Público
Público

Garzón, Mayor Zaragoza y García Montero llaman a la convergencia entre movimientos sociales y política

El juez se descarta por enésima vez como candidato para las europeas durante la presentación del manifiesto de Convocatoria Cívica firmado por medio centenar de intelectuales

DANIEL DEL PINO

Sentándose en el medio de la mesa y teniendo en cuenta el motivo de la cita, era imposible no pensar en que su nombre ─ y el de algunas de las personas que tenía al lado, pero sobre todo el suyo ─ lleva sonando con fuerza desde hace varios meses como posible candidato de un frente de la izquierda política y social de cara a las elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2014. Sin embargo, como ya ha hecho en reiteradas ocasiones ─ incluida la entrevista que concedió a Público el pasado mes de mayo ─ el juez Baltasar Garzón ha vuelto a asegurar este miércoles que su único ánimo es el de participar en política activamente, no encabezar una lista.

Objetivo compartido por los firmantes del manifiesto de Convocatoria Cívica, presentado en el Ateneo de Madrid de la mano del propio Garzón, Luis García Montero, Pilar del Río, Juan Torres, Federico Mayor Zaragoza, Almudena Grandes y Antonio Gutiérrez, con el objetivo de que ese texto inicial, publicado ayer por este diario, sirva de cauce para la "construcción de una alternativa política y social basada en los principios de igualdad real, participación, diversidad, pluralidad y defensa de los derechos humanos". García Montero, que ha ejercido de moderador, explicó que "este manifiesto nace a partir de una toma de conciencia. Queremos hacer un acto de coraje ciudadano. No para fundar un nuevo partido, no para hablar de candidatos, sino para abrir un proceso de diálogo asentado en medidas precisas".

En palabras de Torres, "el sentimiento y la convicción que nos ha llevado a algunas personas a firmar este manifiesto es, sencillamente, que no nos resignamos a vivir en un país con escándalos de corrupción permanentes, donde se miente a los ciudadanos a diario, donde se dice que las pensiones son insostenibles o que el Estado de bienestar aumenta la deuda [...] No ha habido país que haya salido de una crisis como esta con las políticas que impone la UE y que el Gobierno aplica. Y aunque saliéramos mañana mismo, tendríamos que preguntarnos cómo lo vamos a hacer con todos los derechos perdidos". 

"No tenemos otra representación que la propia y la idea común de que tenemos que hacer algo más allá que la crítica hacia quienes nos gobiernan"

"No tenemos otra representación que la propia y la idea común de que tenemos que hacer algo más allá que la crítica hacia quienes nos gobiernan", dijo Garzón, que definió el manifiesto como "una llamada de atención" que "pone sobre la mesa los problemas que estamos viviendo" y que pretende conseguir "que la indignación" que están mostrando los ciudadanos en la calle "se conduzca hacia la participación política". Es decir, ahondar en la línea hacia la convergencia que se ha abierto en los últimos meses entre movimientos sociales e izquierda política con todas sus corrientes y familias, con el fin último de crear una nueva mayoría ciudadana.

El momento, según el juez, "exige medidas y soluciones políticas. No se puede permitir que todas las decisiones se hagan a espaldas de los ciudadanos" ni "la situación crítica a la que nos está llevando el autoritarismo impuesto por una mayoría absoluta". En definitiva, más participación, incluso "con listas abiertas", y "más proximidad" de la política a los ciudadanos, "que están en primera línea" de la protesta. Hay plataformas y partidos, dijo Mayor Zaragoza, "que  comparten estas propuestas" y "lo más importante, hay un poder ciudadano [...] que lo que plantea es el restablecimiento de la democracia genuina a escala internacional, a escala europea [...] Los Tratados de la Unión Europea son vergonzantes. Y lo mismo sucede con España, no puede ser que reformas en cuestiones como la sanidad, la educación o la Justicia, que son suprapartidos políticos, se aprueben a rodillo con las mayorías absolutas"

"Está claro que esto no es una reunión de amigos pero no nos guía un interés partidario. Es el momento de sumar previa resta de particularismos" Durante la exposición se fueron repitiendo las palabras "cauce", "catalizador" y "camino" para referirse al manifiesto pero dada la envergadura de los firmantes, podía interpretarse que se estuvieran ofreciendo como mediadores entre movimientos y partidos, a sabiendas de las dificultades que hay para poner en marcha un proyecto de esta envergadura. "No sé si como mediadores, lo que sí ofrecemos es un espacio de diálogo. En cualquier caso, las elecciones no deben ser un motivo sino un resultado. Cualquiera que se sume puede ser cauce por sí mismo en defensa de unos principios que son comunes para todos", aclaró Garzón.

García Montero mostró la aspiración de que "cada vez más gente" suscriba el manifiesto y "de que las organizaciones políticas y sociales nos llamen para dialogar y que surja la posibilidad de que tras ese diálogo se formen asambleas, etc que puedan llegar a convertirse en una candidatura política". Las preguntas sobre lo mismo ─ la intención política y electoral ─ se sucedían, y el juez intentó aclarar por última vez el concepto: "Evidentemente esto tiene una intención política, está claro que no es una mera reunión de amigos, pero no nos guía precisamente un interés partidario. Este es el momento de sumar previa resta de cualquier particularismo".

El manifiesto llama a ciudadanos de "todas las ideologías", aunque aquí Garzón también quiso matizar: "Llámese Izquierda Unida, llámese Izquierda Abierta, tiene cabida cualquier grupo que pueda ofrecer una alternativa creíble y diferente [...] pero la alternativa debe ser progresista, plural y de izquierdas ... o al menos progresista". Y esto último, aunque parezca corriente, podría llevar a dudas. El texto está firmado por los eurodiputados socialistas Vicente Garcés Ramón y Dolores García Hierro. De primeras, puede no suponer un problema, pero inevitablemente, a esa corriente política y social que trata de romper con el régimen y con el bipartidismo, le pueden surgir dudas.

De momento, en su web, convocatoriacivica.es, se puede leer el manifiesto, adherirse y solicitar información. La idea, según explicó Mayor Zaragoza, es que este portal sirva para registrar las propuestas que aparezcan a raíz del documento.

Más noticias de Política y Sociedad