José Villarejo, pero de la que ellos eran los principales clientes desde sus puestos de jefes de seguridad de bancos como el Santander y el BBVA o de eléctricas como Iberdrola.  

Publicidad
Media: 4.24
Votos: 21

El ahora presidente honorífico del BBVA, Francisco González (segundo por la izquierda) y el presidente de Iberdrola (primero por la derecha), Ignacio Sánchez Galán, en acto empresarial en Bilbao, en marzo de 2014. Con ellos, el presidente y CEO de Inditex, Pablo Isla, a quien también se cita en las grabaciones, y el entonces presidente de Telefónica, César Alierta. EFE

Como desde 2017 viene corroborando la instrucción del caso Tandem en la Audiencia Nacional, uno de los recursos que emplea la trama investigada es una red de directores de seguridad de grandes empresas conformada por ex cargos policiales en una suerte de “puertas giratorias”. Se trata de grandes empresas que manejan datos privados de una gran mayoría de ciudadanos y donde estos ex policías disfrutan de elevadas remuneraciones, que pueden llegar al quíntuple de lo que percibían como funcionarios.

Un estudio efectuado por Público y que puede consultarse al final del texto, tras la recopilación de datos durante cinco años, concluye que dicha red comenzó a construirse cuando en 1994 la hoy Ministra de Defensa, Margarita Robles, accede a la Secretaría de Estado de Interior y, como primera medida, cesa a la cúpula policial que entonces lideraba el Secretario General Operativo (antigua denominación de Director Adjunto Operativo o DAO), Agustín Linares Molina, a quien Villarejo consideraba su jefe en una carta que remite en 1995 a la Dirección General de la Policía en protesta por su desalojo de la Dirección Adjunta Operativa y que ofreció Público en exclusiva hace ahora tres años, en julio de 2016.

El ex subdirector de la Policía, el protector de Villarejo

Prácticamente toda la cúpula de Linares y mucha parte de sus reemplazos en los años siguientes, muchos oportunamente promocionados por Linares a puestos de relevo en previsión de purgas, acabaron al frente de la seguridad de empresas del IBEX, grandes empresas españolas o instituciones. Los que no, crearon consultoras de “inteligencia” o “agencias de pseudo detectives” que enriquecían los informes para sus clientes con datos privados suministrados tanto por los policías en activo como por los recolocados en empresas.

Fuentes policiales conocedoras de la operativa desarrollada explican a Público que uno de los atractivos para las empresas a la hora de contratar como directores de seguridad a ex altos cargos policiales, era la de contar con la posibilidad, debido a sus contactos, de “investigaciones a la carta”; esto es, la ventaja de contar de un servicio policial “premium” que priorizase las investigaciones sobre fraudes y estafas y bandas criminales que afectasen particularmente a sus negocios. 

Así funciona la puerta giratoria entre los mandos policiales y las grandes empresas.

Las mismas fuentes también apuntan a que, gracias a la llegada de la organización criminal, sus dirigentes estaban en condiciones de recomendar a las empresas las personas a contratar, de forma que estos puestos bien remunerados se vendían a los agraciados como un "premio de fidelidad" a los servicios prestados a la trama durante su etapa policial. La promoción de unos a otros en la escala policial y la oferta de puertas giratorias como zanahoria, son dos de las claves que pueden explicar la duración en el tiempo de la organización en su vertiente policial.

Policías, jefes de seguridad y clientes de Villarejo

La lista de ex policías en cargos de seguridad de grandes empresas es larga. Agustín Linares, que antes de SGO fue Jefe Superior de Policía de Cataluña, y estuvo investigado por disponer para su beneficio personal de Fondos Reservados durante su mandato como SGO, pasó a dirigir la seguridad del Banco Central Hispano y tras la fusión, la del Santander Hispano (hoy llamado solo Santander). A su retiro, el relevo fue para el comisario Carlos Rubio cuyo último destino había sido la Jefatura Superior de Policía de Madrid y que estuvo a cargo de la comprometida operación Rimet.

Manuel García Linarejos, el compañero de Linares desde que estaban destinados en Guinea Ecuatorial asesorando en la formación de la policía guineana, ocupó la dirección de seguridad de Banesto desde febrero de 1995, ya bajo la propiedad del Santander, y después estuvo en Coca Cola, empresa en la que volvió a trabajar en vísperas del ERE de la fábrica de Fuenlabrada (Madrid), a pesar de estar jubilado. 

Relación de ex mandos policiales y empresas en las que acabaron. Fuente: PÚBLICO

Florencio San Agapito recaló con Cesáreo Alierta primero en Tabacalera y luego en Telefónica hasta que Alierta cesa como presidente. Durante su etapa como director de seguridad en Telefónica, estuvo investigado en el Caso Malaya y figura en un informe de la Comisión Judicial del Caso Nicolás como uno con los que departió telefónicamente el Comisario Villarejo el día en que se produce la grabación ilegal a agentes del Cni y por la que Villarejo está investigado como autor intelectual y su entonces empleado, el periodista Carlos Mier, como autor material.

