Público
Público

Moreno sufre su primera gran derrota y el Parlamento de Andalucía tumba sus presupuestos para 2022

Vox abandona al Gobierno que había sustentado hasta ahora y exige elecciones ya en Andalucía. El PSOE vota en contra de las cuentas tras perder la confianza en la seriedad de la negociación que había abierto con el Ejecutivo. Unidas Podemos cree que reflejan el fracaso de la política fiscal de PP y Ciudadanos.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, (i) el consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo (2d) y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, (d) hablan durante el Debate de Presupuesto de la Junta de Andalucía.
El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, (i) el consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo (2d) y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, (d) hablan durante el Debate de Presupuesto de la Junta de Andalucía, a 24 de noviembre de 2021 en el Parlamento de Andalucía en Sevilla (Andalucía, España). Joaquín Corchero / Europa Press

Esta vez no hubo sorpresas de última hora en el Parlamento de Andalucía. La ultraderecha, el socio parlamentario de Moreno, tumbó por primera vez en el Parlamento unos presupuestos de la Junta de Andalucía, que fueron devueltos al Gobierno. Vox quiere elecciones autonómicas cuanto antes para ocupar el lugar preferente de Ciudadanos en los acuerdos con el PP. "El tiempo con ustedes se ha terminado. No han cumplido con Andalucía. Han preferido legislar en contra de Andalucía, se han convertido en un burdo relevo de la izquierda", dijo el portavoz de Vox, Manuel Gavira.

PSOE y Unidas Podemos también votaron en contra de las cuentas. Los socialistas lo hicieron después de perder la confianza en la voluntad de pactarlas con ellos del Gobierno –tras la filtración de un audio del vicepresidente que sobrevoló a lo largo de todo el debate parlamentario– y Unidas Podemos porque considera que son de derechas y ponen de manifiesto el "fracaso" de la política fiscal del PP y Ciudadanos. 

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, que, ante la posición de sus socios de ultraderecha, se había resignado a prorrogar las cuentas y a aguantar todo lo posible la legislatura –o bien hasta el mes de noviembre de 2022 o si no, antes–, no ha sido capaz en este tiempo de aprovechar la oferta de pacto de Juan Espadas, quien tras vencer en las primarias a Susana Díaz, trató de aislar a Vox y reducir su influencia, y ha sufrido su primera gran derrota parlamentaria desde que llegó al Gobierno andaluz.

La legislatura queda en este momento a expensas de las decisiones de Moreno: o elecciones adelantadas, o traer de nuevo el presupuesto al Parlamento o gobernar un año, hasta noviembre de 2022, con las últimas cuentas pactadas con la ultraderecha, las de 2021, prorrogadas. Este último escenario dejaría, por decisión del presidente, sin nuevos presupuestos a Andalucía por un largo tiempo, hasta que un nuevo gobierno, ya en 2023, someta unas cuentas al Parlamento.

Tras la filtración –justo al día siguiente de una reunión del consejero de Hacienda, Juan Bravo, con una delegación socialista– de un audio grabado clandestinamente del vicepresidente Juan Marín, en el que este afirmaba en una reunión con diputados de Ciudadanos que la estrategia era presentar un presupuesto para que se lo tumbaran y que había que impedir que el PSOE fuera útil, los socialistas se retiraron de la negociación y anunciaron una enmienda a la totalidad.

El presidente de la Junta, que estuvo ausente buena parte del debate presupuestario, después de la publicación del audio, no llamó a Espadas para hacer un intento de arreglar ese entuerto o para explicar lo sucedido, según dijeron los socialistas, que creen que Moreno nunca tuvo intención de negociar en serio. "Él y solo él –Moreno– es el responsable de que no haya acuerdo. Él, que sigue callado. Es la soberbia de siempre: tienen cálculos electorales interesados", manifestó la portavoz del PSOE, Ángeles Férriz, en el debate parlamentario de esta tarde.

Férriz reveló en la tribuna parlamentaria que, tras la filtración del audio, el PSOE envió un mensaje a Bravo en el que se le indicaba que lo suyo sería que el presidente llamara a Espadas para tratar de arreglar lo que se pudiera arreglar. Bravo confirmó en la tribuna que recibió ese mensaje –"es verdad que mandan un mensaje que creen que es conveniente que el presidente llame a Espadas", dijo–. Público preguntó a Presidencia de la Junta si Moreno supo que el PSOE había enviado ese mensaje y a Hacienda si Bravo se lo había comunicado al presidente. Este periódico no obtuvo respuesta a estas preguntas.

