Público
Público

Las Cloacas de Interior. Pieza Kitchen Así maniobró Villarejo 'in extremis' para que el Gobierno de Rajoy nombrara a Olivera responsable máximo de la Policía

El comisario encarcelado emprendió una frenética carrera entre el nombramiento del segundo Gobierno de Rajoy en noviembre de 2016 y la celebración del XVIII Congreso Nacional del PP, en febrero de 2017, para intentar por todos los medios -y utilizando a su ejército mediático para ello-, que Cospedal influyera en Zoido y este nombrara Director Adjunto Operativo de la Policía a José Luis Olivera. Era la mejor carta de Villarejo para seguir maniobrando a su antojo en el cuerpo.

El comisario José Luis Olivera (der.) y Francisco Martínez, secretario de Estado de Interior con el ministro Fernández Díaz, en el acto de nombramiento del primero al frente del CITCO.
El comisario José Luis Olivera (der.) y Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad con el ministro Fernández Díaz, en el acto de nombramiento del primero al frente del CITCO.

pilar l. González de lara / p. López

Junio de 2016. El comisario José Luis Olivera Serrano, jefe del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) desde 2012 y anteriormente de la UDEF (2006-2012) y la UDEV (2003-2006), lidera las quinielas para ser el nuevo todopoderoso Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional tras la jubilación de Eugenio Pino. Pero su amistad con José Manuel Villarejo y la alarma social generada tras la exclusiva de este diario sobre las grabaciones de las conversaciones entre el entonces ministro del Interior Jorge Fernández Díaz y el responsable de la Oficina Antifraude de Catalunya Daniel de Alfonso dan al traste con su nombramiento. Dichas grabaciones certificaban la existencia de la mafia policial que Público venía denunciando desde hacía ya año y medio. En lugar de Olivera, el Gobierno de Rajoy optó por una designación provisional, Antonio Rodríguez, a la sazón subdirector de Recursos Humanos de la Policía.

En los siguientes meses Villarejo porfió con Fernández Díaz y su secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez (alias Choco Paco), para que nombrasen a Olivera. Su insistencia fue en vano y devino en un chasco para Villarejo, que lo había dado por hecho. El comisario ahora encarcelado necesitaba a su amigo al frente de la DAO básicamente por tres razones.

Por un lado, le serviría de escudo para tratar de sortear el peligroso panorama judicial que tenía encima. Unas semanas antes, en mayo de 2016, Villarejo había estado a punto de ser detenido por los investigadores de la Comisión Judicial del Caso Nicolás y se salvó en el ultimo minuto. También estaba imputado en el Caso Elisa Pinto y en diciembre de 2016 los inspectores de la Agencia Tributaria desembarcaron en Framen Consultores y Asesores SL, destapando la oscura participación de Villarejo en la operativa de la compañía que condujo a su detención, esta vez sí, en noviembre de 2017.

En segundo lugar, porque la generación y ejecución de sus "encargos" descansaba en su capacidad de acceso a información policial restringida (que luego revendía a sus clientes) y en sus maniobras para instar, orientar, desviar o frustrar cualquiera investigación policial/judicial.

El tercer motivo tenía que ver con la necesidad de un contundente gesto de fuerza so pena de quedarse fuera de juego y ser pasto de delatores. Y el nombramiento como máximo responsable policial de una persona cuya proximidad con él era de sobra conocida era definitivo: ante su socio Adrián De la Joya, ante clientes, ante su ejército mediático, ante los otrora serviles que ahora le ninguneaban y ante quienes le investigaban. Habría sido un gesto más decisivo que el cese del jefe de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas y su sustitución por otro más comprensivo, Francisco Migueláñez.

En noviembre de 2016 surge una nueva oportunidad para Villarejo con la entrada de María Dolores de Cospedal en el Gobierno. El comisario está convencido de que la entonces nueva ministra de Defensa tiene la cartera de Interior bajo su influencia a través del nuevo ministro del que Villarejo cree que ha sido valedora, Juan Ignacio Zoido (alias Zampa). El 30 de enero de 2017 Zoido comunicará el nombre del nuevo DAO y, aunque Olivera vuelve a liderar las quinielas, Villarejo se lleva un nuevo chasco: el cargo lo ocupará Florentino Villabona, de nuevo de manera provisional, ya que en diez meses debe jubilarse.

