Público
Público

Indultos del 'procés' La última salida de Lledoners

Los siete dirigentes independentistas encerrados en esta prisión reafirman sus convicciones políticas y se comprometen a trabajar por "la libertad de este país" tras recibir los indultos. "Hoy no es un día de renuncia", proclaman.

Los siete presos de Lledoners, a su salida de la cárcel.
Los siete presos de Lledoners, a su salida de la cárcel. Albert Gea / REUTERS

Pasaban pocos minutos de las 12 del mediodía cuando, por última vez, los siete presos políticos encerrados en el centro penitenciario de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), han cruzado la puerta de salida de la cárcel, con la certeza de que esta vez no tendrán que volver a entrar. Con una inmensa sonrisa en sus rostros, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Joaquim Forn, Josep Rull, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart han abandonado la cárcel sosteniendo una pancarta con un lema bastante explícito: "Freedom for Catalonia".

Ha sido toda una declaración de intenciones de lo que ha venido a continuación, durante los parlamentos que han pronunciado en la tarima que se ha montado a pocos metros del centro penitenciario. "Hoy no es un día de renuncia", "hoy no se acaba nada" y "seguiremos trabajando para culminar la República catalana" han sido los mensajes que, de manera diversa, han repetido los siete dirigentes independentistas, indultados el martes por el Gobierno español, junto con Carme Forcadell y Dolors Bassa, que también han salido hoy en libertad.

Minutos antes, la lluvia caía con cierta fuerza en Lledoners, donde poco a poco se han ido congregando un par de cientos personas -profesionales de los medios aparte- y autoridades varias -empezando por el president del Govern, Pere Aragonès, que ha llegado cuando quedaban apenas cinco minutos para las 12- para recibir a los siete dirigentes indultados. Han salido en libertad después de estar encerrados entre 1.220 -Josep Rull, Jordi Turull y Raül Romeva- y 1.346 días -Jordi Sánchez y Jordi Cuixart- (Oriol Junqueras y Joaquim Forn han estado entre rejas 1.329 jornadas). Pero, como si fuera una metáfora del cambio de clima político que pueden provocar los indultos, la lluvia se ha detenido casi simultáneamente a su salida de la cárcel.

Recibidos por una multitud escasa -y con la amplia presencia habitual de personas jubiladas-, cuando han atravesado la puerta de la prisión han escuchado rápidamente consignas habituales como "independencia," 1 de octubre, ni olvido ni perdón" o "libertad, amnistía". Como si fueran estrellas del rock -en cierto modo lo son para una parte significativa del independentismo- se han hartado de repartir abrazos y de posar para las decenas de selfies que les han pedido. Y, desde arriba de la tarima, se han encargado de proclamar que sus convicciones políticas son más firmes que nunca, además de agradecer el apoyo recibido en los más de tres años que han tenido que pasar entre rejas.

"La represión no nos ha hecho callar"

El primero en intervenir ha sido el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, que ha afirmado que "hoy no es un día de renuncia, es un día de reafirmación y de lucha. La represión no nos ha hecho callar". El líder social ha añadido que "si hoy estamos fuera es porque el Estado no ha podido aguantar más la presión de Europa y también la presión de los catalanes", para concluir que "nos lo querían quitar todo y lo único que hemos perdido es el miedo". Mientras hablaba se escuchaban gritos, relativamente tímidos, de "lo volveremos a hacer". Para Jordi Sànchez, ahora secretario general de Junts per Catalunya y presidente de la ANC cuando fue encarcelado, "hoy es un gran día para este país porque salimos todos juntos, dignos y de pie para ganar la libertad de este país, no nos tirarán atrás ".

De maneras diversas, los exconsellers Joaquim Forn, Jordi Turull y Josep Rull han subrayado que "seguiremos luchando por la independencia y por la amnistía" -Turull ha asegurado que, a diferencia del indulto, su compromiso para culminar lo iniciado el 1-O "no es parcial, revisable ni condicionado" -. Raül Romeva ha recordado que todavía hay 3.000 personas represaliadas desde el inicio del Procés pendientes de procesos judiciales y ha asegurado que "la República [catalana] no es una opción, es una necesidad. (...) Salimos con las mismas convicciones y tarde o temprano la vamos a ganar ".

El encargado de cerrar los discursos ha sido el exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras, que ha insistido en que "mantenemos todos los compromisos para hacer realidad el sueño de una república catalana". El también presidente de ERC ha puesto el toque personal al recordar que fue encarcelado el día del cumpleaños de su hijo Lluc, mientras que sale en libertad el día de la verbena del santo de su hija, Joana. La foto conjunta de los siete ya antiguos presos arriba de la tarima sosteniendo la flama del Canigó -símbolo de la persistencia de la cultura catalana y de la unidad de los Països Catalans- y cantando Els segadors ha culminado una salida emotiva, que marca el punto y final de su reclusión y que, muy probablemente, supone el inicio de una nueva etapa en la política catalana y, de paso, de la española.

Más noticias