Público
Público

Mascarillas obligatorias Castilla-La Mancha propone eliminar la obligatoriedad de la mascarilla al aire libre y reabre el debate en torno a su uso

Emiliano García-Page abre la puerta a modificar los supuestos en los que hay que usar el elemento de protección, aunque quiere afrontar la cuestión "con coherencia nacional". Balears y Andalucía se han posicionado en contra y Madrid lo estudia.

Un hombre con mascarilla sentado ante un grafiti de la Biblioteca Pública del Parque de San Francisco en el centro de Oviedo.
Un hombre con mascarilla sentado ante un grafiti de la Biblioteca Pública del Parque de San Francisco en el centro de Oviedo. ELOY ALONSO / EFE

El avance de la campaña de vacunación sumado a la caída de los contagios de la cuarta ola hacen que se reabran debates como el del uso obligatorio de la mascarilla al aire libre. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha avanzado que su Gobierno planteará de forma inminente abordar la supresión de la necesidad de llevarlas en espacios abiertos, algo que pretende que cristalice antes de que acabe el mes de junio.

Durante su intervención en el acto institucional del Día de Castilla-La Mancha, García-Page ha dicho que en todo caso se trata de un extremo que quiere afrontar "con coherencia nacional" y previo planteamiento al Gobierno de la nación de la mano del resto de autonomías. Cabe recordar que la norma por la que se rige el uso de mascarillas está contemplada en el decreto de nueva normalidad aprobado en el verano de 2020 y aplica a todo el territorio nacional.

No es la primera vez que esta cuestión abre el debate. Sanidad y autonomías revisaron la ley el pasado mes de marzo, cuando matizaron que todas las personas, a partir de los seis años, deberán utilizar la mascarilla en la vía pública en cualquier circunstancia. No como hasta ese momento, cuando el decreto permitía que los ciudadanos no la llevaran puesta al aire libre siempre que se pudiera respetar la distancia interpersonal de 1,5 metros.

Sin embargo, la mayoría de las autonomías ya se habían adelantado a este endurecimiento de la obligatoriedad y legislaron en verano de 2020 para eliminar la excepción que permitía pasear sin ella al aire libre. La polémica entonces surgió con lo que debía prevalecer en situaciones concretas, como en la playa o en la piscina. 

La Comunidad de Madrid también valora esta supresión

La Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Sanidad, está estudiando la posibilidad de suprimir la obligatoriedad de la mascarilla en espacios abiertos.

Así lo ha desgranado la presidenta regional en funciones, Isabel Díaz Ayuso, en declaraciones a los medios, en Madrid Fusión, aunque ha avisado que es "una valoración y todavía queda mucho por saber".

"Ojalá que llegue pronto pero hay que hacerlo con sensatez. Hasta aquí, desde luego, ha sido la mejor herramienta contra el virus. Nos ha dado muy buenos resultados así que no hay prisa pero es normal que ya muchos ciudadanos se empiecen a inquietar", ha indicado, al tiempo que ha recordado que en Madrid está generalizada desde "hace muchísimo, desde antes de que fuera obligatoria".

A su parecer, es "normal que los ciudadanos estén cansados, sobre todo con el calor y viendo que las cifras cada vez son mejores". A pesar de estas palabras, ha indicado que no hay que tomar "decisiones a vuelapluma" y ha recalcado que es "pronto" para no usarla en el interior de establecimientos público.

¿Qué opinan el resto de comunidades?

Tras el pronunciamiento de Page, la presidenta de Balears, Francina Armengol, ha mostrado su rechazo a la propuesta. "En Balears no estamos todavía en la decisión de que haya que quitar la mascarilla", ha indicado la compañera de filas en el PSOE del presidente de Castilla-La Macha. En opinión de la balear, la flexibilización del uso de la mascarilla es una discusión que se deberá tener en el ámbito técnico y político, así como una decisión que se tendrá que tomar "de forma compartida y según la incidencia de cada comunidad".

Armengol ha asegurado que el Govern continúa planteando "una desescalada lenta y rigurosa". "En el momento que sea posible optaremos por empezar a quitando la mascarilla en el exterior", ha añadido, aunque ha advertido que "en este momento no estamos ahí". En este sentido, ha apuntado que es muy importante "la pedagogía": "Aprenderemos a llevar la mascarilla con nosotros y en según qué espacios ponerla y en según qué espacios no, creo que vamos a ir hacia ahí".

El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, también ha descartado este lunes una posible relajación del uso obligatorio de la mascarilla en espacios abiertos y ha incidido en que este elemento es "lo que más nos previene aparte de la vacuna" frente a la covid-19.

Más noticias