Público
Público

Máster Cristina Cifuentes Gabilondo, el único presidenciable tras el 'caso Cifuentes' y la crisis de Podemos

El portavoz del PSOE en la Comunidad de Madrid ha pasado los tres años de legislatura casi a la sombra, pero el liderazgo en la moción de censura para echar a Cifuentes de la presidencia regional y la candidatura en el aire de Iñigo Errejón para las primarias autonómicas juegan a su favor.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

El portavoz del PSOE en la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo / EUROPA PRESS

El portavoz del PSOE en la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, había pasado los tres años de legislatura en la Comunidad de Madrid en un plano muy discreto, y su nombre quedaba siempre en el medio, entre el PP de la regeneración que decía encabezar la presidenta, Cristina Cifuentes; y la gran esperanza blanca de  Podemos para llegar a gobernar una comunidad autónoma, que era la candidatura Iñigo Errejón.

Sin embargo, en apenas un mes el candidato gris, aunque valorado por su honestidad y prestigio intelectual, se ha convertido en prácticamente el único candidato presidenciable de cara a las elecciones de 2019, siempre y cuando caiga finalmente Cifuentes y Podemos no logre superar la crisis interna en la que se encuentra sumergido desde hace días y que ha terminado por estallar este miércoles

Gabilondo, de esta forma, se puede decir que tiene el camino despejado y no tiene rivales seguros, a día de hoy, en los otros dos grandes partidos. Además, su candidatura para encabezar de nuevo las listas está prácticamente cerrada -ya lo anunció Pedro Sánchez- y, aunque se convoquen primarias en el PSOE como ordena el reglamento interno, es más que probable que no encuentre rival.

Gabilondo tiene un gran escaparate para salir del oscurantismo en la Asamblea con la  moción de censura

De esta forma, Gabilondo ha encontrado un excelente escaparate para salir del oscurantismo que rodeaba su labor en la Asamblea con la presentación de la moción de censura, que le ha dado mayor credibilidad y, además, lo ha convertido en opinión de muchos ciudadanos en la solución para sacar de Madrid al PP y su largo historial de casos de corrupción.

Así se refleja en la intención de voto en un sondeo realizado por el propio PSOE, donde se coloca a este partido como la primera fuerza política en la Comunidad de Madrid. Pero, además, los cualitativos que maneja la dirección federal sobre Gabilondo son altamente favorable al exministro. Fuentes cercanas a Gabilondo indicaron, además, que tienen contrastado que Gabilondo suma apoyos cuando tiene foco mediático -lo que le ha faltado estos tres años- y que, a su modo, hace llegar bien el mensaje que quiere a la ciudadanía.

La crisis de Podemos en la Comunidad de Madrid

Mientras Gabilondo y el PSOE-M ganan terreno, Podemos parece perderlo. Madrid es uno de los puntos claves y la apuesta por la formación morada era que Errejón liderara un proyecto con el que confiaban que sería el ganador. Sin embargo, ahora el foco de atención mediático no está puesto sobre cómo la formación morada puede ser una alternativa al PP, sino en la crisis interna por la que está pasando Podemos en los últimos días que ha dejado en el aire la candidatura de Errejón a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Errejón quería preparar su llegada a la Comunidad "a fuego lento", pero la polémica del máster de Cifuentes y la inexistencia de un candidato alternativo de Podemos precipitó el proceso de selección para la presidencia. Fuentes de Podemos explicaron a Público que "el máster de Cifuentes se ha convertido en uno de los acontecimientos nacionales más importantes, y Podemos no puede dar respuesta óptima a esta situación porque es el único partido que aún no tiene un candidato", lo que les lleva a "repartir el protagonismo entre el triunvirato formado por Errejón, el secretario general Ramón Espinar y la portavoz Lorena Ruiz Huerta". 

Errejón condiciona su candidatura a las primarias a unas exigencias que, de momento, el partido rechaza porque "no son posibles"

Por esto, el Consejo Autonómico de Madrid propuso hacer el proceso de primarias "lo antes posible" y a dos partes, como anunció en primicia Público. Errejón rechazó presentarse en un proceso a dos, y la dirección de Espinar cedió: este domingo avanzamos el acuerdo del reglamento en el que se aprobó unas primarias únicas. Pero, el previsible candidato, puso más exigencias como la representación legal ante la Junta Electoral y la composición final de la lista con otros partidos con los que se pueda confluir, como IU o Equo. Estas exigencias condicionan a Errejón que ha amagado con no presentarse si no logra la autonomía suficiente para poder desarrollar un modelo de campaña 'ganadora' con un estilo y unas propuestas propias que conformen un "proyecto integral".

Sin embargo, estas condiciones ya han sido rechazadas por la dirección de Podemos. De hecho, hasta el momento no ha habido ninguna negociación entre la dirección madrileña ni estatal con Errejón. "No son posibles en un partido como Podemos", explican fuentes de la formación morada. Y entre toda la polémica que ya estaba servida, estalló la propuesta filtrada desde el móvil de Carolina Bescansa para pactar el liderazgo, no sólo de la Comunidad, sino de todo el partido, derrocando a Pablo Iglesias.

Así, tras esta última polémica, la unidad que se proclamaba en Vistalegre II parece sino es rota, por lo menos muy dañada y con una difícil salida. Y tiene al tiempo en contra: tan sólo quedan 48 horas para buscar una solución y que Podemos pueda presentarte con una candidatura unitaria a sus propias primarias y retomar las posiciones en la Comunidad de Madrid.

Más noticias en Política y Sociedad