Público
Público

Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos Vistalegre III se queda en una votación que acabará en una semana

La tercera Asamblea Ciudadana, inicialmente prevista para el mes de marzo y pospuesta a causa de la emergencia del coronavirus, se saldará sin ningún acto presencial o debate, y previsiblemente revalidará el liderazgo de Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias, tras ser elegido como secretario general de Podemos en Vistalegre II.  MANOLO FINISH / CTXT
Pablo Iglesias, tras ser elegido como secretario general de Podemos en Vistalegre II. MANOLO FINISH / CTXT

Podemos habrá revalidado su dirección y sus estatutos en el plazo de una semana, tras un congreso telemático con bajo perfil mediático.

Desde este viernes, y hasta el jueves 21 de mayo, los 516.492 inscritos -sólo 219.158 se consideran activos- están llamados a votar de forma telemática en la tercera Asamblea Ciudadana Estatal, el congreso extraordinario en el que previsiblemente el actual líder del partido y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, revalidará la secretaría general, ya que no cuenta con rivales de peso, sea en lo mediático o en lo orgánico -el único oponente es Fernando Barredo, exidirgente de Podemos en Castilla La-Mancha y muy crítico con la dirección-. También se vota el Consejo Ciudadano Estatal (CCE), máximo órgano de dirección, así como la Comisión de Garantías Democráticas.

Iglesias cuenta con un único oponente, el crítico Fernando Barredo. Los 516.492 inscritos están llamados a votar al secretario general, los estatutos y a los representantes de los círculos

La apertura de las urnas telemáticas, además, tiene lugar escasas horas después de que Anticapitalistas, corriente crítica en los dos anteriores congresos del partido, y co-fundadora de la formación, anunciase que ratifica oficialmente su ruptura con el partido morado.

Podemos suspendió el único acto presencial de su Asamblea Ciudadana en el mes de marzo, dada la situación de emergencia generada por el coronavirus, y días después pospuso también las votaciones de su congreso -anunciado el 17 de enero, escasos días después de que Iglesias y otros dirigentes tomaran posesión de sus cargos en el Gobierno.

Todo lo que rodea a la presentación de candidaturas, transacciones entre documentos, recogida de avales y otros trámites se ha mantenido congelado -se hizo en marzo-, y apenas ha habido dos días -del 10 al 12 de mayo- para modificar documentos. Cada candidatura debe presentar cuatro: Político, Organizativo, Ético y de Feminismos, que juntos integran los estatutos del partido. El equipo de Iglesias, además, no ha hecho cambios en ninguno de estos documentos, por lo que concurren con los textos ya analizados por este diario.

Del 13 al 18 de mayo, además, están abiertas las votaciones a los representantes de los círculos, tanto los territoriales como los sectoriales. Y, si en el anterior calendario no se contemplaban debates presenciales entre candidaturas y sólo había previsto un acto público -en la Cubierta de Leganés-, en esta ocasión, dada la situación de pandemia, no habrá siquiera un acto presencial de proclamación de resultados.

El viernes 8 de mayo, tras anunciar Iglesias que se retomaría esta asamblea, la Secretaría de Organización difundió un comunicado en el que justificaba esta decisión defendiendo la necesidad de tener el partido "en las mejores condiciones, para asumir el reto gigantesco de reconstruir el país".

Inmediatamente después de Vistalegre III llegará el turno de renovar las direcciones en más de la mitad de las comunidades autónomas, y aquí si puede haber más choques y contraposición de posturas, como no ocurrirá en el congreso estatal.

A diferencia de Vistalegre I (2014) y Vistalegre II (2017), la tercera Asamblea Ciudadana Estatal no abrirá grandes debates, ni confrontará propuestas con posibilidades de imponerse.

Más noticias de Política y Sociedad