Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

EXCLUSIVA | Causa general contra el procés El jefe policial que investigó el procés usa en Facebook la misma serpiente de su identidad secreta en Twitter

La secretaria de Estado de Seguridad emplazó a ERC a "poner en conocimiento de la justicia" las pruebas de que el jefe de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Catalunya se dedicó durante meses a increpar y acosar en la red, a través de una cuenta oculta, a los políticos que él mismo investigaba, mostrando una parcialidad incompatible con la instrucción. Hoy, 'Público' desvela una prueba más de que Baena es 'Tácito', como ya admitió personalmente en una conversación telefónica grabada.

Publicidad
Media: 3.81
Votos: 36

La portada de la cuenta de 'Tácito' en Twitter, encabezada por la misma serpiente de cascabel en posición de ataque que el coronel Daniel Baena emplea en su cuenta personal de Facebook (derecha), cerrada a cal y canto.

Cuando Público desveló que tenía una inconfesable identidad secreta en Twitter, el teniente coronel Daniel Baena cometió el desliz de reconocerlo por teléfono a este periodista, para casi enseguida tratar de dar marcha atrás al darse cuenta de que era incompatible con la ecuanimidad exigida por ley al que dirige una instrucción policial. Después, el ministro del Interior Juan Ignacio Zoido mintió al diputado del PNV Mikel Legarda, quien le preguntó en la sesión de control al Gobierno si había tomado "alguna medida respecto al jefe de la Policía Judicial de Catalunya que detrás del perfil Tácito en Twitter lanza mensajes políticos relacionados con investigaciones dirigidas por él mismo".

Zoido le respondió a Legarda en el Congreso: "Los comentarios a los que usted hace referencia no son imputables a él, ni siquiera bajo pseudónimo". Así que este diario tuvo que desmentir al ministro difundiendo la grabación íntegra de la conversación telefónica en la que el coronel Baena admitió ser el tuitero oculto tras el alias Tácito; ése teniente coronel que fantaseaba en Twitter con ordenar a alguno de los que él mismo investigaba: "Ponga las urnas en el suelo. Lentamente. Las manos detrás de la cabeza. Sin movimientos bruscos. Gire".

Captura de una entrada en el Facebook personal de Daniel Baena.

La imagen de portada de esa cuenta de Twitter era –puesto que la identidad oculta de Baena fue borrada por completo tras las exclusivas de Públicola foto de una serpiente de cascabel en posición de ataque, algo bastante revelador de los gustos o la personalidad de Tácito. Y resulta que en esas mismas fechas el teniente coronel estaba utilizando esa misma fotografía en su página personal y privada de Facebook, cerrada para todo el que no sea familiar, amigo o invitado de Daniel Baena, como se puede apreciar en la captura de pantalla a la que ha tenido acceso Público y que se aprecia a la izquierda de este párrafo. La foto del ofidio no es sólo idéntica, sino la misma empleada en la cuenta de Tácito: una búsqueda en Google Images ofrece numerosas imágenes bastante parecidas, pero la fotografía exacta en cuestión no se encuentra fácilmente.

En esa entrada, fechada en el verano del 2015 –en el juicio del Supremo los mandos de la Guardia Civil han declarado que sus investigaciones sobre el procés comenzaron en 2014–, el coronel Baena emplea dos hashtags: #waitting (sic por el término inglés waiting, esperando) y #defense (defensa, en inglés), que considera representados por el ofidio venenoso preparado para saltar y un casco que usan los artificieros Tedax cuando desactivan explosivos.

El 'coronel Tácito' se autodefinía en Twitter como "transformador de utopías en distopías y funambulista procesal"

En cuanto a la portada que Baena tenía en Twitter como Tácito –utilizando el pseudónimo de red @maquiavelo1984, que se refiere al maestro de las conspiraciones palaciegas y autor de El Príncipe–, el "Tweet fijado" era: "Transformador de utopías en distopías y funambulista procesal", como se ve en la imagen que encabeza este artículo. Autodefinición muy reveladora sobre la personalidad de su autor, sobre todo sabiendo que dirigía las investigaciones policiales para impedir los planes de crear una república catalana mientras en sus tuits incluso se adelantaba a lo que la Fiscalía decidía imputar en el procedimiento:

"#sedición: impedir a un funcionario público el ejercicio de sus funciones... aunque sea con flores", escribió Tácito/Baena, sólo dos días antes de que la Fiscalía presentase ante la Audiencia Nacional una denuncia por un delito de sedición durante las concentraciones del 20 y 21 de septiembre. Nadie antes había empleado ese término delictivo en el procedimiento, y la Fiscalía sin duda se guió para su calificación por los informes de situación que recibió de la Policía Judicial... que dirigía ese mismo Tácito, en este caso como teniente coronel Baena.

