Público
Público

Elecciones en Madrid Monasterio revienta el debate a cinco entre provocaciones e insultos y obliga a la Cadena Ser a cerrarlo antes de tiempo

Los candidatos del PSOE y Más Madrid rechazan seguir en un encuentro con la cabeza de lista de Vox. Iglesias abandonó el acto antes de su comienzo. Ayuso, reacia a participar en más debates, ya había anunciado su rechazo a participar.

Los candidatos antes del inicio del debate en la Cadena Ser.
Los candidatos antes del inicio del debate en la Cadena Ser. Jesús Hellín / EP

La izquierda se planta ante la ultraderecha. El debate organizado este viernes por la Cadena Ser ha sido cerrado antes de tiempo tras la negativa de los candidatos del PSOE, Ángel Gabilondo, y de Más Madrid, Mónica García, a seguir debatiendo con la cabeza de lista de Vox, Rocío Monasterio, que ha reventado el encuentro con provocaciones e insultos. 

El candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, fue el primero en negarse a participar en el acto después de que Monasterio pusiera en duda las amenazas de muerte recibidas por el que fuera vicepresidente del Gobierno y se negara a condenarlas de forma rotunda. Iglesias ha avanzado que como se siguiese "blanqueando a la extrema derecha" se iba a marchar. A lo que Monasterio le ha respondido que "si es tan valiente, levántese y lárguese". En ese momento, el candidato de Unidas Podemos ha abandonado la sala.

La moderadora del debate, Àngels Barceló, ha reiterado a Monasterio que no es el tono que querían aplicar a un "debate entre demócratas", a lo que le ha afeado que era partidista y que era una "ministra política", haciendo alusión a que la periodista había cogido la mano de Iglesias para tratar de convencerle de que se quedara en el debate. "Yo soy periodista y demócrata", le ha replicado Barceló.

El resto de candidatos, sentados, pedían a Iglesias que se quedara, y han censurado al unísono las formas de Monasterio, a quien García le ha afeado sus "aberrantes" palabras. A continuación, Monasterio ha pedido a la candidata de Más Madrid que se quitara "esa cara de amargada". Sin tiempo a responderle, Gabilondo le ha pedido "por favor, educación", al igual que el candidato de Ciudadanos, Edmundo Bal. Pero no ha sido el único encontronazo de los candidatos con Monasterio, quien los ha acusado de ser unos "irritaditos".

El debate, marcado por la ausencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que se ha negado a participar en más encuentros de este tipo, salvo el organizado el miércoles por Telemadrid, trascurría con un tono bronco y con constantes interrupciones y faltas de respeto de Monasterio al resto de candidatos. Tras una pausa por publicidad, Gabilondo ha anunciado su intención de retirarse del acto. "Tenemos que estar con los que han sido amenazados expresamente", ha señalado el candidato socialista, que ha considerado "un punto de inflexión" la postura de Monasterio. Del mismo modo, ha indicado que se había quedado por "respeto a la democracia" y para que el odio "no la pueda silenciar". 

Le ha seguido Mónica García, quien ha señalado estar "de acuerdo con el señor Gabilondo": "Lo que ha pasado aquí es de extrema gravedad. No quiero pasar un minuto más con la señora Monasterio", ha dicho. Acto seguido ha prometido que hará "todo lo posible" para que Vox no llegue a la Puerta del Sol "de ninguna de las maneras". Ambos han apelado a los ciudadanos para "que vayan a votar" y derroten así al "odio".

Por su parte, Bal, les pedía "por favor" que se quedaran para "no hacer el juego a Vox". Finalmente, la periodista Ángels Barceló ha cancelado el encuentro tras señalar que "los demócratas somos muchos más en todo el país. Son los que van a decidir lo que pase en las siguientes. Esto va de todo y va, sobre todo, de democracia".

Más noticias de Política y Sociedad