Público
Público

Movimiento en las izquierdas andaluzas de cara a una confluencia para las elecciones

Profesores y militantes llaman a la unidad mientras voces andalucistas apuestan por que cada partido, entre los que predomina la desconfianza, vaya por su cuenta.

Toni Valero y Martina Velarde. A su derecha, Isabel Franco.
Toni Valero y Martina Velarde. A su derecha, Isabel Franco.

La oferta de frente amplio que lanzó Unidas Podemos a las fuerzas andalucistas Adelante Andalucía y Andaluces Levantaos está en este momento en un punto muerto. Y esto, a pesar de los esfuerzos de mediadores y de diversos manifiestos y llamamientos emitidos desde sectores de la sociedad civil a un entendimiento que, ante la posibilidad de un Gobierno de PP con los apoyos de Vox (el escenario de Gobierno en Andalucía que hoy ofrecen todas las encuestas), permita que no se desperdicie ni un voto en las próximas autonómicas.

"No hay novedad", responden en Andaluces Levantaos. "Nada nuevo", aseguran en Adelante Andalucía. "Total disposición al acuerdo", insisten en Unidas Podemos. "Seguimos trabajando", dicen los mediadores. "Hay simpatía en muchos sectores a nuestras peticiones de unidad", añade el catedrático Juan Torres.

Sin embargo, a pesar de que la militancia y el activismo han entrado en ebullición y se suceden manifiestos y proclamas desde diversos sectores en aras de la unidad, en los partidos impera en este momento la desconfianza y, tienen, al menos algunos sectores de los mismos, ganas de medir sus fuerzas tras una legislatura de profundo desencuentro, que terminó con la expulsión de Teresa Rodríguez y sus diputados afines del grupo parlamentario que compartían con IU y Podemos.

La discusión por la entrada en el Gobierno con el PSOE de Pedro Sánchez y la alianza con fuerzas andalucistas de Rodríguez, a la vez que la ruptura de Íñigo Errejón y la formación de Más País, ha dado lugar a un panorama en la izquierda andaluza en el que conviven tres fuerzas: Unidas Podemos y las dos fuerzas andalucistas, la que lidera Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía), y Andaluces Levantaos, la que ha creado Más País, que quiere funcionar como Compromís en Valencia y no limitarse al rincón de la izquierda.

Esa situación de desencuentro y desencanto en un proyecto que logró acudir unido a los comicios de 2018 y obtuvo 17 escaños (a cuatro puntos y 9 diputados del PP, segunda fuerza entonces) ha llevado a intelectuales, profesores y militantes a apostar por un reencuentro, a invitar a todos los actores que ya compartieron tablas a fumar una pipa de la paz que sirva, también, como paso previo, para apoyar el proyecto que promueve la vicepresidenta del Gobierno de España, Yolanda Díaz

"El objetivo fundamental es cómo se para la alianza de PP y Vox. En las próximas elecciones hay partido en Andalucía si se forma una plataforma –para eso es necesario un pacto de mínimos, muy en conexión con la propuesta que está haciendo Yolanda Díaz– y se cuenta con apoyo sindical inequívoco, pero para eso hay que aprobar la reforma laboral", afirma a Público el catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo

Voces andalucistas

De momento, los tanteos por arriba de Unidas Podemos, cuyos líderes en Andalucía contactaron con Esperanza Gómez, la coordinadora de Más País, y con la propia Rodríguez, no han tenido mayores consecuencias. Entre el andalucismo, ahora que hay dos partidos que, tras la desaparición del PA, explotan esa veta a lomos de cierto renacimiento cultural y social que reivindica la especificidad de Andalucía, hay quien cree que es necesaria la unidad, como han dejado claro en un manifiesto el excandidato del Partido Andalucista a la Junta, Julián Álvarez, y Pilar Távora, una de las fundadoras de Adelante Andalucía, y hay quien cree que no.

"Como ocurre en el resto del Estado, donde existen fuerzas políticas similares, creo que deben ir por separado. No es cierto el mantra de la unidad. Actualmente, nos gobiernan las derechas en Andalucía que perdieron las elecciones y se presentaron por separado. En Navarra ocurrió justo lo contrario: se presentaron las derechas unidas y gobiernan las izquierdas que se presentaron por separado", analiza Antonio Manuel, profesor de Derecho, escritor y patrono de la Fundación Blas Infante.

"Creo que Andalucía necesita con urgencia una voz propia y andalucista que no dependa de Madrid. Otra cosa serán los acuerdos de legislatura o de gobierno a los que pudieran llegar con otras fuerzas a posteriori", añade el profesor.

"Cada vez que un partido andaluz ha ido a elecciones con partidos estatales o sus delegaciones, el resultado sólo ha sido acentuar la subalternidad y aumentar la confusión", comenta Isidoro Moreno, catedrático de Antropología Social y Cultural en la Universidad de Sevilla, que añade: "Presentarse con ellos a unas elecciones andaluzas sería un error aún mayor que hacerlo a unas generales. Además, sería muy antipedagógico".

"Otra cosa es coincidir en algunas reivindicaciones y posicionamientos, pero no en una papeleta electoral. Y si no hay fuerza suficiente para conseguir resultados electorales satisfactorios con una candidatura soberanista, pues a seguir construyendo desde abajo, activando la conciencia política andaluza y actuando sobre todo a nivel municipal y en los movimientos sociales. Obsesionarse con lo electoral no es buen camino", opina Moreno.

Más noticias