Las exclusivas publicadas por este diario hace ya más de un año dejaban muy pocas dudas de que Baena y Tácito eran la misma persona, hecho que indicaba que se estaba produciendo una persecución política, una causa general contra un ideología determinada, en vez de una investigación imparcial sobre los hechos, ya que la instrucción de la Policía Judicial estaba en manos de de alguien que publicaba en secreto tuits como estos:

Tuits consecutivos del teniente coronel Baena, alias 'Tácito', 10 días y 8 días antes del referéndum del 1-O.

Baena hacía tuits "explícitamente en contra de líderes del independentismo encausados en hasta tres causas judiciales abiertas por él mismo"

Como el Gobierno del PP no rectificó su evidente falsedad, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) preguntó al siguiente Ejecutivo, de Pedro Sánchez, si pensaba tomar alguna medida a la vista de que el jefe de la investigación sobre el procés se dedicaba simultáneamente a publicar en la más influyente red social mensajes que "van explícitamente en contra de líderes del independentismo que constan encausados en hasta tres causas judiciales abiertas que él mismo, como policía judicial, está a cargo de investigar", como explicó en comisión el diputado Francesc Xavier Eritja Ciuró, en sustitución de Gabriel Rufián.

Habían pasado siete meses desde que Zoido mintió, y había cambiado el partido en el poder tras la moción de censura que derribó a Rajoy, pero el Gobierno volvió a negar la verdad, esta vez por boca de la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella Gómez, quien obvió la evidencia sonora aportada por Público (que se puede escuchar al final de este artículo) para argumentar:

"Lo que no se puede, hasta donde esta secretaria de Estado alcanza, es atribuir sin unas pruebas ese tipo de información. Si la información que ustedes están planteando tiene el alcance que usted ha dicho aquí, deberían denunciarlo por los cauces legales. A partir de ahí, ustedes tendrían la ocasión de defender su posición, que me parece absolutamente correcta y lógica, y esa persona dejaría de tener esas imputaciones sobre cuestiones que son sensibles. No se puede lanzar eso y no actuar. Lo que se debe hacer es denunciarlo en el juzgado, ante la Fiscalía, y que actúen y se investigue. Esa creo que es la posición correcta.".

"Los miembros de la Guardia Civil y de la Policía Nacional están sujetos a un estricto código de conducta. Si nosotros tenemos conocimiento de que eso ocurre, se les abre una investigación y se procede a dirimir responsabilidades. Pero para ello tenemos que tener unas pruebas, alguien nos tiene que presentar esa denuncia".

"Dicen que Público publica que tiene una cuenta, pero para el alcance que tiene un caso de esta naturaleza, para las consecuencias que puede tener y la interferencia que puede suponer con acciones judiciales que están en curso, no hay que lanzarlo aquí y ya está. No es mi posición. Entiendo que es una cuestión que ustedes deberían poner en conocimiento de la justicia".

"Es una conducta que en cualquier país democrático implicaría el archivo inmediato de toda causa investigada bajo el mandato de este propio oficial"

El diputado Eritja Ciuró le había recordado a la secretaria de Estado que el coronel Baena "durante meses se dedicó activamente a asediar en la red a sus propios investigados. Es una conducta que en cualquier país democrático constituiría un escándalo de tales proporciones que implicaría el archivo inmediato de toda causa investigada bajo el mandato de este propio oficial". Y terminó preguntando:

"Ustedes nos contestaron literalmente que el Gobierno actual no hace valoraciones sobre las actuaciones del Gobierno anterior. Muy bien, pues entonces la pregunta siguiente es: ¿Cuáles son las actuaciones que piensa llevar a cabo su Gobierno ante este escándalo?"

El congresista catalán se refería a que la primera respuesta del Gobierno a Rufián fue un lacónico: "... el Gobierno actual no hace valoraciones sobre actuaciones del Gobierno anterior", pero sólo tres días más tarde Interior condecoraba al teniente coronel Baena, con motivo de la fiesta patronal de la Guardia Civil de Catalunya.

No obstante, lo más grave de la respuesta a ERC es que demostró que el Ejecutivo no se había preocupado ni siquiera en revisar el siguiente audio, que había aportado Público siete meses antes para probar lo que Botella Gómez calificaba de "información sin pruebas":

P: "Nos hemos enterado de que eres Tácito en Twitter"
Baena: "Sí, pero es una cosa personal"

Aquí se puede escuchar al propio teniente coronel Daniel Baena reconociendo que él es Tácito, aunque al ser interrogado sobre la falta de ecuanimidad de ese comportamiento intente argumentar: Lo que pone ahí "no tiene nada que ver con las investigaciones" porque "lo que tiene que ver con las investigaciones lo pongo en el personal, Daniel Baena".

