Público
Público

Homenaje a los exiliados republicanos en el Senado: "Si España no cierra heridas, quizá sangren de nuevo"

El grupo socialista del Congreso ha organizado un homenaje a los cerca de medio millón de españoles que se vieron obligados a huir del país durante la Guerra Civil y la dictadura franquista. Han estado presentes 18 supervivientes. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha pedido perdón a los asistentes por tantos años de olvido. 

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 12

El músico e hijo de prisionero en el campo de Mauthausen Francisco Ortiz.- ALEJANDRO TORRÚS

Vencidos, cansados y sin nada en sus manos y bolsillos. Consigo portaban la única certeza de que habían luchado por la dignidad y que habían sido derrotados por el fascismo. Cientos de miles de republicanos abandonaron España entre 1936 y 1939 tratando de escapar de la represión del ejército y la dictadura franquista. Casi 500.000 lo hicieron a pie atravesando los Pirineos en febrero de 1939 para llegar a Francia. Otros huyeron en barcos fletados por la República o en pequeñas embarcaciones con destino al norte de África, a la propia Unión Soviética o a alguna República iberoamericana. Habían perdido la Guerra Civil y también su libertad. El goteo del exilio, sin embargo, no cesó a lo largo de la dictadura. En España no había sitio para muchos españoles. 

Hoy, cuando casi se cumplen 80 años del final de la Guerra Civil, un acto en el Senado, impulsado por el Grupo Socialista y el Gobierno de Pedro Sánchez, les ha rendido homenaje. A todos ellos. Entre el público había 18 supervivientes. Personas como Juan Aznar, que tuvo que salir por Francia con 21 años y hoy suma ya 100 primaveras; como María Gloria, que salió en los años 60 para Francia y actuó de enlace en la frontera; como Nely Fernández, que fue evacuada en 1937 cuando apenas tenía unos meses; o como Nicolás Sánchez Albornoz, que fue condenado a trabajos forzados en el Valle de los Caídos y consiguió escapar y huir a Argentina. 

Nicolás Sánchez-Albornoz (i), historiador, en el Senado, que celebra un acto de homenaje a los republicanos exiliados durante el franquismo organizado por el PSOE, ochenta años después del final de la Guerra Civil, al que asisten miembros del Gobierno y españoles que tuvieron que abandonar España por motivos políticos.- EFE/Emilio Naranjo

Precisamente este último, Sánchez Albornoz, ha sido uno de los que ha tomado la palabra para recordar tanto dolor y tanto sufrimiento que ha quedado fuera de los libros de Historia. El expreso político en el Valle de los Caídos ha instado al Ejecutivo a recuperar la historia de todos los exiliados y no solo de aquellos intelectuales, como Juan Ramón Jimenez o Severo Ochoa, que cosecharon grandes éxitos, sino también la del exiliado de a pie y la de aquellos que se dejaron la vida luchando contra el fascismo en la II Guerra Mundial. Albornoz, de hecho, también ha pedido al Gobierno que dé una solución a aquellas personas a las que se les arrebataron propiedades, tierras y viviendas por el simple hecho de defender la República.

Estas no han sido las únicas reivindicaciones que se han puesto sobre la mesa. Amparo Sánchez Monroy, portavoz de Archivo, guerra y exilio, ha criticado el olvido sistemático que han sufrido las víctimas del franquismo a lo largo de 40 años de democracia. "¿Dónde está el reconocimiento oficial de la patria? ¿En qué libros de texto para las escuelas se plantea? Sí España no cierra heridas, éstas quizá sangren de nuevo. Se trata de eso. De cerrar heridas con verdad, justicia y reparación", ha expresado .

Sánchez Monroy se refería a unos libros de Historia en las escuelas que rara vez nombran los casos de los miles de españoles que esperaban en Alicante la llegada de barcos que les sacaran de la ratonera en la que Franco había convertido España; o de los 2.365 españoles que consiguieron salir en el Winnipeg con dirección a Chile, el barco fletado gracias al poeta Pablo Neruda: "Que la crítica borre toda mi poesía, si le parece. Pero este poema, que hoy recuerdo, no podrá borrarlo nadie", recitó el poeta en la partida del barco. 

El Winnipeg, el barco en el que más de 2.000 españoles consiguieron huir a Chile gracias a Pablo Neruda

También han estado muy presentes en el recuerdo los miles de españoles que sufrieron los campos de concentración nazis, en los que fallecieron alrededor de 5.000 republicanos. Así ha sido gracias a la presencia y discurso de Concha Díaz, presidenta de la Amical de Mauthausen y también de los músicos José Francisco y David Ortiz, hijo y nieto de un republicano que consiguió sobrevivir al campo de Mauthausen. De hecho, José Francisco Ortiz ha protagonizado uno de los momentos más intensos de la jornada cuando han sacado a relucir la bandera republicano que su padre trajo de los campos nazis y que se puede ver en la foto que encabeza este artículo. 

"Pedimos perdón"

El acto, impulsado por el Grupo Socialista en el Senado, ha contado con la presencia de las ministras de Sanidad y Justicia, María Luis Carcedo y Dolores Delgado, en representación del Gobierno de Pedro Sánchez. Delgado, de hecho, ha pedido "perdón" a todas las víctimas presentes por el tiempo que han tenido que esperar para recibir el homenaje, por el "silencio", por "mirar hacia otro lado" y por "victimizar a las víctimas". 

"La apuesta del Gobierno de Pedro Sánchez por la Memoria se ha traducido en nuestros Presupuestos con 15 millones de euros para una memoria con proyección de futuro. 15 millones que no son un gasto sino una inversión en valores, principios y dignidad", ha señalado Delgado. 

Aunque nadie lo ha nombrado expresamente, poca gente en la sala podía obviar que hoy, en Andalucía, se producía la investidura de un gobierno con apoyo de una extrema derecha que ha mostrado su desprecio reiteradamente por la Memoria Histórica. Por eso, el acto de este martes, era un acto que recuperaba el pasado más trágico de la historia reciente de España con una sola vocación: ser antídoto para el futuro. Para que nunca más medio millón de españoles tengan que huir de su propio país. 

La ministra de Sanidad María Luisa Carcedo (i), la portavoz del PSOE en el Congreso Adriana Lastra (2i), el exiliado en México Luis Azcarategui (c), la presidenta del PSOE Cristina Narbona (2d), y la ministra de Justicia Dolores Delgado (d), en el Senado, que celebra un acto de homenaje a los republicanos exiliados durante el franquismo organizado por el PSOE, ochenta años después del final de la Guerra Civil, al que asisten miembros del Gobierno y españoles que tuvieron que abandonar España por motivos políticos.- EFE/Emilio Naranjo

Más noticias en Política y Sociedad