Una gatera

Los socialistas, a pesar de su voto en contra, ofrecieron una gatera de última hora a Moreno. Eso sí, si este asume en su totalidad diez propuestas –que inciden sobre todo en mejorar las condiciones de la sanidad y la educación públicas– cuantificadas en 767 millones de euros "Tienen que asumir que tienen solo 26 diputados, les ha cegado la soberbia. Han estado centrados en ganar el relato, pero están en cálculos electorales. El PSOE no va a bloquear nada que sea bueno para Andalucia, traigan el presupuesto. […] Si Moreno vuelve a traer los presupuestos con nuestras diez propuestas, la voluntad es incuestionable del PSOE y nos encontrarán. Queremos ser útiles a los andaluces, porque aspiramos a volver a gobernar Andalucía".

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, se esforzó por defender el presupuesto, que, manifestó, se hizo con voluntad de que pudiera ser apoyado por todos, y, también, por defender que había negociado con los partidos "hasta la extenuación". "Cuando uno dice la verdad, puede ir a cualquier sitio. Yo no buscaba un relato. Yo no me dedico a eso. Yo me dedico a intentar sacar los presupuestos. Eso ha supuesto mucho esfuerzo. Eso es lo que yo he intentado en este tiempo", dijo Bravo. "No tener presupuestos es lo peor que le puede pasar a Andalucía. Presidente, vicepresidente. Hemos hecho lo que hemos podido y hasta aquí hemos llegado", manifestó el consejero, a modo de balance.

"Deje el teatro –le espetó Férriz–. Sabe que justo después [de la filtración], el PSOE le dijo cuál era la manera de resolverlo, lo tiene en su móvil. No nos haga enseñarlo, le dijimos que se arreglaba con una llamada del presidente a Juan Espadas, que no se produjo".

Bravo respondió: "Que se incluyan las diez, te doy todo y yo me abstengo. No vale que nos hemos sentado. Sabe que hemos negociado hasta la extenuación. ¿Qué gobierno se ha reunido con la oposición hasta cinco veces? Les hemos aceptado 45 propuestas de 67 para una abstención. […] Ustedes realmente no quieren aprobar los presupuestos. No utilicen una conversación privada. El único que ha tenido voluntad he sido yo. Esta es la auténtica realidad que conocen los andaluces".

Camisa de once varas

Unidas Podemos también se refirió al audio que ha reventado el debate presupuestario y la estrategia de Moreno. La portavoz, Inma Nieto, reclamó que fuera el presidente, a quien le han enviado una carta, el que asumiera la defensa del presupuesto en lugar del consejero. "Este es un debate anómalo, el audio contamina absolutamente este debate. Hablamos de unas cuentas no queridas por el gobierno. […] No le hago de menos cuando digo que el presidente debiera haber dado la cara. Con su silencio, con las dudas más que fundadas que ha habido sobre estas cuentas, lo suyo es que desterrase cualquier equívoco sobre lo que se ha oído". 

Después, Bravo, en su debate con Nieto, recuperó el argumento que viene moviendo el PP: el apoyo de Bildu a los presupuestos del Estado y justificó sus pactos previos con Vox, además de meterse en camisa de once varas con esta frase: "Y una cosa es que una propuesta de alguien la votes y otra cosa es que los busques. Nunca iría a buscar a Bildu, ustedes van a buscar a los que disparaban. Es totalmente diferente. No me compare a Bildu con otra formación. Pero ahí, no. Prefiero estar del lado de las víctimas que del lado de los verdugos. Ortega Lara, Abascal. Lo digo un poco para que no entremos". 

Estas afirmaciones causaron aplausos de la bancada de Vox y protestas en la de Unidas Podemos. Nieto pidió la palabra para pedir a Bravo que retirase sus palabras al considerarlas una "bajeza", pero la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, lo impidió. Después, en su último turno de intervención, el consejero Bravo pidió disculpas públicamente a Nieto por la manera en la que expresó su rechazo a Bildu.

Un presupuesto 'fake'

El portavoz de Vox, Manuel Gavira, también se refirió al audio de Marín. "No sabemos si es estúpido aprobar los presupuestos o no, que diría Marín. Sabemos que lo estúpido es no defender lo acordado. Asistimos a la gran farsa de los presupuestos de 2022, que no son los que necesita Andalucía para dejar definitivamente el atraso y más después de la pandemia. Y Vox lo lleva diciendo desde hace unos meses".

"La responsabilidad –prosiguió Gavira– es del gobierno. Es el gobierno el que tiene que crear las condiciones, cumplir con los acuerdos presupuestarios: todo lo firmado en esta legislatura. Hemos tenido generosidad. A su gobierno se le ha caído la careta. Tienen asumidas las políticas de la izquierda y que a la derecha política solo le queda cuadrar las cuentas. No vamos a formar parte de la farsa. Han devorado Ciudadanos y quieren que el entierro lo paguemos otros. Es urgente la convocatoria de elecciones, A Andalucía no se le miente. ¿Qué sentido tiene estar aquí debatiendo sobre unos presupuestos que no se iban a aprobar? Han elaborado un presupuesto fake para acusar a Vox. Y si es cierto lo que dice Marín, ¿A qué esperan para convocar?".

Más noticias