A continuación se puede escuchar la conversación íntegra, de principio a fin y sin cortar ni montar:

Periodista: ¿Sí? ¿El señor Daniel Baena?
Daniel Baena:
P: Mire, soy Carlos Enrique Bayo, del diario Público. Le llamo por…
DB: ¡Hola, qué tal!
P: Hola, ¿cómo estás? Mira…
DB: ¡Bien, bien!
P: Vamos a ver… Nos hemos enterado de que eres Tácito en Twitter.
DB: Sí.
P: Entonces… entonces…Bueno, nos llama la atención pensar que si las opiniones que expones allí no son un poco incompatibles con la obligación de hacer informes ecuánimes sobre la situación y sobre las investigaciones y todo eso…
DB: Bueno… Pero tampoco eso no lo… Tampoco no, no… Digamos que es una cosa personal y no tiene nada que ver con… con eso… Y aparte que también lo gestiona otra gente ese perfil, ¿eh?, que no soy yo el único.
P: ¿No eres el único que gestiona el perfil 'Tácito'?
DB: No, no, no, no, no, no. No, no…
P: Bueno…
DB: No… no.
P: ¿Hay más?... ¿Pero también son… están digamos también con las investigaciones? ¿Están… forman parte de…?
DB: No, ahí no tienen nada que ver con las investigaciones. Lo que tiene que ver con las investigaciones lo pongo en el Daniel Baena, uno que es oficial…
P: Sí, sí, ese lo conozco también, sí, claro.
DB: Ese sí… sí. Pero el otro no… no… El otro, además lo hacemos un grupo de personas… los que nos miran eso… es… Además, si se fija, si se fija… bueno, eso sí… que no es…
P: Bueno, pero para el que sea que esté leyendo Twitter sin conocerlo, no le queda en absoluto claro que son ustedes mismos los que llevan esa identidad…
DB: No!, pero si es que no es una persona quien lleva eso… es que no es una persona, es un grupo de personas… Además que… Es un grupo de personas, ¡que no soy yo, además!
P: ¿Que no solamente eres tú?
DB: No, no, ni yo, simplemente… no…
[se atrabanca] Ni yo, simplemente, si se retuitea algo… Y sí, algunas cosas, las que pongo en el mío, me lo dicen y "Oye, esto lo hemos mandado"… Pero no, no soy yo, no somos nosotros… O sea, no soy yo. O sea, no lo gestiono yo, eso… directamente.
P: ¿Pero conoces a las personas que lo llevan y cuánta gente es?
DB: ¿El qué?... No, hombre no puedo, porque si el que… si hay una persona involucrada yo no puedo decir eso.
P: Ya, ya, ya… Pero bueno, como al principio me has dicho 'sí, sí, sí estoy ahí, soy Tácito', pues pensaba que por lo menos formas parte…
DB: Noooooo… Porque… Nooooooo… Porque… Porque era… Porque pensaba que te refe… que se refería usted a otra cosa… No al perfil de Twitter.
P: Bueno, bueno, bueno… O sea, ¿no es usted el 'Tácito'?
DB: No, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no…
P: Bueno, bueno… Eh… En cualquier caso…
DB: Y si quiere… bueno, ya si quiere… no sé, nos vemos y hablamos, o lo que sea… Pero nooooo… Pero de esto ya le digo que nooooo… que nooooo… ¿vale?
P: Vale, vale, de acuerdo, pues nada, muchas gracias.
DB: ¡¡Un abrazo, eh!!
P: Un abrazo. Hasta luego, adiós.

Marchena: "No es objeto de la presente causa enjuiciar lo que la defensa denomina “indebida actuación” de un teniente coronel de la Guardia Civil"

Aunque también hizo caso omiso de todas estas pruebas el propio juez Manuel Marchena, quien declaró "impertinente" la declaración en el juicio como testigo del periodista que grabó a Baena reconociendo que él era Tácito, aduciendo:

"Como se razona infra al valorar la pertinencia de la prueba documental propuesta, la real identidad del usuario de esa cuenta de twitter carece de trascendencia para el enjuiciamiento de los hechos".

Porque, según argumentó el presidente de la Sala Segunda del Supremo ocho páginas después:

"No es objeto de la presente causa enjuiciar lo que la defensa denomina “indebida actuación” de un teniente coronel de la Guardia Civil. Además, un previo filtro telemático acerca de los planteamientos ideológicos de los responsables y miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad –estatales y autonómicos– no puede operar como presupuesto de validez de los actos de investigación que, por propia iniciativa o por orden judicial, lleven a cabo".

Es decir, para el presidente del tribunal que juzga a una docena de políticos, muchos de ellos aforados, es intrascendente qué actividad ideológica militante haya estado efectuando quien ha firmado personalmente todos los atestados policiales en los que se basan las imputaciones de las acusaciones pública y popular contra los líderes independentistas.

Por supuesto, nadie en la Administración de Justicia consideró necesario tampoco investigar las declaraciones que hicieron a este diario otros miembros de la Guardia Civil denunciando que la jefatura de Baena estaba causando malestar interno y tensiones con otros cuerpos de seguridad del Estado a causa de que: "Está vertiendo sus ideas políticas en unas investigaciones que tienen que ser objetivas."

¿Sería igualmente indiferente Marchena si el principal testigo de cargo de la acusación negase en el juicio ser Tácito, en flagrante delito de falso testimonio?

Más noticias en Política y Sociedad