Público
Público

Luc André Diouf Luc André Diouf, el diputado que durmió en la calle y temió que lo deportaran a Senegal 

Es la primera persona de origen senegalés que ocupa un escaño en el Congreso en la historia de España. Habla seis idiomas. Aspira a promover consensos sobre la migración que conduzcan a un pacto de Estado en la materia.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 12

Luc André Diouf. EFE

Luc André Diouf habla seis idiomas. Solo eso ya le convierte en un diputado diferente, pero seguro que nadie más en el Congreso comparte su trayectoria vital: la de un inmigrante que pasó de dormir al raso a convertirse en referencia del movimiento sindical en Canarias.

Diouf aspira a promover desde del escaño socialista consensos sobre la migración que conduzcan a un pacto de Estado en la materia o, como mínimo, a una actualización de la Ley de Extranjería.

Pero su pasado sindical le puede y dice que, primero, hay que poner solución a la situación de las kellys -las camareras de piso de los hoteles- y conseguir que las empleadas del hogar tengan acceso al paro y a la pensión de jubilación, "porque la aportación que hacen a la sociedad es inmensa".

"Después de agotarse el visado, no disponía de dinero y tuve que dormir en la playa de Las Canteras durante 45 días", relata Diouf

Nacido en Joal (Senegal) en 1965, el actual diputado en el Congreso de los Diputados vive desde hace 27 años en Gran Canaria, donde un día fue inmigrante irregular. Diouf no llegó a las islas en los cayucos que una década después facilitaron la diáspora de miles de senegaleses hacia Canarias, sino en avión y con visado temporal de turista para formalizar en el Registro Civil el libro de familia de su hija, nacida en 1991 en Las Palmas de Gran Canaria. Sin embargo, transcurrido el permiso de estancia, permaneció en el país de manera irregular.

"Después de agotarse el visado, no disponía de dinero y tuve que dormir en la playa de Las Canteras durante 45 días. Comía una sola vez al día. Solo almorzaba, no desayunaba ni cenaba. Y enfermé", relata el primer diputado de origen senegalés de la historia de España.

Eran los tiempos del ministro José Luis Corcuera, promotor de una Ley de Seguridad Ciudadana que pasó a la historia con el apodo de "la de la patada en la puerta", pero que para los miles de sin papeles que entonces ya vivían en España era la norma que habilitaba a la Policía a pedirles la documentación casi en cualquier circunstancia y a detenerlos si no la tenían en regla.

Por eso Diouf y los otros once inmigrantes que vivían con él en un piso del barrio del Puerto de Las Palmas donde le acogieron tras recuperarse de una neumonía apenas pisaban la calle. Hasta el punto de que el pan lo "pescaban" en una bolsa con dinero que descolgaban con una cuerda para que les surtieran de barras en el bar de abajo.

"Yo me salvé de ser devuelto a Senegal por el libro de familia de mi hija y por estar siguiendo el tratamiento desde casa", destaca el diputado

"Una mañana apareció la Policía y tocó nuestra puerta. Yo me salvé de ser devuelto a Senegal por el libro de familia de mi hija y por estar siguiendo el tratamiento desde casa", recuerda.

En ese momento, Diouf comienza una trayectoria que conduce a que, en 2016, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, lo reclute para su proyecto de gobierno en la sombra, junto a personas como Josep Borrell, Rafael Bengoa o Sami Naïr.

Todo empezó con los idiomas. El entonces inmigrante irregular hablaba en 1992 francés, inglés, serer y wólof, aprendía español a marchas forzadas y se había matriculado en alemán en la escuela de adultos, cuando le propusieron trabajar en un hotel de Fuerteventura, de donde se fue al mes, porque no le regularizaban.

Aquella experiencia laboral fallida hizo que Diouf entrara en contacto con CCOO, la que sería su casa durante 17 años (1996-2013), primero como técnico asesor, luego como coordinador de los centros de información a trabajadores extranjeros y, finalmente, como secretario de Inmigraciones. Y siempre como una referencia imprescindible para la comunidad de africanos en Canarias.

"Yo he denunciado y seguiré denunciando la dejadez de ciertos gobiernos africanos", defiende Diouf

El ahora el diputado trajo en 2006 a más de 32.000 africanos. Y lo hizo en primera persona por doble motivo: por su posición protagonista en el Foro Canario de la Inmigración y porque la mayoría de los jóvenes que arriesgan la vida en Atlántico en la ruta de los cayucos provenían de su país, Senegal.

"Yo he denunciado y seguiré denunciando la dejadez de ciertos gobiernos africanos. No puede ser que simplemente se queden mirando cómo se marchan, con riesgo para sus vidas, las personas mejor preparadas, las que físicamente pueden contribuir al desarrollo del continente africano. Es inadmisible. Y no es una generación solo, son varias generaciones las que se están perdiendo", defiende.

Luc André Diouf tiene su situación regularizada hace mucho tiempo (es español desde 2001), pero no se ha desentendido de la comunidad inmigrante en Canarias. 

Más noticias en Política y Sociedad