Público
Público

Vistalegre III Iglesias revalida su liderazgo al frente de Podemos con un 92% de los votos, con baja participación

La formación morada ha dado a conocer este jueves, pasadas las 23.30 horas, los resultados de su tercera Asamblea Ciudadana Estatal, conocida como Vistalegre III. La lista de Iglesias se ha hecho también con los 89 puestos de la dirección.

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias, interviene en el Congreso. (KIKO HUESCA | EFE)

Pablo Iglesias ha revalidado de forma indiscutible su liderazgo al frente de Unidas Podemos en la tercera Asamblea Ciudadana Estatal de la formación, conocida como Vistalegre III. El actual vicepresidente segundo del Gobierno se ha hecho con el 92,19% de los apoyos (53.167 votos), de un total del 59.201, de un censo de 516.492 inscritos. Esto supone una participación del 11.5% del total de inscritos, el 27% si se tienen en cuenta únicamente los considerados activos.

Para encontrar un número de participantes similar en una consulta a las bases hay que remontarse a las primarias que designaron a Iglesias candidato a la Presidencia del Gobierno, en diciembre de 2018. Pese a que la previsión era que los resultados se conocerían este viernes, Podemos se ha adelantado y los ha difundido por sus canales de prensa pasadas las 22.30 horas de este jueves.

Más allá de la previsible victoria del vicepresidente segundo, ha sido un congreso atípico: fue pospuesto 'sine die' en marzo a raíz del impacto de la pandemia del coronavirus

Y, si bien en anteriores congresos había otras corrientes con cierto peso interno compitiendo por la Secretaría General del partido, en esta ocasión la victoria de Iglesias frente a su único rival, el exdirigente de Podemos en Castilla y León Fernando Barredo -'Nuevo Impulso por la democracia interna en Podemos'-, se daba por hecha. Barredo apenas ha cosechado un 7,8% de los apoyos, 4.503 votos.

Iglesias, además, ha refrendado el control total del máximo órgano de dirección política del partido (el Consejo Ciudadano Estatal), y ha logrado la aprobación de su propuesta de nuevos estatutos para la formación, los Documentos Político, Organizativo, Ético y de Feminismos.

Más allá de la previsible victoria del vicepresidente segundo, ha sido un congreso atípico: fue pospuesto sine die en marzo a raíz del impacto de la pandemia del coronavirus, no ha habido debates entre candidaturas ni actos presenciales -sólo había un acto previsto, de proclamación de resultados, y esto fue antes de la covid-19-.

El líder de Podemos convocó este congreso extraordinario en enero, apenas un par de días después de tomar posesión de su cargo en el Ejecutivo, y cuando aún no había expirado su mandato al frente del partido morado, que renovó en el congreso de Vistalegre II, en febrero de 2017.

Y, si en aquella ocasión, el enfrentamiento entre errejonistas, pablistas y anticapitalistas llevó a que se discutiera cualquier punto relacionado con este congreso -de la composición del Equipo Técnico encargado de diseñarlo, al método de votación-, en este caso no ha habido debate interno, ruído de sables o contraposición de proyectos. Ha sido un congreso atípico, teniendo en cuenta los precedentes.

Más noticias de Política y Sociedad