Público
Público

Jácome dice que las mordidas que sus asesores le entregaban en mano y en metálico no es dinero negro

El alcalde de Ourense también justifica el desvío de fondos públicos a sus cuentas asegurando que su canal de televisión le factura a su propio partido por "contenidos extraordinariamente rentables".

El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome,  durante el pleno municipal del 3 diciembre de 2021.
El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, durante el pleno municipal del 3 diciembre de 2021. Youtube

El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, asegura que las donaciones que durante años recibió en mano de los falsos asesores que contrataba con cargo a la Diputación Provincial y al Ayuntamiento no son "dinero negro". Así lo afirmó el regidor en el pleno municipal de este viernes que debatió una moción de sus ex compañeros de partido en la que le acusan de apropiarse de cerca de 260.000 euros de las cuentas de Democracia Ourensana (DO), nutridas con las subvenciones de esas dos instituciones.

Al menos tres de los asesores de Jácome aseguraron a la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional que entregaban al regidor mensualmente, en persona, en metálico y sin declarar a Hacienda cantidades de entre cien y cuatrocientos euros. "El hecho de pagar en efectivo no significa pagar en dinero negro", alegó el regidor durante una intervención en la que se dirigió en varias ocasiones de malos modos y con improperios y descalificaciones a los ediles de la oposición.

Además de las donaciones en B, Jácome admitió y justificó las mordidas en los sueldos de sus asesores, alguno de los cuales llegó a transferir mensualmente más del 60% de su salario a la cuenta del grupo municipal de DO, de la que luego él extraía cantidades de hasta 40.000 euros mediante operaciones con cheques o transferencias bancarias por supuestos servicios prestados al partido por Auria TV, el canal de televisión local del que es propietario.

El alcalde no quiso explicar ante la corporación si se quedaba el dinero que recibía de sus asesores o si lo ingresaba en las cuentas del partido con la debida justificación contable, ni aportó documentación alguna que haga pensar que siguió ese proceder. Sí señaló que las declaraciones de sus asesores ante la UDEV son tan sólo "unas acusaciones que han sido archivadas", en relación al sobreseimiento por defectos de forma de una de las causas judiciales abiertas contra él.

Jácome no se refirió en cambio a su reciente citación como investigado en la nueva causa derivada de una la querella presentada a finales de octubre por la Fiscalía de Ourense, que le acusa de un delito de malversación de fondos por apropiarse de cerca de 100.00 euros de las cuentas de su partido entre el 2015 y el 2019, y por la que tendrá que declarar ante el juez el próximo día 28.

Durante el pleno del viernes, el portavoz municipal socialista, Rafael Rodríguez Villarino, y el del BNG, Luis Seara, recordaron que el canal de televisión de Jácome se financia casi en exclusiva con los fondos que la Diputación y el Ayuntamiento ingresan a Democracia Ourensana, dinero que el alcalde transferiría a las cuentas del partido y de ahí a las suyas mediante cheques y facturas de Auria.

Según la moción de los ex de DO, esos fondos habrían ascendido el año pasado a más de 104.000 euros, a los que se sumarían otros 154.000 euros facturados por Auria como anticipo por supuestos servicios prestados al grupo municipal del alcalde.

Lejos de negarlo, Jácome admitió el uso que hace de su cadena para quedarse con el dinero de las subvenciones públicas a su partido. "DO se gasta el dinero como le da la gana de manera ajustada a la ley. Lo más eficaz es gastar el dinero de DO en una televisión con tanta audiencia como Auria. Yo facturo unos contenidos que son extraordinariamente rentables par el partido", alegó.

Auria es la marca comercial que explota una licencia de televisión local de la que Jácome es titular como persona física, sin respaldo de ninguna sociedad mercantil. Emite en bucle los plenos del Ayuntamiento y la Diputación, y aunque el alcalde asegura que tiene ingresos por publicidad privada, ésta es residual o inexistente. También presume de que tiene un audiencia de 35.000 personas al día, pero los programas y entrevistas más recientes de su archivo digital datan de hace meses o incluso años y tienen escasas visitas.

Los ex de Jácome pretendían con su moción que el alcalde renunciara a su salario municipal (en torno a 69.000 euros al año) o que solicitara la preceptiva autorización del pleno para compatibilizar su actividad privada como titular de Auria y administrador único de Jolper, la tienda de música que heredó de su familia.

El regidor se negó a ello alegando que había consultado el tema "con algunos jurídicos" que le habrían recomendado no hacerlo, y alegó que la "administración" de su patrimonio no le resta "horas de trabajo" en la Alcaldía. Es más, añadió que sólo pasa por Jolper precisamente "para tratar cosas del Ayuntamiento", citando allí por las tarde a los ciudadanos que desean hablar con él.

La moción reclamando a Jácome que pidiera la compatibilidad de sus actividades pública y privada salió adelante con los votos a favor de PSOE, BNG y Ciudadanos, el voto en contra de Jácome y un edil de DO y la abstención del PP, que sigue sosteniéndolo en la Alcadía y que incluso llegó a pedir la retirada de la moción del orden del día de votaciones.

El apoyo del PP se debe a que son los votos de Democracia Ourensana los que permiten al presidente de los populares de Ourense, José Manuel Baltar, conservar la Presidencia de la Diputación. En ese sentido, Jácome reforzó su influencia sobre el PP gracias a la dimisión este jueves en el organismo provincial de uno de sus antiguos compañeros de partido, lo que permitirá que sea él mismo quien lo sustituya en su escaño.

Más noticias