Público
Público

Golpe de Estado en Myanmar La Policía presenta más cargos contra la líder birmana Aung San Suu Kyi

La junta militar llevó a cabo un apagón de internet durante esta madrugada por segunda noche consecutiva, mientras que aumenta la represión en medio de las multitudinarias protestas contra el golpe de Estado. 

Manifestantes sostienen pancartas por la liberación de la líder birmana Aung San Suu Kyi
Manifestantes sostienen pancartas por la liberación de la líder birmana Aung San Suu Kyi. Stringer / Reuters

La Policía de Myanmar presentó este martes nuevos cargos contra la líder electa birmana, Aung San Suu Kyi, depuesta por el Ejército en un golpe de Estado el pasado 1 de febrero.

La nobel de la paz y consejera de Estado, que se encuentra en arresto domiciliario desde el levantamiento militar, fue acusada el 3 de febrero por importación ilegal de un dispositivo telefónico y se esperaba que compareciera mañana ante el juez.

Según confirmó el abogado Khin Maung Zaw, la mandataria depuesta ha sido acusada también de un delito relacionado con la ley de desastres naturales.

Se trata del mismo cargo presentado contra el presidente, Win Myint, también bajo arresto y acusado de quebrantar las medidas de distanciamiento social impuestas por la pandemia al organizar un acto electoral al que asistieron más de 30 personas.

Suu Kyi, de 75 años y que ya pasó 15 años bajo arresto domiciliario durante la anterior junta militar, se enfrenta a una pena de hasta tres años de cárcel por el delito de importación ilegal.

La junta militar llevó a cabo un apagón de internet durante esta madrugada por segunda noche consecutiva, mientras que la presencia de tanques y tropas armadas desde el pasado domingo han aumentado la tensión en medio de multitudinarias protestas contra el golpe.

Las fuerzas de seguridad han usado cañones de agua y disparado con munición de goma y real contra los manifestantes, lo que ha sido criticado por Estados Unidos, la Unión Europea y otros países que han pedido el retorno de la democracia al país y la liberación de los detenidos.

La junta militar, encabezada por el jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaing, justificó la toma de poder por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre en los que la Liga Nacional para la Democracia, el partido liderado por Suu Kyi, arrasó, como ya hizo en 2015.

Un total de 426 personas han sido arrestadas desde el levantamiento militar, de los que 391 siguen detenidos, según los últimos datos del lunes recogidos por la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP).

Más noticias de Política y Sociedad