Villarejo escoge armas: audios y su ejército mediático

Tras la remodelación del Gobierno en noviembre de 2016, el comisario encarcelado veía lo de Olivera como cosa hecha. Era la carta que le faltaba para completar su póker de ases con Rafael Catalá en Justicia, José Manuel Maza de Fiscal General del Estado y Manuel Moix a punto de ser nombrado Fiscal Jefe Anticorrupción con el compromiso de que, como primera medida, apartaría al principal "perseguidor" de Villarejo, el tenaz e incombustible fiscal José Grinda. El momento es por tanto clave. 

Pero los días y semanas pasaban y nada ocurría. Y Villarejo se impacienta. Y se enfada. Tras el año nuevo pasa a la acción y elige armas; las dos que usa mejor que nadie para enviar mensajes, avisos y amenazas en todas direcciones: su domesticado ejército mediático y sus ya celebérrimos audios, del pasado y de nueva producción. Audios pensados para avisar de funestas consecuencias si no le dejan en paz y Olivera no es nombrado DAO por la vía rápida. Las producciones acústicas tendrán tres destinatarios: posibles micros instalados a su alrededor por orden judicial, las personas que tienen en su mano el nombramiento y, alternativamente, la opinión pública mediante su difusión.

En la práctica mayoría de esos audios, Villarejo guioniza todo o parte del contenido; es decir, graba a sabiendas de que esas grabaciones serán escuchadas por terceros o pensando en un uso futuro. Se trata de conversaciones aparentemente reales y a "calzón quitado" en las que uno o todos los interlocutores tienen fijados de antemano mensajes a deslizar para ser escuchados por un tercero no presente y con objetivos variados: servir de coartada o de "prueba" de alguna situación o transmitir un aviso o amenaza, sobre todo ante la sospecha de que o bien uno de los interlocutores también esté grabando o de que se pueda ser objeto de escuchas judiciales. Y esto último era precisamente lo que ocurría desde últimos de 2016: el comisario pensaba que tenía las comunicaciones intervenidas. Así lo comenta en varios audios de febrero de 2017 incorporadas al sumario Kitchen .

Villarejo en febrero de 2017 (después de el nombramiento de Villabona como DAO) al comisario Enrique García Castaño: "A ver, te cuento, esto... Tengo un amiguete en el CNI, muy tronco, que ya me ha dicho que nos han abierto un caso ya formal, y que, y que el juez ha autorizado intervención telefónica para hacer lo de la Seguridad del Estado, ¿estamos? Si es que ya estamos... o sea, hasta ahora no había tal y cual, pero ahora quieren montar... y están pensando a ver si encuentran algún juez o algo así tal, para registros y para tal y para eso. No, te digo, para que...".

Muchos audios del comisario tienen como fin último su publicación en los medios que conforman su complaciente y domesticado ejército mediático. La veracidad es lo de menos. Villarejo es muy consciente de que un formato "audio" da un plus de "credibilidad" y, condimentado con los nombres e historias gancho adecuados, se los quitan de las manos.

Cuando la necesidad aprieta

Para lograr el nombramiento de Olivera (y también que lo dejasen en paz) Villarejo no escatima esfuerzos y destapa el tarro de las esencias. Sin miramientos. 

Primero lo hace por las buenas. Tras el nombramiento de Zoido como ministro en noviembre, al que Villarejo considera un delfín de Cospedal, los medios y redactores afines producen artículos lisonjeros sobre Olivera perfilándole como un experto en blanqueo de capitales y yihadismo. En paralelo, defiende las ventajas y oportunidades del nombramiento para el Partido Popular y en particular para Cospedal, "pa' su guerra". La nueva ministra de Defensa —a quien Villarejo conoce desde 2006, según le cuenta a Ana Rosa Quintana— es la mujer de su gran y antiguo amigo Ignacio López del Hierro (alias El Polla), con el que el comisario ha hecho mil planes; sin embargo, y a pesar de esta duradera relación, Villarejo no las tiene todas consigo y considera que no están dando pasos necesarios respecto de la ansiada designación. Y él está seguro de que si Cospedal quiere, se puede.

Y luego por las malas. Tras el año nuevo, Villarejo vira de actitud y empieza a utilizar un tono amenazante: "Les voy a joder a todos". Pasa a la estrategia deVillarejo te lo da, Villarejo te lo quita .

