Público
Público

José de Francisco, el ujier del Congreso que llegó a secretario de Estado

Consternación en el PSOE y en la izquierda por el fallecimiento del jefe de Gabinete de la presidenta del Congreso.

José de Francisco, ex secretario de Estado y hasta ahora jefe de gabinete de Meritxell Batet, con la presidenta del Congreso.
José de Francisco, ex secretario de Estado y hasta ahora jefe de gabinete de Meritxell Batet, con la presidenta del Congreso. @meritxell_batet

"Aquí, en una mesa, me senté durante muchos años como ujier del Congreso. Y, ahora, casi en el mismo sitio físicamente, estoy sentado en la zona de Gobierno. Vaya paradojas tiene la vida".  José de Francisco (Madrid, 1963-2021) hacía ese comentario con esa sonrisa entre pícara y vergonzosa que le caracterizó toda su vida, poco después de ser nombrado director general de Relaciones con las Cortes.

El ex jefe de Gabinete de la presidenta del Congreso, Maritxell Batel, que falleció este viernes, recordaba habitualmente y con orgullo su etapa de ujier en el Congreso. Consiguió la plaza por oposiciones y estuvo ejerciendo este cargo desde septiembre de 1985 hasta septiembre de 1993.

José de Francisco era licenciado en Derecho pero optó por presentarse a aquellas oposiciones en el Congreso "porque había que ganar un sueldo" y también porque siempre le apasionó la vida parlamentaria y política.

En 1993 dio un cambio su vida cuando dejó su puesto de ujier para incorporarse como letrado asesor en los gabinetes de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya en el Congreso. Fue la mano derecha de Rosa Aguilar cuando era portavoz de IU y se convirtió en la punta de lanza de todas las iniciativas parlamentarias que presentaba la formación de izquierda.

Allí, junto con Rosa Aguilar, empezó a ganarse la fama de un gran especialista jurídico en materia parlamentaria y electoral, lo que no pasó inadvertido en las filas del PSOE que lo "fichó" en el año 2000 para nombrarlo letrado asesor del Grupo Socialista.

Al preguntarle a José de Francisco por el cambio, que también estuvo vinculado a la falta de recursos económicos de Izquierda Unida para contratarlo, volvía a poner esa sonrisa pícara y vergonzosa y decía: "Ellos me han llamado y quiero ayudar a Zapatero y echar a Aznar, pero yo sigo militando en Izquierda Unida. Pero eso no lo cuentes". (Siento romper el off the record)

Con la llegada de Zapatero al Gobierno fue nombrado en 2004 director general de Relaciones con las Cortes y en el 2009 secretario de Estado de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios. Y fue la pieza clave en toda la arquitectura jurídica de las leyes que aprobaba aquel Gobierno, además de un gran negociador entre bambalinas de lo acuerdos parlamentarios que necesitaba el PSOE.

La presidenta del Congreso dice que siente una "pena infinita" porque "era un ser imprescindible"

En la etapa de Gobierno del PP siguió trabajando para el Grupo Socialista como director del Gabinete jurídico del Grupo Socialista, hasta que en julio de 2019 la presidenta del Congreso, Meritxel Batet, le llamó para que fuera su jefe de Gabinete. Batet, muy afectada por su fallecimiento aunque ya conocía de su enfermedad, declaró que sentía "una pena infinita" por la muerte de su jefe de gabinete, al que ha definido como "un ser imprescindible".

Desde hace un par de años José de Francisco luchaba contra un cáncer, aunque hasta el último momento atendía su trabajo y a los periodistas pesados que le preguntaban hasta cuánto podía durar la legislatura mientras recibía sesiones de quimioterapia. Nunca se rindió. 

Su fallecimiento ha causado gran consternación en el PSOE y en toda la izquierda, porque José de Francisco era "en el buen sentido de la palabra, bueno". Un tipo que nunca se creyó nada y que siempre tuvo claro que si la vida le llevaba a volver a ser ujier no tendría ningún reparo en volver a ocupar la mesa que le adjudicaran en el Palacio de Las Cortes, aunque ya no estuviera ubicada físicamente en la zona de Gobierno. Y no podía evitar decirlo con una sonrisa entre pícara y vergonzosa.

Más noticias