Público
Público

Libertad de expresión El juez procesa a Willy Toledo por cagarse en Dios y en la Virgen María

El juez le acusa de un delito contra los sentimientos religiosos. El abogado del actor asegura que este procesamiento "implica clara y rotundamente que en este país se está criminalizando la libertad de expresión, y lo que es más grave, la libertad de pensamiento" 

Publicidad
Media: 3.21
Votos: 24

El actor Willy Toledo tras declarar ante el juzgado de instrucción número 11 de Madrid. EFE/Santi Donaire

Un juez ha procesado al actor Willy Toledo por cagarse en Dios y a la Virgen María en unos comentarios escritos en Facebook, en los que criticaba la apertura de juicio oral contra tres mujeres por la procesión de una gran vagina en Sevilla.

En un auto de transformación de diligencias previas en procedimiento abreviado, el titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid procesa al actor por un delito contra los sentimientos religiosos. El origen de este procedimiento está en una denuncia que la Asociación Española de Abogados Cristianos interpuso ante la Fiscalía de Madrid por unos comentarios difundidos por Willy Toledo a través de Facebook en julio de 2017, que a juicio de esta organización vejaban los sentimientos religiosos.

El procesamiento del actor era algo ya esperado, sobre todo después de que el pasado día 12 de septiembre fuera detenido —y obligado a pasar la noche en el calabozo— por no acudir a declarar tras la denuncia interpuesta por la Asociación Española de Abogados Cristianos.

El origen de este procedimiento está en una denuncia que la Asociación Española de Abogados Cristianos

Una vez ante el juez, Willy Toledo se negó a declarar. Sólo respondió a una única pregunta de su abogado, en la que se ratificó en un escrito que presentó hace unos meses donde insiste en que no ha cometido "ningún delito" al estar amparado por su libertad de expresión y, por tanto, no consideró "necesario" presentarse ante "ningún juez ni fiscal".

A última hora de la noche del martes, el actor ha escrito en su perfil de Facebook un mensaje en el que ya intuía que iba a ser procesado: "Acabamos de recibir la resolución del juez tras tomarme declaración el pasado día 13 de septiembre.
El señor magistrado considera que, una vez revisadas por la policía cientos de mis publicaciones en mi muro de Facebook, existen dos expresiones extraídas de ellas que podrían ser constitutivas de un delito contra los sentimientos religiosos pues "contienen frases potencialmente ofensivas para la religión católica y sus practicantes".  Estas son las frases: 'Yo me cago en dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y la virginidad de la Vírgen María' y 'Me cago en la Vírgen del Pilar y me cago en lo que se menea'. Como lo leen".

Endika Zulueta, el abogado de Toledo, ha explicado a través del mismo comunicado que "el juez fundamenta su resolución en que los mensajes contienen frases potencialmente ofensivas para la religión católica y sus practicantes y, por ello, indiciariamente subsumibles en el delito del artículo 525 del código penal".

Zulueta ha criticado esta resolución del juez, al que acusa de "olvidar que el código penal de un Estado aconfesional no está para proteger religión alguna, lo que sí sucedía en el código penal de la dictadura militar franquista". 

En su escrito, Zulueta afirma que esas expresiones "se enmarcan en un contexto de sana critica política con un evidente sentido satírico". Y ha añadido que el hecho de que pueda abrirse juicio contra el actor, "implica clara y rotundamente que en este país se está criminalizando la libertad de expresión, y lo que es más grave, la libertad de pensamiento".

Dos mensajes

En el auto de procesamiento, fechado el pasado día 21 de septiembre, el juez considera que "al menos los mensajes publicados el 5 de julio de 2017 pudieran no estar amparados por el citado derecho fundamental y, por ello, no cabe aquí excluir la posibilidad de que integren el citado delito contra los sentimientos religiosos".

En dichos comentarios el actor tildó de "energúmena" a una jueza de Sevilla que decidió abrir juicio oral a tres mujeres acusadas de un presunto delito contra los sentimientos religiosos, por llevar a cabo una procesión con una gran vagina, que llamaron "la procesión del coño insumiso".

Y después escribió: "Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso".

El magistrado señala que "existen motivos suficientes" para procesarle porque estos mensajes "contienen frases potencialmente ofensivas para la religión católica y sus practicantes". 

Sin embargo, el juez no considera que puedan ser constitutivos de delito otros dos mensajes que Willy Toledo publicó en Facebook el 14 de abril y el 6 de julio de 2017 y que la Policía incluyó en sus diligencias.

Estos comentarios contienen, según el magistrado, "sendas críticas frente a determinadas manifestaciones religiosas" (las procesiones de Semana Santa, en el caso del primer mensaje, y los dogmas de la inmaculada concepción y la perpetua virginidad en el segundo).

"Las manifestaciones de ambos mensajes podrán considerarse duras, acerbas, ásperas o groseras, pero al realizarse en el contexto de una crítica a una confesión religiosa, deben considerarse amparadas por su libertad de expresión", señala el juez.

Un contexto que, en cambio, opina el juez, no está presente en los mensajes del 5 de julio que contienen, sin más, "frases potencialmente ofensivas desprovistas de todo sentido crítico, por cuanto no se encuadran en comentario alguno relativo a la religión citada".

Con esta decisión, el juez da traslado de la causa al Ministerio Fiscal y a las acusaciones personadas para que, en el plazo de diez días soliciten la apertura de juicio oral formulando escrito de acusación o pidiendo el sobreseimiento de la causa.

Más noticias en Política y Sociedad