Público
Público

La izquierda le cambia la cara a la campaña y llama a votar a favor de la "democracia"

El PSOE activa a Marlaska y a María Gámez, también amenazados: "Hoy han sido ellos, mañana puedes ser tú", afirma Gabilondo. Díaz Ayuso trata de regresar a los marcos anteriores al debate del viernes: "Nosotros no vamos a estar ahora mismo para estos circos".

La presidenta madrileña y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso,
La presidenta madrileña y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso,. EFE/ Mariscal

La izquierda ha cambiado la cara a la campaña de las elecciones madrileñas, que hasta este viernes iba camino de una arrolladora victoria al tran-tran de Isabel Díaz Ayuso (PP). Después de haber dicho basta a las provocaciones y exabruptos de Vox –el socio de ultraderecha que, según las encuestas, va a necesitar el PP para gobernar la Comunidad– parece haberse liberado de la atonía y de los debates pandémicos y navega en un marco de discurso, que está por ver que les resulte en términos electorales –el PP en Madrid lleva 26 años en el Gobierno, tamayazo incluido de por medio, y Ayuso tiene tirón electoral–, pero que les permite por el momento desarrollar una retórica de cierta épica, en la que Ángel Gabilondo, Pablo Iglesias y  Mónica García se sienten cómodos y que engloba palabras y conceptos amplios y, por así decirlo, acogedores.

Así, frente a las "amenazas", los "discursos del odio", y la banalización de las amenazas de muerte en función de quien las reciba, Pablo Iglesias, candidato de Podemos, habló de "democracia", Mónica García e Íñigo Errejón, de Más País, de "comunidad" y Ángel Gabilondo, candidato del PSOE, de "vencer al miedo".

"Estamos ya en pie y si nos movilizamos la democracia va a vencer al miedo, la mentira y al odio", dijo Gabilondo.

"Pero si hay algo más aberrante aún [que la actitud de Vox] es la equidistancia de Ayuso. Quiero que la señora Díaz Ayuso me explique por favor en qué se parece la libertad a las amenazas, al odio y a la mezquindad", dijo García.

Vox es "el PP sin complejos, el inconsciente desatado del Partido Popular" cuyo proyecto es "la destrucción de las bases materiales de la libertad y la democracia"; por lo que el 4 de mayo "se vota entre fascismo y democracia", dijo Iglesias.

La estrategia del PP

El PP, de momento, trata de esquivar el asunto, pero le resulta difícil. La ausencia de Isabel Díaz Ayuso del debate en que Rocío Monasterio, la candidata de ultraderecha, mezcló de un modo inédito lo personal y lo político –"lárguese", le dijo a Iglesias, que acababa de recibir inequívocas amenazas de muerte y que reclamaba, frente a ellas, la comprensión de sus adversarios políticos, cosa que no obtuvo–, lejos de beneficiar a sus intereses, le ha impedido marcar la agenda y los temas a debate como venía haciendo hasta ahora.

Para tratar de devolver la campaña al carril que le venía bien a Ayuso, la estrategia del PP, de momento, es doble. Por un lado, esquivar el asunto, no perderse en debates que no les convienen, y por otro, cubrirse frente a un posible pacto con la ultraderecha.

Así, Díaz Ayuso manifestó este sábado, según recoge Europa Press: "Nosotros no vamos a estar ahora mismo para estos circos. Tenemos que hablar de lo que sí pasa y no despistarnos con lo que no pasa. No puede ser que después de dos años de lucha en soledad se fabriquen a última hora problemas inexistentes para tapar lo importante". Y en una entrevista con la Agencia Efe, Díaz Ayuso manifestó que aspira a formar un Ejecutivo "monocolor", pero abierto a incorporar a su equipo a miembros de otros partidos como Vox y Ciudadanos que sean "grandes gestores".

La presidenta reclamó no caer "en guerras estériles" y "problemas que no tocan" y regresó a su tema favorito: el presidente Pedro Sánchez y el Gobierno de España. 

Así, afirmó, según recoge Europa Press, que desde que avisó a Sánchez de que si "le iban mal las elecciones tendría que desaparecer de Moncloa, el que ha desaparecido de la campaña es él". El presidente Sánchez lleva unos días, desde que abrió junto a Gabilondo la campaña, en que mantiene la agenda institucional a pleno rendimiento.

Díaz Ayuso agregó: "Veo que ahora ha cogido el mensaje y nos manda a los ministros, que no son pocos, a hacer campaña contra la Comunidad de Madrid".

Además de al presentador Jorge Javier Vázquez, el PSOE activó al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska y a María Gámez, también amenazados, igual que Iglesias. "En tan solo tres días han atacado a los menores y han dado cobertura a las amenazas de muerte de nuestros compañeros. Hoy han sido ellos, mañana puedes ser tú, yo o cualquiera de nosotros. He vivido ya mucho y no puedo consentir que se blanquee el fascismo. Todos somos María, Pablo y Fernando", reivindicó Gabilondo.

Para Ciudadanos, que se juega la vida en estos comicios, este escenario le abre una rendija por la que colarse, si logra atraer voto moderado que se le había ido al PP. "Si no queréis que vuestros hijos vivan en una sociedad de bandos y sepan a qué partidos votan los padres de sus amigos, votad a Ciudadanos", dijo Inés Arrimadas. "Nunca deis por hecho la concordia, la paz, y la libertad", agregó. 

Más noticias