Miguel Ángel García Rancaño, ex jefe superior de policía de A Coruña, Barcelona y Madrid, asumió la dirección de seguridad de La Caixa. Junto con el también policía Gabriel Fuentes, García Rancaño estuvo investigado en el Caso Interligare por un fraude a la Seguridad Social. Gabriel Fuentes, alias “Gabi” fue uno de los comensales en el almuerzo que Villarejo y otros mandos celebraron con Baltasar Garzón, alias “Balta” y la entonces fiscal y hoy ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado. Gabriel Fuentes se integró en la consultora de Jaime Queipo de Llano y Comyn, Insitu Grupo Consultor S.A. que fue señalada, al menos una vez,  según consta en una sentencia, por utilizar datos privados de cuentas bancarias sin orden judicial en un informe pericial presentado en el juzgado por uno de los cónyuges en el marco de un divorcio. Queipo de Llano y Comyn figura de apoderado en Eurofinsa que patrocina la Fundación de Baltasar Garzón y figura en la lista de las empresas que supuestamente contrataron "servicios" de las empresas de Villarejo.

Rafael del Rio, también de la época de Linares, pasó a Iberia tras cesar como Director General de la Policía. Le sustituyó en la compañía aérea Jesús de la Morena, hasta entonces en la Comisaria General de Información.

Una red policial investigada por cohecho

La lista sigue con Jose Irineo López que fue al Grupo Agbar tras ser Jefe Superior de Cataluña, Daniel Santos Vallejo ex policía en Barajas que acabó en Vinsa, ICTS y más tarde en el Grupo Villar Mir; Santiago Cuadros Jaen, que recala en Intereconomía y luego en S21 SEC tras su desempeño en la Comisaría de Seguridad Ciudadana. En Bankia desembarcó Juan Manuel Zarco después de 20 años en la policía culminados en la Jefatura Superior de Madrid. 

Antonio López López  dirige el área de seguridad de Planeta y Juan Carlos Fernández Cernuda pasó a El Corte Inglés donde estuvo largos años hasta su reemplazo por otra inspectora de policía. A Prosegur se fue uno de los integrantes de la cúpula de Eugenio Pino, Jose Santiago Sánchez Aparicio como Director de Relaciones Institucionales y a la Liga Profesional de Fútbol, como director del Area de Integridad creada para denunciar la corrupción y la violencia, Florentino Villabona, nombrado DAO por el ministro Juan Ignacio Zoido, alias “Zampa”, tras cesar a Eugenio Pino.

El excomisario general de Policía Judicial Julio Corrochano a su llegada a la Audiencia Nacional para prestar declaración ante el juez Manuel García Castellón. (ZIPI | EFE)

Al ámbito civil pero institucional fueron Antonio Bertomeu que de la Jefatura de Andalucía Occidental pasó a Renfe y Andrés Gómez Gordo que ocupó sucesivamente los cargos de Jefe de Seguridad de la Ciudad de la Justicia, de la Consejería de Justicia con Francisco Granados de Consejero y de hombre de confianza de Dolores de Cospedal en Castilla La Mancha y le sobró tiempo para figurar en el claustro de profesores del Curso de Dirección de Seguridad que impartía el Instituto de Derecho Público (Caso Master de Cristina Cifuentes) según su web. 

Hasta el momento, en el sumario del Caso Tandem se mencionan a varios ex policías reconvertidos en jefes de seguridad: a Julio Corrochano que accede en 2005 al BBVA tras su paso por la Jefatura Superior de Madrid y está investigado en la pieza, aun secreta, que indaga el motivo de las cantidades que se transfieren al entramado de Villarejo desde el banco. Asimismo, figura en calidad de investigado en varias piezas el ex inspector Antonio Bonilla, que desde 2010 fue director de seguridad de Globalia hasta diciembre de 2012 en que pasó a serlo de la Asociación Española de Banca durante el primer semestre de 2013. Para la prestación de servicios fundó en 2010 una consultora, Anbycol SL, que es con la que facturaba mensualmente a las empresas de Villarejo.

También son mencionados en una conversación entre García Castaño y Villarejo como contratantes de los servicios de la trama, si bien eso está por corroborar por la investigación, los ex DAOS, Pedro Díaz Pintado en su etapa de director de seguridad de DICO y el citado Agustín Linares, éste último con relación a unos negocios con ciudadanos rumanos. Los tres ex DAOS, Linares, Díaz Pintado y Pino enviaron una carta al juzgado de Tandem avalando las actividades de Villarejo como “servicios policiales”.

Más noticias en Política y Sociedad