-Villarejo a Olivera, De la Joya y Javier Iglesias en un almuerzo que mantienen el 25 de enero de 2017 (cinco días antes del nombramiento del nuevo DAO): "La Cospe es la que ha traído al Zampa del ZOIDO... Y me dijo, y me dijo bien, "que le había dicho la persona idónea y cual y le he hecho caso al Secretario de Estado, que es el nuevo Ministro, pero ni de coña tenía yo un compromiso que tal y cual" y cuando le he dicho "bueno, pero pon de DAO a OLIVERA, que es clave y tal y cual " y me dijo "sí sí sí..., pero joder ,es que tampoco quiero hacer de menos al Director y no sé qué y tal". Y, claro, le digo: "Tía..., si es muy importante para ti -le he dicho-... para ti es muy importante... pa tu guerra que tienes y para tal"... y digo "para ti para EL ASTURIANO y para todo el país... y digo porque esto es un puto pedregal, que aquí hay cangrejos debajo de cada piedra, entonces os vais a cagar...".

[...]

Y, dentro de la misma conversación:
-Villarejo: "Que os vamos a... les voy a quemar los huevos a todos, yo estoy jubilado pero no estoy muerto y tengo pasta... bueno... para joderles pero vamos, o sea, y como no son serios... porque si fueran serios yo me daría un tiro en la cabeza o sea, si fueran serios, me daría un buchaco, pero les voy a joder a todos, yo a partir, ya se lo he dicho, macho... "A partir del viernes que, si no te nombran DAO... si te nombran DAO me calmo un poco "y digo "venga"...

La presión la ejerce sobre quien cree que tiene en su mano el nombramiento de Olivera por la vía exprés: Cospedal y su marido. La ocasión la pintan calva para darles un "apretón": no solo está recién nombrada como ministra, sino que, además, el 10 de febrero tendrá lugar el XVIII Congreso Nacional del Partido Popular y hay voces internas que cuestionan la compatibilidad de la cartera de Defensa con su puesto de Secretaria General del partido. Qué mejor momento para que una mala publicidad en un diario nacional de gran tirada provoque el efecto deseado: que Cospe le vea las orejas al lobo y deje de ningunear a Villarejo.

Así las cosas, el 5 de enero  de 2017 el matrimonio cospedaliano se desayuna con la portada de El Mundo y la firma de Esteban Urreiztieta en una información en la que se implica al marido de Cospedal en una supuesta operativa mercantil con la familia Pujol. El artículo es el inicio de una serie que se prolonga unos días y a la que se incorporan otros medios y redactores afines a Villarejo. El último, El Español, el 27 de enero, con firma de Daniel Montero Bejarano, a la sazón socio fundador junto a Villarejo de la web Infosensible.

Secuencia de artículos sobre López del Hierro que menciona Villarejo en los audios incorporados a la 'Pieza Kitchen'.

No era difícil ver de quién provenía la filtración. El comisario no fue disimulado. La "exclusiva" de El Mundo no contenía novedad procesal alguna en el Caso Pujol, ni de fondo ni de forma. Se citaba como fuente un informe de la UDEF enviado meses antes al juez José De la Mata, y que éste había puesto en cuarentena por el origen desconocido del contenido del pendrive que el documento supuestamente analizaba. Se trataba del famoso pendrive por el que hace apenas unos meses pasó por el banquillo buena parte de la cúpula policial que hoy está bajo investigación en el Caso Tándem. 

Tras la demostración de poder, Villarejo espera la llamada de López del Hierro. Según Villarejo, esta se produce el 25 de enero. Después mantienen una reunión en el hotel Villamagna —de la que curiosamente Asuntos Internos no ha encontrado grabación—, a la que el comisario encarcelado se lleva a Urreiztieta "para una reconciliación", según cuenta a De la Joya y al propio Olivera en un almuerzo:

-Villarejo, a De la Joya y Javier Iglesias, con los que aguarda a que se incorpore Olivera para almorzar ese 25 de enero de 2017: "Me ha llamado El Polla para que haga una reconciliación con el Esteban, con el de El Mundo, porque le saca todos los días lo del tema del Pujol y tal...". [...]
-Y añade : "Esteban [Urreiztieta] tiene una tonelada de mensajes y de historias de whatsapp del tal, pa sacar y digo: "Coño, espérate un poquito y no saques nada y tal..., del Polla y de todos". En el hacker, en el hackeo ese, el juez le ha dicho que no lo admite, pero en la UDEF está todo..
-Termina triunfante con la conversación que ha tenido por la mañana con Olivera (a quien siguen esperando) acerca del efecto que han tenido las informaciones periodísticas: "Me ha llamado a mí a las 12, el éste, ¿sabes? A las 12 me ha llamado "Pepelu" [Jose Luis Olivera] y me ha dicho: "Me ha llamado el Secretario de Estado y que está de una mala hostia su amiga por lo de la Cospe... ¿Así que sabes tú algo?". Y digo [Villarejo a Olivera]: "Yo no, que me ha llamado a mí El Polla y tal que cual"; [a lo que, según Villarejo, Olivera le corrige]: "No, no, no. Que le ha llamado el Secretario de Estado". [Y Villarejo añade que Oli termina esperanzado diciendo]: "Me voy ahora mismo, a ver qué es lo que quiere el Secretario de Estado... Pero claro, quiere que yo dé instrucciones a la UDEF, y yo no puedo dar instrucciones a la UDEF mientras no tenga un cargo para ello...". 

