Público
Público

Madrid Patinetes, bicis, coches y motos: estas son las nuevas normas para moverse por Madrid

La nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento que comenzará a aplicarse este otoño, regula por primera vez los patinetes eléctricos, rebaja la velocidad máxima en el 80% de las calles y prohíbe a las motos aparcar en las aceras.

Publicidad
Media: 4
Votos: 14

Un ciclista circula por las inmediaciones de la Puerta de Alcalá, en Madrid. EFE/ Archivo

A partir del 23 de noviembre sólo los residentes y los vehículos eléctricos e híbridos tendrán permitido el acceso al centro de la capital. Pero Madrid Central —como se denomina la medida estrella del Ayuntamiento para conseguir reducir el tráfico y las emisiones contaminantes de la ciudad— no será el único cambio en la forma de circular por la urbe. La nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible que el Consistorio tiene previsto empezar a aplicar una vez reciba luz verde en el pleno de septiembre introduce otras modificaciones importantes a partir de este otoño que conviene tener en cuenta. Nuevos límites de velocidad, regulación en el aparcamiento, nuevas normas para el uso de bicis y patinetes eléctricos…. A continuación, un resumen de los cambios más relevantes.

La mayoría de las calles, a 30 kilómetros por hora

Las calles que sólo tienen un carril por sentido o que son de carril único pasarán de 50 a 30 kilómetros por hora. Sólo aquellas avenidas con varios carriles se mantendrán en el límite de velocidad anterior, y no todas. Según el Ayuntamiento, la medida afectará a 10.053 tramos —muchas calles tienen varios tramos, con distinto número de carriles según el tramo— de los 12.606 que existen en toda la ciudad de Madrid. Es decir, que en el 80% de las calles (de toda la ciudad, no sólo en el centro) habrá que circular a 30 kilómetros por hora. Además, las calles de plataforma única (aquellas en las que la acera y la calzada están a la misma altura, como ocurre en muchas calles de los barrios del centro) estarán limitadas a 20 kilómetros por hora.

Más libertad para las bicicletas; prohibidas las bici-birras

Aunque la Ordenanza recoge de manera expresa la prohibición de circular en bicicleta por las aceras (excepto a menores de 12 años que vayan acompañados), se introducen varias novedades para facilitar su uso. Por ejemplo, las bicicletas tendrán permitido girar a la derecha aunque el semáforo esté en rojo siempre que exista señalización y podrán circular en sentido contrario por calles residenciales donde el límite de velocidad no supere los 20 kilómetros por hora. Por el contrario, la nueva normativa prohíbe el uso de ciclos de más de cuatro ocupantes, incluidas las bici-birras, un vehículo multitándem de uso turístico para hasta 18 ocupantes con un grifo de cerveza incorporado que en los últimos años varias empresas de ocio habían introducido en la ciudad.

Restricciones al patinete eléctrico

Es, posiblemente, una de las medidas más polémicas y peor recibidas por parte de los usuarios. La ordenanza regula por primera vez el uso de los populares patinetes eléctricos, que tendrán prohibido circular por la acera, la calzada o los ciclocarriles (el carril de la derecha en el que circulan ciclistas con otros vehículos), aunque con excepciones en función de la calle o del tipo de patinete. Los de tipo A (los más pequeños, de hasta 20km/hora) podrán circular por ciclocalles, carriles bici protegidos, pistas bici, aceras bici, sendas bici y calles residenciales cuyo límite de velocidad no sobrepase los 20 kilómetro por hora. Los de tipo B (algo más grades y con capacidad para alcanzar los 30 km/hora) podrán circular, además de por todas las vías anteriores, por las calles limitadas a 30 kilómetros por hora. Los usuarios deberán ser mayores de 15 años y llevar casco.

No más motos en las aceras

Otra novedad con respecto a la normativa anterior es que las motos, salvo escasas excepciones, ya no podrán aparcar en la acera. Sólo estará permitido en aquellos lugares donde no exista una banda de estacionamiento general o un lugar reservado para ellas, y siempre y cuando dejen una franja de paso de al menos tres metros.

Adiós a los coches más contaminantes

La Ordenanza también marca fechas para sacar de la ciudad a los coches más viejos y contaminantes, aquellos que ni siquiera cuentan con distintivo ambiental de la Dirección General de Tráfico. A estos vehículos, que desde el 23 de noviembre no podrán ni entrar ni aparcar en el distrito centro, se les permite seguir circulando por el resto de Madrid, pero sólo hasta el 1 de enero de 2025. Tampoco podrán aparcar en ninguna de las zonas SER desde 2020 (excepto residentes).