Público
Público

Emergencia por el coronavirus Fallece por coronavirus el expresidente de Aragón Santiago Lanzuela 

Fue el sexto presidente aragonés, entre 1995 y 1999. Ha muerto tras 19 días ingresado en el hospital.

Santiago Lanzuela
Santiago Lanzuela en una imagen de 2014. (EFE)

Isabel Poncela (EFE)

El expresidente aragonés Santiago Lanzuela, del PP, ha fallecido este jueves a causa del coronavirus, según han confirmado fuentes del Partido Popular (PP), partido al que pertenecía

Lanzuela (Cella, Teruel, 1948) fue el sexto presidente del Gobierno aragonés, entre el 7 de julio de 1995 y el 2 de agosto de 1999, y a finales de agosto del año pasado sufrió un ictus, del que había logrado recuperarse parcialmente.

El hijo de Lanzuela ha escrito en un tuit que su padre ha muerto "tras diecinueve días de lucha en el hospital".

Lanzuela sufrió un grave episodio de ictus cerebral el 26 de agosto de 2019 y estuvo varios días ingresado en un hospital de Madrid, pero había logrado recuperarse, siquiera parcialmente, de este episodio. Pero no ha podido superar la COVID-19 que le mantenía ingresado desde hace diecinueve días, según ha confirmado su propio hijo en Twitter.

Lanzuela (Cella, Teruel, 1948) fue presidente del Gobierno de Aragón, el sexto de la democracia, en la IV Legislatura, tras ganar las elecciones de la primavera de 1995 y gracias a un acuerdo con el PAR, y también fue máximo dirigente del Partido Popular en la Comunidad entre 1993 y 2001.

Un pacto inédito que quiso hacer suyo demostrando su compromiso con la plena autonomía y con la consecución, bien dotadas, de las competencias pendientes. Pero la legislatura no estuvo exenta de tiranteces entre los socios, ya que el PAR siempre le exigió más.

Licenciado en Ciencias Económicas y Comerciales, antes había ocupado la consejería de Economía y Hacienda, entre julio de 1991 y septiembre de 1993, en otro gobierno de coalición con los aragonesistas que en ese caso encabezó el también desaparecido Emilio Eiroa, del PAR.

La austeridad marcó la gestión de su Gobierno. Pero fue la catástrofe del cámping "Las Nieves" de Biescas (Huesca), en agosto de 1996, el trago más amargo que tuvo que beber como presidente aragonés, con 87 víctimas mortales y 183 heridos, que meses después aseguró que le causó un dolor que iba a permanecer siempre en su memoria, así como la solidaridad con la que reaccionaron todos los aragoneses.

Aznarista convencido, a Lanzuela se le achacó desde la oposición una posición casi sumisa ante el Gobierno de Madrid. Cíclicamente se le recordaba la frase, para algunos desafortunada, con la que cerró su segunda intervención en el debate sobre el Estado de las Autonomías que se celebró en el Senado en marzo 1997: "Mi posibilidad es pequeña, y tú, presidente, lo sabes, pero la de mi Comunidad en su conjunto es grande, siempre ha jugado un papel importante en el proyecto general de España. Si quieres, ahí nos tienes, utilízanos".

Las elecciones siguientes, las de mayo de 1999, las volvió a ganar Lanzuela, pero un pacto entre el PSOE y el PAR, que entonces se consideró contranatura y que luego se reveló como el más longevo de la historia de Aragón, le arrebató la posibilidad de ser el primer presidente aragonés en revalidar el cargo.

Entonces fue nombrado senador por designación autonómica y en la Cámara Alta ocupó la presidencia de la Comisión de Economía y Hacienda, hasta el año 2000, cuando fue elegido diputado en el Congreso por Teruel, escaño que revalidó en las elecciones de 2004, 2008 y 2011.

Turolense de pro, casado y con dos hijos, Lanzuela impulsó la creación de la Fundación Santa María de Albarracín, durante su mandato se iniciaron las obras de la Autovía Mudéjar y puso la semilla de un plan para las cuencas mineras.

Se confesaba amante de la lectura y del deporte, especialmente del baloncesto, y de viajar con su familia, aunque su lugar preferido era su pueblo, Cella, un pequeño municipio ubicado a 23 kilómetros de Teruel. De Aragón amaba su legado histórico y la iniciativa de sus gentes.

Más noticias