Público
Público
Únete a nosotros

Juicio Independencia Los rifirrafes entre Jordi Sànchez y el fiscal: de los "reproches" del Ministerio Público al mensaje de Cosidó sobre Marchena 

El interrogatorio al presidente de la ANC deja varios momentos de tensión. El fiscal Javier Zaragoza ha sido reprendido en más de una ocasión por el presidente de la Sala de Lo Penal:  "Vamos a hacer preguntas sobre los hechos".

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

Captura de la señal institucional del Tribunal Supremo.- El fiscal Javier Zaragoza, durante el interrogatorio al expresidente de la ANC Jordi Sànchez, en la sexta sesión del juicio del "procés" este jueves en el Tribunal Supremo. EFE/Tribunal Supremo

Sube la tensión en el juicio al procés mientras se suceden los interrogatorios. La sexta sesión de la causa que debe enjuiciar la Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo ha sido el escenario de varios rifirrafes entre el procesado Jordi Sànchez
expresidente de la Assamblea Nacional Catalana (ANC) y el representante de la Fiscalía, Javier Zaragoza. 

Marchena, al fiscal: "No estamos para manifestar extrañeza con las respuestas"

Así, más allá de la cuestión de los vehículos policiales dañados -"No por repetir que los vehículos tienen daños de gravedad tienen más gravedad de la que tienen"-, y del "Puedo ser independentista, pero no idiota", estos desencuentros se han saldado en varias ocasiones con la intervención del presidente de la Sala, Manuel Marchena, para llamar la atención del fiscal.

Marchena intervenía después de que el representante del Ministerio Público preguntase al procesado por sus palabras en declaraciones judiciales anteriores -"Pregúntele lo que considera ahora"-; después de que Zaragoza mostrase su "extrañeza" al afirmar Sànchez que era muy complicado disolver la concentración del 20 de septiembre, pese a contar con un megáfono -"No estamos para manifestar extrañeza con las respuestas"-; e incluso cuando el fiscal hacía consideraciones "sobre lo que es delictivo o no es delictivo" -"Eso para el informe, señor fiscal", le espetaba.

El presidente de la Sala le ha pedido incluso que no preguntase a Sànchez por tweets  cuya autoría no reconociese -él había insistido en que no controlaba la cuenta corporativa de la ANC-,  mientras el fiscal cuestionaba incluso los retweets llevados a cabo desde el perfil personal del procesado.

A su vez, Zaragoza se ha mostrado especialmente incisivo en lo que respecta a la violencia sufrida por agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil en la jornada del referéndum del 1-O, después de que Sànchez destacara que los agentes fueron quienes actuaron violentamente contra la población civil.

Tras esta respuesta, el fiscal volvía a preguntar por las agresiones sufridas por los agentes: "¿Solamente le consta lo otro?". Después resaltó que uno de los heridos sufrió un infarto, mientras Sànchez se refería a la lesión sufrida por otro de los concentrados por el disparo de una pelota de goma. "¿Sabe que el ciudadano en cuestión [el que padeció el infarto] fue atendido por el jefe del operativo policial?", remarcaba. El presidente de la ANC respondía que esto "dignifica" al agente en cuestión. 

El "intercambio de correos", un único mail según Sànchez

También, y más allá de las preguntas sobre la posible previsión de que hubiera violencia el 1-0, -"Vamos a hacer preguntas sobre los hechos, no incluyan reproches", llegaba a exigir Marchena-, el fiscal Zaragoza ha preguntado a Sànchez por un correo electrónico recibido en su cuenta corporativa de la ANC. El fiscal cuestionaba si el procesado conocía a Xavier Strubell, para luego preguntarle si había "intercambiado algún correo con él", en el que se tratase la posibilidad de bloquear con vehículos algunas de las calles adyacentes a los colegios en la jornada del referéndum. "Ni con él ni con ninguna otra persona", respondía Sànchez.

No recordaba haber leído este correo y manifestaba no conocer al remitente, pero el fiscal insistía. "¿No sabe quién es?". "No", respondía Sànchez, incidiendo en que nunca antes había visto ese correo electrónico. "Estoy seguro de que no tiene ninguna respuesta mía", sostenía el presidente de la ANC, para después apuntar que "sería interesante llamarle como testigo". 

Rizando el rizo, Sánchez ha dado por sentado que el peritaje permitirá probar que efectivamente nunca leyó este mail, y ha aprovechado la ocasión para comparar la recepción de este correo con el mensaje de Whatsapp que llevó al magistrado Marchena a autodescartarse como candidato a presidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), después de que PP y PSOE pactaran su designación. Se refería a que esta comunicación no reproducía palabras de Marchena ni fue remitida por él, como ocurre, según su versión, con el mail expuesto por el fiscal. Y , sin embargo, en ambos mensajes se hacía alusión a estos protagonistas indirectos.

El mensaje lo remitió el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, a todos los parlamentarios de su grupo en la Cámara Alta, garantizado que, con la designación de Marchena, seguirían controlando "desde detrás" la sala encargada de juzgar el procés. Varias defensas han pedido que Cosidó, exdirector general de la Policía cuando tuvo lugar el 1-O, sea llamado como testigo, como comparecerá su entonces jefe, Juan Ignacio Zoido, exministro del Interior. También han intentado apartar a Marchena de la causa, al considerar que los mensajes de Cosidó prueban que no es imparcial. Nadie da puntada sin hilo en este juicio. 

Más noticias en Política y Sociedad