Público
Público

Guía para no perderse en las negociaciones para una candidatura única de la izquierda en Andalucía

Los líderes de Podemos, IU, Adelante y Levantaos se reunieron el pasado 8 de enero en Sevilla.

Martina Velarde y Toni Valero, junto a otros compañeros en el acto de Unidas Podemos por el 4D.
Martina Velarde y Toni Valero, junto a otros compañeros en el acto de Unidas Podemos por el 4D. UP

El pasado 8 de enero, Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, se sentó en la misma mesa que Martina Velarde y Toni Valero, coordinadores de Podemos e IU en Andalucía, respectivamente. También estuvo Esperanza Gómez, coportavoz de Andaluces Levantaos.

Este encuentro, más allá de que haya dado frutos tangibles o no (que en este momento no los ha producido y está por ver que los produzca), supone al menos un civilizado avance en unas relaciones que estallaron de manera traumática cuando Adelante Andalucía implosionó y el proyecto que acudió unido a las elecciones de 2018 se rompió en noviembre de 2020 con la expulsión de Rodríguez y sus diputados afines del grupo parlamentario que compartían con Unidas Podemos.

Antes de esa ruptura, se había producido la marcha de Íñigo Errejón de Podemos y el lanzamiento de Más País, lo que provocó que la entonces senadora de Adelante Andalucía, la hoy coportavoz de Levantaos, Esperanza Gómez, dejara Podemos y se presentara a las elecciones generales del otoño de 2019 por Más País. La candidatura, elaborada a toda prisa, solo se presentó en cuatro provincias y no obtuvo ningún escaño, pero sí sacó decenas de miles de votos.

Sin embargo, después de las elecciones en Madrid, donde, aun a gran distancia del PP de Isabel Díaz Ayuso, superaron al PSOE y lideran la oposición, y de su alianza con fuerzas andalucistas implantadas a nivel municipal, no se puede sacar de la ecuación a Levantaos.

Así, de lo que se presentó unido hace casi cuatro años hoy hay una fuerza de izquierdas (Unidas Podemos, en la que IU y Podemos comparten grupo, Gobierno y proyecto) y dos andalucistas (Adelante Andalucía y Levantaos), que entre grandes dificultades exploran la posibilidad de un acuerdo.

El encuentro entre líderes se produjo a instancias de los así llamados mediadores, Sebastián Martín Recio, de las Mareas Blancas por la sanidad, y Francisco Sierra, catedrático de Teoría de la Comunicación, quienes trabajaron en silencio para que se produjera. Ellos no piensan parar. "Las reuniones van a seguir. Somos incansables, multirresistentes", dijo Recio este martes.

Siguen algunas claves importantes a modo de guía para no perderse en las negociaciones de la izquierda andaluza.

Cambio de paradigma, la oferta de UP

Para que en Andalucía, en medio del trauma, se pudiera dar esta reunión del 8 de enero, antes se produjo un cambio de paradigma: el llamamiento de la vicepresidenta Yolanda Díaz a aunar fuerzas en un proyecto social, de país, capaz de transformarlo.

Después de que la idea de Díaz empezara a rodar, en las cercanías del pasado 4D, emblemática fecha para Andalucía, Unidas Podemos lanzó en la Comunidad su oferta de frente amplio con la idea de frenar entre todos lo que ofrecen todas las encuestas: un Gobierno de PP en alianza gubernamental o parlamentaria con Vox. Adelante y Levantaos aceptaron sentarse y hablar, a pesar de la desconfianza.

Recio y Sierra manifestaron que su trabajo de mediación y su apuesta por la unidad estaba "en consonancia" con la propuesta de Díaz. "Sí tenemos contacto con el equipo que ella tiene, pero no con ella. No es el momento de que se implique Yolanda. No somos del equipo de Yolanda, sintonía la hay, [pero] Yolanda no está en esta tarea".

