Público
Público

Indultos García-Page ve moderada la postura del Supremo y se posiciona en contra de los indultos

Para el presidente de Castilla-La Mancha, la solución al problema que plantean los independentistas de Catalunya solo puede empezar cuando "renuncien a volver a las andadas".

Emiliano García Page
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, interviene en la presentación del acto 'Haciendo de España un polo industrial del hidrógeno verde en Europa'. Isabel Infantes / Europa Press

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha dicho que desea con toda su alma que el Gobierno finalmente no tome la decisión de indultar a los independentistas catalanes porque sería "uno de los grandes errores de la democracia", y ha añadido que todavía se está a tiempo de no cometerlo.

En declaraciones a los periodistas en Toledo, después de recibir la vacuna del coronavirus, García-Page ha señalado que lo más grave de todo es que "los afectados, aquellos que pervirtieron a sabiendas y a conciencia, deliberadamente, el orden constitucional, insisten hoy en que volverían a hacerlo, insisten en reincidir", y con eso se ha preguntado "en qué posición queda el que toma la decisión del indulto".

El mandatario regional se ha mostrado preocupado por que se hable de una figura como la del indulto desde "un perfil político". "Los indultos no deben ser ni de origen ni de finalidad política", ha señalado asegurando que no se puede hablar de indultos y que parezca una "transacción" o una "cesión". "Porque eso sería lo contrario a una medida de gracia y a mí no me da ninguna gracia", ha añadido el presidente autonómico que considera que "el razonamiento del Tribunal Supremo es, en algunos aspectos, moderado". 

Para el presidente de Castilla-La Mancha, del PSOE, la solución al problema que plantean los independentistas de Catalunya solo puede empezar cuando "los propios independentistas renuncien a volver a las andadas. No tiene vuelta de hoja".

La decisión sobre los indultos no es definitiva

A pesar de que el Tribunal Supremo era el último órgano judicial que debía valorar los posible indultos a los presos del 'procés', la última palabra la tiene el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ya ha manifestado que su intención es el reencuentro y la concordia en lugar del castigo y la venganza. "Hay un tiempo para el castigo y un tiempo para la concordia", respondió al líder del PP, Pablo Casado, en la última sesión de control en el Congreso de los Diputados. 

Tras el informe del Alto Tribunal, que se ha mostrado crítico con aplicar indultos a los independentistas, el Gobierno ha de tomar una decisión definitiva. Algunos miembros del Gabinete han indicado que la decisión que se tome tiene la intención de "evitar la ruptura en Catalunya", como ha expresado la ministra de Educación Isabel Celaá. 

Carmen Calvo, por su parte, recordó que esta herramienta jurídica es propia de las "democracias asentadas". Al mismo tiempo, replicó las criticas del Partido Popular y manifestó que son "incapaces" de distinguir los "instrumentos legales" de la "discrepancia política.

Aznar, el líder que más indultos ha practicado

Desde la restauración de la democracia, los Gobiernos del PP y del PSOE han aplicado el indulto en multitud de ocasiones a personas condenadas por diversos delitos. En el caso de los delitos de malversación, contra el medio ambiente o de funcionarios contra las libertades individuales, durante las legislaturas con el PP en La Moncloa, salieron adelante 152 de los 232 indultos para condenados por casos de corrupción. 

A nivel general, José María Aznar fue el presidente que más indultos concedió (5.948). De hecho, en tan solo un año, el año 2000, Aznar sacó adelante 1.744 indultos. Seguidamente, Felipe González, que ha revelado estar en contra de los indultos "en esta situación", otorgó 5.944. José Luis Rodríguez Zapatero, practicó 3.381 perdones mientras que Rajoy registró 898. El actual Ejecutivo de Sánchez concedió entre 2019 y 2020 setenta indultos.

Más noticias