A sus socios el comisario les vaticina que, como no nombren a Olivera, habrá más publicaciones. Ante López del Hierro dice que se "ha lamentado" de dichas publicaciones, y ante la grabadora las justifica como un "mosqueo" de Esteban Urreiztieta con López del Hierro porque, tras hacerle un favor, le sacaron del equipo de tertulianos de la televisión de Castilla-La Mancha, conocida entonces en algunos foros como "TeleCospedal". Tras la reunión con López del Hierro y  Urreiztieta en el Villamagna, Villarejo apuntó en su agenda: "Esteban: Estuvo muy receptivo con JLH. Prometió no sacarlo más". 

Amenazas salpicadas con ofertas

En paralelo a las publicaciones contra el matrimonio Cospedal, Villarejo aprovecha cada momento para anunciar demostraciones de poder y amenazas en grado creciente a medida que se acerca el día del nombramiento del DAO (30 de enero de 2017) y después de que este no se produjera. Siempre pensando en la posibilidad de micros judiciales a su alrededor. Los avisos y advertencias que se desgranan en el sumario de la pieza Kitchen giran en torno a la posesión de información comprometedora acerca de sucesos pasados que afectan bien al matrimonio Cospedal, bien al Partido Popular, bien a su presidente y o bien al rey emérito, señalándose siempre los peligros de su posible difusión en momento clave. Así, se refrescan las consecuencias de la grabación de Fernández Díaz con De Alfonso y de continuo se alardea del control y/o llegada que Villarejo tiene con periodistas "estrella". En este marco, el comisario menciona a El Mundo y a Esteban Urreiztieta, a Antonio García Ferreras "Antoñito" o a Jordi Évole.

Las 15 transcripciones de conversaciones contenidas en la pieza Kitchen —11 de ellas fechadas entre enero y febrero de 2017— están escogidas para Asuntos Internos por su temática: el Partido Popular, como supuesto beneficiario último de una supuesta localización y posterior sustracción de documentación en poder de Luis Bárcenas. Son reiterativas en cuanto a mensajes y condiciones: Villarejo les buscará la ruina si no le dejan en paz y/o nombran DAO a Olivera, y a través de ellas hace saber que tiene información acerca de temas que afectan al PP:

-Acerca de los Cospedal cita los supuestos asuntos de su marido con los Pujol, la falsa trama de corrupción en el PSOE de Castilla-La Mancha que acabó con la empresa Cuadrifolio y, de soslayo, la forma en la que Cristina Cifuentes accede a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

-En cuestiones institucionales —y con Olivera presente, quien también aporta ideas—, citan problemas del Partido Popular como el relacionado con el accidente del YAK 42, personajes nombrados en la lista Falciani, la cuenta Soleado, la historia de Bárbara Rey y el rey emérito, y varios hits como una supuesta grabación de Rato criticando a Rajoy, la lista de clientes de bancos andorranos y lo mucho que saben de la operación para sustraer papeles a Luis Bárcenas. También sugieren acusar a Soraya Sáenz de Santamaría de haber facilitado la entrada de equipos electrónicos y micrófonos en el Congreso de los Diputados para que la mano derecha del comisario pudiera hacer barridos. Villarejo propone a Olivera, al que le gusta mucho esta última idea, filtrarlo a un partido rival (Podemos) para que interpele y maximice la difusión.

