Público
Público

El juez acusa al exdirector de la empresa pública Acuamed de favorecer "escandalosamente" intereses privados

Altos cargos de Agricultura dieron, en marzo de 2014, instrucciones directas para que no se recibiera al denunciante del caso Acuamed, Francisco Valiente

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Sede de la empresa Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), dependiente del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. EFE

MADRID.— El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco duda de los motivos por los que el exdirector de Acuamed Arcadio Mateo favorecía "escandalosamente" intereses privados y pregunta para saber si lo hacía para financiar a un partido político o para llenarse los bolsillos. Hay que recordar que Acuamed es una empresa pública.

Mateo se negó a declarar ante el juez, que le considera principal responsable de un fraude millonario en la empresa pública Acuamed y le acusa de adjudicar contratos a "sus amigos" en contra de los informes técnicos o de concertarse con ellos para favorecerles en adjudicaciones.

Según las grabaciones que obran en el sumario, el pasado 20 de enero Velasco reprochó a Mateo que durante el año y medio que fue investigado despidió o removió a tanto personal que no sabe si es normal en una empresa privada, pero desde luego no "no parece propio de una empresa pública".

Velasco hizo un breve repaso de los contratos por los que se le investiga, la desaladora de Bajo Almanzora, la descontaminación del pantano de Flix, la presa de Avenida Rambla Gallinera en Valencia, la desaladora Marina de Torrevieja, conductos de la desaladora de Campello-Mutxamel, el Cerro Colorado de Murcia y la presa de Antiavenidas del río Serpis.

"Usted se lleva prácticamente el conjunto de los delitos", aseguró el juez, que imputa al excargo público delitos de falsificación en documento público, fraude, prevaricación, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, cohecho y concertación para variar el precio de las licitaciones.

En todos ellos, según el juez, Mateo en lugar de como director general de una empresa pública actuaba como una persona "empeñada" en favorecer "escandalosamente" intereses privados.

Velasco preguntó a Arcadio Mateo por orden de qué superiores actuaba y si lo hacía "para financiar a un partido político o para meterse usted el dinero en su bolsillo".

"Yo no he favorecido a nadie y lo demostraremos", respondió en ese momento el exdirector general de Acuamed.

El juez le recordó también el hallazgo de billetes de 500 euros escondidos en sobres en su casa, cuyo origen no ha sido capaz de explicar, así como el pago de viajes a Turquía y de su implante capilar.

Tras esa declaración realizada el 20 de enero, el juez decidió el ingreso en prisión incondicional de Mateo, si bien el 19 de abril modificó esa medida y fijó una fianza de 600.000 euros.

Altos cargos de Agricultura ordenaron que no se recibiera al denunciante

Altos cargos de Agricultura dieron, en marzo de 2014, instrucciones directas para que no se recibiera al denunciante del caso Acuamed, Francisco Valiente, según se desprende de las grabaciones de las declaraciones que testigos prestaron ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.

En concreto, el abogado del Estado que actuaba como coordinador del convenio con la empresa pública dependiente de Agricultura, explicó al magistrado que el responsable de los servicios jurídicos en el Ministerio le comunicó órdenes del subsecretario, entonces Jaime Haddad Sánchez de Cueto, en las que se le prohibía volver a reunirse con Valiente.

Este testigo, Pablo Fernández, indicó que había celebrado un primer encuentro con el denunciante en la que le comunicó "una serie de irregularidades muy relevantes" y, tras recomendarle que denunciara los hechos, debía volver a verle para que le aportara pruebas.

No obstante, y tras conocerse que Valiente, que ocupaba el cargo de director de Ingeniería en Acuamed, iba a ser cesado, recibió una "instrucción directa del abogado jefe del Ministerio, Julio Díez". "No recibáis a esta persona, si quiere venir él se le da una cita conmigo y con el subsecretario", asegura que se le dijo.

"Si quiere traer las pruebas, que las aporte, pero en presencia del abogado del Estado y del subsecretario y si sigue en su voluntad de denunciar los hechos, por supuesto, que acuda a la Fiscalía, Policía u órgano judicial", agregó Díez. El testigo también precisó que se les recomendó "no hablar" con nadie de Acuamed por "las consecuencias que pudiera tener".

Pablo Fernández se encargó de comunicar esta decisión al denunciante que "no recibió bien la noticia". "No me jodas, no me jodas", le dijo por teléfono. Tras la negativa a escuchar sus argumentos, Valiente presentó un requerimiento notarial con las pruebas y posteriormente denunció los hechos. Fue cesado pocos días después.

Más noticias en Política y Sociedad