Público
Público

La verdad sobre el imán de Ripoll

El informe policial que reconstruye los viajes de yihadistas de Ripoll utiliza los datos del CNI

En los extractos de informes de los Mossos d'Esquadra y de la Comisaría General de Información que reproduce este domingo 'La Vanguardia' se usan datos proporcionados por el servicio secreto en sus informes reservados (claramente diferentes) que mostró 'Público'. Y algunos avalan las conclusiones de este diario, ya que explican al juez que han sido "canales de cooperación internacional" (el CNI) los que revelaron la existencia de las dos SIM adquiridas en el centro de París con identidades falsas.

Publicidad
Media: 3.64
Votos: 28

Combo de los informes desvelados por 'La Vanguardia' (de la Policía) y por 'Público' (del CNI) en los que coinciden los teléfonos de las tarjetas SIM adquiridas en París por los yihadistas con identidades falsas.

Lo primero que salta a la vista si se comparan los informes que han revelado Público y La Vanguardia sobre las actividades de los autores de la matanza de Las Ramblas es que son diferentes. Ciertamente, el primero procede del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y los segundos son de los Mossos d'Esquadra y de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional.

Además, los segundos utilizan datos proporcionados por la información reservada ofrecida por el servicio secreto al equipo de investigación de los atentados del 17A en Las Ramblas y Cambrils, tal como este diario indicó desde el primer capítulo de su serie exclusiva "La verdad sobre el imán de Ripoll". Es decir, en la reconstrucción de los movimientos de los terroristas que efectúan los investigadores de los distintos cuerpos de seguridad del Estado que cooperan en ello se emplea –como es lógico– el contenido de los informes confidenciales que va aportando el CNI, además de los materiales obtenidos por las fuerzas policiales y los resultados del análisis tecnológico de los móviles y otros elementos recuperados.

La Vanguardia asegura que la versión de los informes policiales que ha obtenido –y de las fuentes que ha consultado– "contradice la tesis sostenida por el digital Publico.es de que el CNI estaba al tanto de sus conversaciones porque tenía pinchados sus teléfonos". Sin embargo, el contenido de los documentos (incompletos) que ha publicado este domingo no sólo confirma la validez de los fragmentos que ha mostrado Público –también incompletos para proteger la fuente–, sino que avala precisamente la conclusión de que el CNI conocía hechos que no podían ser reconstruidos más tarde por el contenido de los aparatos telefónicos recuperados.

Las dos tarjetas SIM francesas y las identidades falsas

Sobre todo, las dos tarjetas SIM francesas que Omar Hichamy y Younes Abouyaaqoub compran en un estanco del centro de París pocos días antes de los atentados con identidades falsas, cuyos números están correctamente citados tanto en los documentos de Público como en los de La Vanguardia. Y precisamente es este hecho –el conocimiento de las falsas identidades con las que se adquieren– el que constituye una de las evidencias fundamentales esgrimidas por este diario para concluir que estaban siendo vigilados:

El CNI especifica las identidades falsas (Rachid Ezzouzi y Hassan Lahmani) empleadas para adquirir unas tarjetas SIM francesas en un Tabac del centro de París, cosa imposible de saber si no se está vigilando a los terroristas en ese momento.

Más aún, cuando esos dos números telefónicos son empleados en el capítulo del informe de la Comisaría General de Información reproducido por La Vanguardia  –con distinto membrete que el de los Mossos y con sellos de "Confidencial", pero sin la primera página que indicaría su fecha de emisión–, se dice que esos SIM han sido adquiridos por Omar Hichamy –sin citar las identidades falsas– y se solicitan diligencias para averiguar detalles que el CNI sin duda ya conoce cuando escribe su relato de los hechos.

Este paralelismo se puede ver en el combo de fragmentos de uno y otro informes que se reproduce al inicio de este artículo, pero cuando la Policía explica al juez las "últimas novedades" acerca del viaje a París de los terroristas, utiliza el eufemismo "según se ha podido saber a través de los canales de cooperación internacional" para referirse al CNI –responsable de las tareas de inteligencia en el extranjero–, que en su informe reservado incluso indica el momento exacto y el lugar en que las SIM han sido activadas.

Es la Policía Nacional la que admite al juez que la información de los SIM la proporcionó la inteligencia 

Se trata de un informe de la Comisaría General de Información –pero no de la de los Mossos, sino la del Ministerio del Interior–, del que La Vanguardia reproduce cuatro de sus nueve folios, que dice lo siguiente:

c) Últimas novedades acerca del viaje de Younes ABOUYAAQOUB y Omar HICHAMY a París los días 11 y 12 de agosto del 2017

Según se ha podido saber a través de los canales de cooperación internacional, Omar HICHAMY durante su estancia en Francia junto con EL Housseaine ABOUYAAQUOB, días antes de la comisión de los atentados de Barcelona, en los que habría participado junto a otros miembros de la célula terrorista neutralizada, entre las 13:23 horas y las 13:26 horas del día 12/08/17, habría comprado dos tarjetas SIM en el bar-estanco "LA TABATIERE, sito en 70 rue de Bezons de COURBEVOIE (Hauts de Seine-92J en plena ciudad de París, desconociendo la finalidad para la que habrían adquirido las mismas.

Lógicamente, la Policía solicita al juez que inste a las operadoras telefónicas a facilitar información sobre los números en España a los que se hubiera llamado desde esos móviles franceses. Igualmente, se pide a la Autoridad Judicial que haga una comisión rogatoria internacional para que la Justicia francesa proporcione todas las diligencias que se hayan efectuado allí sobre ese viaje a París días antes de los atentados.

Está claro que el informe de la Policía se hizo con el material proporcionado por el CNI mediante los informes reservados

Ese informe, de la Policía Nacional y no de los Mossos, carece de fecha en las páginas reproducidas este domingo por La Vanguardia, pero está claro que se hizo con el material proporcionado por el CNI mediante los informes reservados del servicio secreto que Público ha difundido en exclusiva.

En cuanto a si el CNI escuchaba o no los móviles de los yihadistas antes de los atentados, como concluyó este diario a la vista de la frase del informe correspondiente del servicio secreto en la que subraya que Abouyaaqoub "corta las frases para no desvelar detalles de sus actividades concretas", es preciso hacer hincapié en que esa nota interna del CNI se elabora antes de que los Mossos emitan su propio "Informe cronológico de actividad de los investigados" en el que incluyen grabaciones de llamadas que Mohamed Hichamy hizo con su móvil. También hay que subrayar que ese aparato nunca estuvo en poder del CNI, puesto que fue capturado por los Mossos y analizado por técnicos designados por la autoridad judicial encargada del caso.

En cualquier caso, tenemos que insistir en que sin vigilancia previa no se puede saber a nombre de qué identidades falsas se han comprado dos de las miles de SIM prepago que se adquieren cada día en París, ni relacionar a posteriori esos dos números con los dos terroristas sólo por su geolocalización en dicho Tabac, ni descubrir a qué hora y en qué lugar fueron activados.

'Público' no se hace eco de ninguna teoría conspirativa

Y todo eso no figura en absoluto en la reconstrucción a posteriori de los Mossos, ni en la de la Policía Nacional, sino que admiten haber recibido esa información de la inteligencia y piden al juez que ordene diligencias para tener más detalles.

Algo que, de todas formas, sigue apuntando a una grave negligencia o a un inmenso error del CNI, pero no a ninguna teoría conspirativa de la que este diario no se ha hecho eco en ningún momento. Sólo ha planteado preguntas a las que seguimos convencidos de que es necesario darles respuesta.


Más noticias en Política y Sociedad