Público
Público

El exmarido de Ana Mato dice que aceptó que Correa le comprara un Jaguar para ahorrarse el IVA

“Eran simplemente unos globos”, explica Jesús Sepúlveda, ex senador del Partido Popular, sobre las fiestas que la trama Gürtel organizó a la hija del matrimonio.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5

El exsenador del PP y exalcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda, a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, en una imagen de archivo. EFE

SAN FERNANDO DE HENARES (MADRID).- Jesús Sepúlveda, ex alcalde de Pozuelo de Alarcón(Madrid), y ex marido de Ana Mato, ha asegurado que compró el famoso Jaguar a través de Francisco Correa para ahorrarse el IVA, gracias a que el líder de la trama Gürtel se ofreció a adquirirlo en 1999, y que el dinero se lo devolvió con otro coche y con la ayuda de un préstamo que pidió al BBVA. Sepúlveda era entonces senador del Partido Popular y estaba casado con Ana Mato, mano derecha de Mariano Rajoy en el partido.

El exsenador y exalcalde de Pozuelo, acusado de favorecer a empresas de la trama Gürtel y de cobrar dinero en negro, ha reconocido que Francisco Correa le compró el famoso Jaguar que tenía en el garaje cuando estaba casado con Mato.

Sepúlveda ha desmentido a Correa, quien aseguró que le regaló el Jaguar. A preguntas de su abogado, ha admitido que el líder de la trama Gürtel le acompañó cuando iba a entregar 200.000 pesetas de señal y se ofreció a pagarlo y cobrárselo después. Correa le dijo que así “se podía ahorrar con eso una cantidad en IVA” y él, Sepúlveda, “podía ahorrarme el IVA y no tenía que estar pagando todos los meses”, porque ambos eran amigos.

Con aire de despistado, Sepúlveda había asegurado inicialmente que Correa se ahorraba así “el IBI”, mientras su abogado realizaba esfuerzos por encauzarlo y le echaba un cable cuando se desorientaba. La estrategia de defensa se ha basado en no responder a preguntas de las acusaciones y en intentar que el exmarido de Ana Mato se centre en las respuestas.

El líder de Gürtel declaró al tribunal que no solo le regaló un Jaguar, sino tres coches en total. Sepúlveda, en cambio, sostiene que además compró un Land Rover a través de una empresa de Renting. Entregó como entrada 24.000 euros, aunque le faltaron 7.000 que puso el vendedor. Lo pagó con cuotas de 1.375 euros.

Sepúlveda ha negado todo cobro de la trama Gürtel, ni contacto alguno con empresas contratistas de su municipio. También ha negado todo pago de las fiestas la trama Gürtel organizó para una hija del matrimonio Sepúlveda-Mato, desde cumpleaños a una comunión.

“Venga, se decora”, le decía su amigo Correa cada uno de los años en los que se ofreció a amenizar estas fiestas familiares. "Era simplemente una cuestión de unos globos", ha explicado sobre las fiestas a la hija del matrimonio Sepúlveda-Mato que organizó las empresas de Correa por importe de 669 euros en 2001 y 1.996 euros en 2002.

De tanto negar, Sepúlveda ha negado ser accionista de una empresa que tenía con Correa, Spinaker, cuando en el sumario del caso figuran firmas suyas en esta compañía de la que también era accionista el extesorero del PP Luis Bárcenas y el exdiputado popular Jesús Merino.

Sepúlveda niega a preguntas de su abogado haber recibido dinero por parte de Francisco Correa ni de nadie vinculado a la trama

Tanto ha negado Sepúlveda, que incluso ha llegado a decir que desconocía lo que era un crédito FAD (Fondo de Ayuda al Desarrollo), a pesar de haber sido senador entre 1993 y 2003, cuando se trata de ayudas que concede el Estado en el comercio bilateral y a otros países, y cuya reforma se aprueba por las Cortes.

“Nunca” recibió dinero de Correa, con quien trabó amistad porque organizaba los actos electorales del PP y él estaba en el comité electoral. Se hicieron amigos “por el roce” y acabaron viajando juntos en la organización de estas campañas electorales, que se adjudicaban a las empresas de Gürtel porque eran “modernas” y más baratas que sus competidores.

Ha desmentido ser el J.S. que aparece en la contabilidad negra de Correa repartía el dinero que cobraba a empresarios a cambio de adjudicaciones públicas y una de cuyas partes las entregaba a Luis Bárcenas en la sede central del PP de la calle Génova de Madrid.

Sólo ha reconocido que, “en algún momento puede que algún viaje no lo abonara", y que fue contratado por Viajes Pasadena, la agencia del grupo Correa y a través de la cual se pagaban los viajes de los políticos del PP. Entiende que los regalos y atenciones que recibía era “por la amistad que teníamos”.

Ana Mato está procesada en el caso Gürtel, acusada de haberse lucrado  por los regalos recibidos de la Gúrtel 

Correa “nunca” pidió “ninguna cosa por los viajes estos”. Según la Fiscalía, las empresas de Gürtel pagaron varios viajes a Sepúlveda, entre ellos un viaje a Disneylandia París (1998) y otro a Dublín (1999).

Tanto estos regalos como otros pagos en dinero a Sepúlveda respondieron a su condición de senador y de alcalde o en atención a su posible intermediación en adjudicaciones públicas, según la Fiscalía.

Ana Mato permanece procesada en el caso Gürtel, acusada de haberse lucrado (partícipe a título lucrativo) por los regalos recibidos de la trama, entre viajes, alquiler de coches, alojamientos y organización de fiestas. El Ministerio Público considera que Sepúlveda, Bárcenas y Merino formaron parte junto a Correa de un entramado destinado a ocultar sobornos.

El exmarido de Ana Mato se enfrenta a una petición fiscal de 15 años y 4 meses de prisión por haber recibido presuntamente de la trama Gürtel en seis años un total de 546.457 euros.

Más noticias en Política y Sociedad