Público
Público

Quinta del biberón Una excavación de una fosa de la Batalla del Ebro encuentra cuerpos de menores que podrían haber pertenecido a la Quinta del Biberón

"Todavía hablamos de resultados muy preliminares, pero hay algún esqueleto que incluso podría tener menos de 17 años y que, si no fuera de las quintas, podría ser uno de los voluntarios que algún testimonio ha referido, pero todavía se tiene que corroborar", explica la antropóloga Antònia Díaz-Carvajal.

El casco urbano de Corbera d’Ebre, en Tarragona, quedó completamente destruido por los enfrentamientos de la batalla del Ebro.
El casco urbano de Corbera d’Ebre, en Tarragona, quedó completamente destruido por los enfrentamientos de la batalla del Ebro.

La excavación de la fosa del Mas de Santa Magdalena, un hospital de campaña de la Guerra Civil en Móra d'Ebre (Tarragona), está revelando que un 30% de los soldados enterrados eran jóvenes de unos 17 años o incluso menos, posiblemente voluntarios o miembros de la Quinta del Biberón.

El Mas de Santa Magdalena fue utilizado como hospital de guerra por el ejército republicano desde julio hasta septiembre de 1938, en plena Batalla del Ebro, donde se realizaban operaciones de urgencia a los soldados más graves y el resto era trasladado a la ciudad.

Hasta este momento, se han podido identificar los restos de diez personas, entre los que habría tres civiles, tres soldados republicanos, dos soldados del bando golpista y dos maquis, según ha informado a Efe la antropóloga que coordina la relación entre el laboratorio y la excavación, Antònia Díaz-Carvajal.

Díaz-Carvajal ha señalado que alrededor de un 30% de estos cuerpos recuperados pertenecen a jóvenes de unos 17 años, que podrían formar parte de la conocida como Quinta del Biberón, mientras que el resto se encuentra en una franja que alcanza los 35 o 40 años de edad.

"Todavía hablamos de resultados muy preliminares, pero hay algún esqueleto que incluso podría tener menos de 17 años y que, si no fuera de las quintas, podría ser uno de los voluntarios que algún testimonio ha referido, pero todavía se tiene que corroborar", explica la antropóloga.

Actualmente, hay 67 puntos de enterramiento localizados alrededor del Mas de Santa Magdalena, 28 de ellos ya han sido abiertos o están en proceso de excavación y, en ellos se han localizado 84 cuerpos, 69 de los cuales ya han sido exhumados.

El director de la excavación, Sergi González, prevé como mínimo tres meses más de trabajo en los que esperan ir encontrando muchos más restos de soldados republicanos, "a un ritmo de entre 5 y 8 cuerpos nuevos a la semana", asegura.

La libreta del doctor Miquel Gras Artero, uno de los médicos del hospital y que fue facilitada en su momento por la asociación No Jubilem la Memoria, del Priorat, es la única pista para identificar con nombres y apellidos a más de una treintena de soldados que murieron en el Mas de Santa Magdalena.

Entre ellos, están los soldados Josep Aubeso y Joan Urgell, cuyos familiares han sido localizados gracias a la libreta del doctor Gras, aunque todavía permanecen a la espera de la confirmación de los análisis genéticos.

Una fosa con mucho interés científico

Para Díaz-Carvajal, "desde un punto de vista antropológico esta es una fosa importante por su tamaño, pero también porque muestra muchas patologías médicas y su tratamiento, que son interesantes a nivel científico".

"Estamos hablando de traumatismos, heridas graves y fracturas, la mayoría causadas por metralla, también se han encontrado varias férulas e incluso extremidades gangrenadas y amputadas que también se enterraron junto al cuerpo", añade.

"Aunque el objetivo de la fosa es la recuperación de los esqueletos, también permite visualizar el ritmo médico de un hospital de campaña, donde se pudieron llevar a la práctica nuevas metodologías y, en este sentido, la guerra civil permitió una experimentación que trajo muchos avances", comenta la antropóloga.

Los restos que se extraen de la fosa se trasladan al laboratorio para ser analizados mediante una extracción del ADN, gracias a la cual ya se han elaborado 315 perfiles genéticos, que luego se comparan con una base de datos que dispone actualmente de unas 2.500 muestras de ADN de donantes vivos.

El censo de personas desaparecidas también dispone de alrededor de 6.000 casos inscritos y se calcula que en Catalunya hay unas 20.000 personas enterradas en fosas de la Guerra Civil, de las que la Dirección General de Memoria Democrática de la Generalitat tiene documentadas 527.

En relación con esta excavación, Memoria Democrática también está tramitando la adquisición de un fondo del fotógrafo Alec Wainman, un brigadista británico que captó imágenes del momento en que se excavaban las fosas de Santa Magdalena.

Las imágenes se encuentran en manos de su hijo, en Canadá, y además de su valor histórico y documental, también podrían ayudar en la investigación para determinar nuevos puntos para excavar en los que se realizaron los enterramientos.

Más noticias de Política y Sociedad