Público
Público

El juez decreta prisión para una mujer por un asesinato de ETA en 1981 al considerar que no ha prescrito

Jaione Jauregi fue extraditada por Bélgica para ser juzgada por el atentado contra el teniente coronel Ramón Romeo Rotaeche. El juez José de la Mata sostiene que las resoluciones acordadas hasta ahora permiten interrumpir el plazo de prescripción, por lo que descartó la solicitud de archivo formulada por el abogado de la acusada.

Jaione Jauregi
Imágenes difundidas por  Interior tras la llegada de Jaione Jauregi a Barajas. MINISTERIO DEL INTERIOR

El viaje de regreso a España de Jaione (Natividad) Jauregi ha terminado en una prisión. Tras un largo periodo en Bélgica, esta mujer, acusada en 2005 de haber participado en un atentado de ETA en 1981, ha sido llevada a la Audiencia Nacional y, desde allí, a la cárcel. Así lo ha decidido el juez de Instrucción número 5 José de la Mata, quien siguió los criterios de la Fiscalía y desestimó la petición de libertad de su abogado defensor, Alfonso Zenón, respecto a la prescripción del delito por el que ha sido extraditada.

Zenón conoció la decisión del magistrado sobre las 19.00. Por la mañana había estado presente en la declaración de Jauregi, quien negó cualquier vinculación con el asesinato del teniente coronel Ramón Romeo Rotaeche, registrado en marzo de 1981.

En su comparecencia ante el juez, Jauregi defendió además que vivía y trabajaba en Bélgica de forma pública y que había acudido a las instancias judiciales cada vez que había sido requerida. El día antes, en una entrevista conjunta realizada por los diarios vascos Gara y Berria y por el medio flamenco De Standaard, esta mujer afirmó que estaba cansada "de tanta persecución" y se remontó a principios de los ochenta, cuando se desplazó primero al País Vasco francés y posteriormente a México. Finalmente se instaló en Bélgica, donde llevaba 17 años.

Su abogado sostiene que "la primera vez que se dirigió el procedimiento" contra su defendida por el asesinato de Romeo fue en 2005. Hasta entonces el caso había registrado varios hitos judiciales, sin que se llegase a su esclarecimiento.

En 2019, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Bélgica por "falta de cooperación" en la investigación que se seguía en España contra Jauregi y ordenó indemnizar a los hijos de Romeo. El pasado martes 17, un tribunal belga ordenó finalmente su extradición. 

Plazos interrumpidos

"Las autoridades judiciales españolas han dirigido un procedimiento de Orden Europea de Detención y Entrega a Bélgica, obviando que el presunto delito estaría prescrito ya hace tiempo", afirmó Zenón cuando aún no se había conocido la decisión del juez.

En esa línea, consideraba que no solo no era posible "acordar una medida como la de prisión" para su defendida, sino que en su lugar, "si se actuara conforme a Derecho", tendría que producirse "el archivo del procedimiento". "Cualquier otra decisión conllevaría una flagrante vulneración de derechos fundamentales y una ilegalidad manifiesta", advertía el abogado.

Sobre esas alegaciones de la defensa, De la Mata considera en el auto decretado este lunes que las resoluciones adoptadas durante el periodo en el que Jauregi permaneció huida de la Justicia "están dotadas de auténtico contenido material y no de trámite" y buscan "la efectiva prosecución del procedimiento". Por tales razones, el juez alegó que tales pruebas son lo suficientemente importantes para interrumpir el plazo de prescripción. Citó además el "elevado riesgo de fuga" como otro de los motivos para decretar su envío a prisión. 

 

Más noticias de Política y Sociedad