Público
Público

La Guardia Civil sigue primando a agentes de Tráfico por multar más

Mantiene en vigor un sistema de incentivos fuertemente criticado en el cuerpo que premia con 111 euros mensuales a los guardias que más sancionan en los destacamentos. La Asociación Unificada de Guardias Civiles considera que la aplicación del RAI deteriora el ambiente de trabajo en Tráfico.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Un guardia civil da el alto a un vehículo en un control de alcoholemia.

La Guardia Civil continúa aplicando el sistema de incentivos conocido como RAI (Régimen de Actividades Individuales), que permite a los jefes de destacamentos de Tráfico primar con un plus mensual de 111 euros a los agentes que ponen más multas, pese a las críticas que levanta en la plantilla y a las sentencias en contra de su aplicación para sancionar  a los guardias que menos denuncian.

La última denuncia sobre su aplicación se ha producido en Zaragoza, donde el malestar entre la plantilla y las condiciones de trabajo han hecho que once de los cincuenta agentes del destacamento de la capital estén de baja y únicamente 18 salgan a la carretera, a menudo cubriendo el turno de mañana y el de noche en la misma jornada, explicaron fuentes de AUGC (Asociación Unificada de Guardias Civiles).

La asociación, mayoritaria en el cuerpo, denunció en un comunicado "la presión a la que son sometidos [los agentes] con el número de denuncias" como consecuencia de la aplicación del RAI, que les lleva a competir "por aumentar el número de denuncias para cobrar una productividad de 111 euros/mes y que casualmente se reparten entre los cuatro que más denuncias cumplimentan".

Cada destacamento de Tráfico tiene asignado un paquete de pluses cuyos criterios de asignación decide el jefe de la unidad. Sin embargo, existe un baremo en el que las mayores puntuaciones corresponden a la interposición de denuncias: tres puntos por sorprender a un conductor utilizando el teléfono móvil o no llevar cinturón, cuatro si ha consumido alcohol o drogas y cinco en caso de conducción temeraria.

Por el contrario, los auxilios a automovilistas solo aportan 0,1 puntos, la elaboración de atestados cinco y la protección de personalidades, tres.

Medir la actividad individual

La finalidad del RAI es, según la documentación de la Guardia Civil a la que ha tenido acceso Público, "medir la actividad individual de algunos mandos y componentes no operativos de la Agrupación [de Tráfico] mediante la valoración de una serie de parámetros asociados al rendimiento, al interés y a la iniciativa, aplicables al desarrollo de las tareas desarrolladas por ellos para promover la mejora en la calidad y eficacia de los servicios en su unidad".

Incluye diez parámetros de valoración como el grado de iniciativa, la preparación, la diligencia, la disposición y la flexibilidad, además de la “actividad realizada”, en la que se valoran los “resultados cuantitativos y cualitativos” del trabajo y que, en la práctica, acaba siendo la clave al incluir la interposición de denuncias.

Paralelamente, la normativa interna “contempla la posibilidad de que el mando de la unidad pueda proponer la subida o bajada de hasta un 25% de la puntuación final obtenida en base a la propia observación sobre el evaluado y la valoración de su interés e iniciativa”.

Se desincentiva con algo que era para incentivar

"La normativa sigue vigente, aunque se ha suavizado un poco a raíz de nuestras denuncias", explican fuentes de AUGC, que critican que la aplicación del RAI, instaurado en 2010, "genera una competición entre los agentes que deteriora el ambiente laboral y provoca bajas", así como el hecho de que "no se puede medir la actividad preventiva de un guardia civil".

"Crea rivalidad y malestar entre los compañeros", señala Marcial Álvarez, secretario general de la organización en Zaragoza y Huesca, que confirma cómo el RAI continúa aplicándose en algunos destacamentos, en los que “al final se desincentiva al personal con algo que era para incentivarlo”.
Álvarez reclama también una mayor valoración de servicios como los auxilios a conductores o la regulación del tráfico en casos de accidentes o problemas meteorológicos.

Valoración de la actividad denunciadora

Un punto: Denuncias notificadas, excepto las de los principales factores de riesgo;
denuncias sin notificar.

Dos puntos: Conducir sin diligencia, falta de atención, transporte, campañas de seguridad ciudadana y medio ambiente.

Tres puntos: Radar, conducción negligente, uso del teléfono móvil, no usar el cinturón de seguridad.

Cuatro puntos: Alcohol, drogas.

Cinco puntos: Conducción temeraria