-También juega la baza Corinna. En un mano a mano con De la Joya, y con Olivera y Javier Iglesias de testigos, recrean un diálogo en el que se busca que un eventual oyente (presencial o no presencial) perciba familiaridad, frecuencia de contactos y confianza con la examante del rey emérito:

-Villarejo: El otro día he estado con ella, este fin de semana...
-Adrián: Yo estos tres días he cenado con ella, comiendo y cenando... se le saltaban las lágrimas de lo que le han hecho.
-Villarejo: El
Troll y el emérito son los dos más hijos de puta y más chusma y más chusma... y más chusma.
-Javier:
[Susurra y no se puede entender lo que dice].
-Villarejo: Cincuenta, Adrián: Cincuenta y dos.
-Villarejo: Creo que nos dijo cincuenta [ininteligible].
-Adrián: Es una mujer maravillosa. 
-Villarejo: Es auténtica.

Con anterioridad a ese 30 de enero de 2017 en que se nombraba al nuevo DAO, en las conversaciones de Villarejo las amenazas se saltean con ofertas como poner la UDEF al servicio de los intereses de Cospedal para "lo suyo" o proporcionar información bancaria (cuentas en Andorra) de independentistas. Y, en general, de cuando en cuando, introduce frases autoabsolutorias a modo de anécdotas flashback del estilo de "recuerdo aquella vez que...", sobre su conocimiento o participación en oscuros negocios o montajes en los que, o bien dice solo ser testigo, o partícipe pero siguiendo órdenes, aunque las más de las veces se los atribuye a otros supuestos culpables.

Tras saber que el nuevo DAO no sería Olivera, el comisario está furioso pero la intensidad no decae: necesita apoyos en sus líos judiciales y no está todo perdido con respecto de Olivera porque la persona elegida debe jubilarse en unos meses. Así qie redobla esfuerzos y amenazas:

-Villarejo a López del Hierro el 4 de febrero de 2017 [amenaza con difundir asuntos de su mujer pero culpando a otros]: "Esto me... se ha puesto en contacto conmigo... un tipo del loco este del CNI ehh... para decirme que... debería yo de contar cosas de tu parienta de tal de cual de no sé qué... de no sé cuánto... y de esa manera evitaríamos problemas y que tiene que ser urgentemente antes del Congreso [que comenzaba seis días más tarde]. Pues entonces la campaña contra ti va a ser brutal, de no se qué de no sé cuantas tal tal, ellos están muy preocupados... te digo... porque ellos están muy preocupados porque yo en el 2014 di una información de Andorra de cuentas de toda esta gente que ellos la taparon como ya sabes, ¿no? Entonces...".

-19 de febrero de 2017. Villarejo vuelve pisando fuerte tras conocer a Paul Manafort en Nueva York. Reunido con Javier Iglesias,  advierte: "Yo a partir de la semana que viene, que no sea, si la semana que viene fíjate, doy toda una semana, se lo voy a reiterar al tonto pollas de El Polla mañana, si yo a partir de la semana que viene yo no, no me ha llamado ni el Ministro, ni el Secretario de Estado, ni han parado toda la historia [sus temas judiciales], sigue la historia del acoso del mierda éste tal y cual, empiezo a repartir leña y no te puedes ni imaginar la que tengo, ¡y toda documentada!".

Olivera, un puntal en la operativa de la Organización que no está imputado en 'Tándem'

El nombramiento de Olivera como DAO significaba obtener el control total de la Policía Nacional. Este era uno de los pilares de la oferta de valor de Villarejo a sus clientes en lo relativo a la generación y ejecución de servicios de gestión de crisis; crisis que no pocas veces eran provocadas previamente por la propia organización criminal con la ayuda de una combinación eficaz de varias herramientas: pata policial, pata mediática, pata jurídica, red de jefes de seguridad de grandes empresas, red de "acusaciones populares", políticos, etc. En el modus operandi de la organización, el control policial facilita la identificación, generación y ejecución de oportunidades de negocio gracias al acceso a información confidencial sobre la existencia y alcance de investigaciones policiales en cualquier fase, y otorga a la trama la capacidad para iniciar, priorizar, viciar, retrasar, reorientar o paralizar investigaciones policiales incluso bajo secreto, incluyendo investigaciones policiales "a la carta": en función de las necesidades de empresas o particulares con las que Villarejo y su red tenían negocios.

En fechas recientes, la Fiscalía Anticorrupción —y dentro de la pieza Kitchen— ha solicitado un informe patrimonial de José Luis Olivera Serrano con el objeto de buscar incrementos patrimoniales no justificados que puedan deberse a cobros por servicios privados prevaliéndose de su condición de policía. Olivera aún no ha sido imputado en la macrocausa Tándem a pesar de que en distintos audios demuestra conocer los servicios ofrecidos por Villarejo y otras actividades, e incluso, según Villarejo, participar de ellas.

Más noticias de Política y Sociedad