Fuentes cercanas a la vicepresidenta indicaron a Público que "todo lo que sea unir a las fuerzas progresistas, andalucistas, verdes, de izquierdas en Andalucía es positivo". "Siempre hemos dicho que primero tiene que hablar Andalucía y lo estamos siguiendo atentamente".

Las cuentas electorales y la abstención

La apuesta por una candidatura única en las próximas andaluzas parte de una premisa: que la división penaliza el voto de izquierdas por los restos. Hasta siete diputados más están en juego, según los cálculos que ofreció Martín Recio este lunes: "Hay quien cree que yendo separados se saca más que yendo juntos. Está demostrado demoscópicamente que no es así. Hemos encargado un estudio demoscópico donde se demuestra claramente. No es una expresión del acervo común, es un estudio que tenemos y que tienen los grupos. Siete escaños más de los que tenemos ahora es el escenario posible".

Como manifestó Recio, en efecto, hay voces andalucistas que apuestan por que se conforme una candidatura que recupere, en parte, lo que fue el Partido Andalucista –en el sentido de una organización de soberanía andaluza– y que consideran que, al igual que tres partidos de derechas lograron la mayoría en 2018, más partidos de izquierdas pueden lograr sacar de la abstención al medio millón de andaluces que se quedaron en casa en las últimas autonómicas y, con ello, permitieron un Gobierno de PP y Ciudadanos. "Las 500.000 personas que se quedaron en su casa tienen que volver para que Andalucía tome un rumbo diferente al que está tomando", dijo Martin Recio este martes.

Esperanza Gómez, coportavoz de Levantaos, en conversación con Público. reflexiona: "Estamos dispuestos a seguir dialogando. Podemos hablar tanto con Teresa Rodríguez como con Unidas Podemos. Pero las preocupaciones de los andaluces deben estar por encima de cualquier interés centralista: Andalucía tiene que estar en el centro".

Y añade: "El problema que tiene Andalucía no es de unidad, sino de falta de movilización por la ausencia de un proyecto ilusionante. Nos preocupa que esta idea de la unidad de la izquierda acabe provocando una polarización en la sociedad, que acabemos hablando de fascistas y antifascistas y no hablemos de las cosas del comer, y que si la campaña se polariza en ese sentido, acabe por perjudicar al conjunto de las fuerzas progresistas".

El modelo En Comú Podem y el modelo Compromís

"Nosotros estamos en presentar propuestas de síntesis. Lógicamente tendría que haber una marca. El modelo En Comú Podem es perfectamente aplicable para que el grupo tenga voz propia en el congreso. Esta es una propuesta que depende de las otras fuerzas. El candidato o candidata: habría que buscar y ponerse de acuerdo. Pero ahí no podemos entrar, eso tienen que hacerlo por consenso. El primer peldaño es la voluntad de concertar unitariamente el proceso programático", afirmó Recio.

El modelo En Comú Podem es lo que planteaba Rodríguez antes de las generales de 2019, pero fue rechazado por la dirección de Podemos. Hoy, fuentes de Adelante Andalucía lo dan por superado: "Ahora ya no nos conformamos con menos de un Compromís". Para Levantaos, el partido de Mónica Oltra es también su referente, el modelo hacia el que quieren ir.

El grupo parlamentario

La expulsión del grupo parlamentario, el trauma, es uno de los temas a resolver. Según fuentes de Adelante Andalucía, "es el elefante en la habitación". La idea que manejan en Adelante es que UP restituya a su puesto a los diputados hoy no adscritos y, con carácter previo a un acuerdo, entre los que está la propia Teresa Rodríguez.

En resumen, la unidad de la izquierda en Andalucía es hoy, aun habiéndose producido la reunión del 8 de diciembre, algo aún en construcción y que se antoja difícil. Existe desconfianza y hoy, al contrario que en 2018, cuando el ambiente era otro, emerge una voluntad decidida de ocupar el espacio andalucista al 100%.

Más noticias