Público
Público

Operación Kitchen La estrategia de Casado se da de bruces contra 'Kitchen' y "el fantasma de Bárcenas"

El juez ha levantado este lunes el secreto de sumario después de que la Fiscalía Anticorrupción haya pedido la imputación de los exministros Jorge Fernández Díaz y María Dolores de Cospedal por presunto espionaje a Bárcenas.

El líder del PP, Pablo Casado (d) durante su intervención en el pleno del Congreso este miércoles. EFE/J.J. Guillén
El PSOE se mantiene en cabeza en intención de voto a 11 puntos de distancia del PP y sale reforzado, junto con Unidas Podemos, de la gestión de la crisis del coronavirus.

marta monforte

"El fantasma de Bárcenas siempre vuelve", de esa escueta manera resume para Público un diputado popular el sumario de la operación Kitchen, una presunta trama delictiva que tuvo lugar durante los años 2012 y 2013 en el seno del Gobierno de Mariano Rajoy. Dicha trama consistió en espiar al extesorero del PP para tratar de averiguar si escondía información que pudiera comprometer al entonces presidente del Ejecutivo o a algunos de ministros o estrechos colaboradores. El juez Manuel García-Castellón ha levantado este lunes el secreto de sumario después de que la Fiscalía Anticorrupción haya pedido la imputación de los exministros Jorge Fernández Díaz y María Dolores de Cospedal, así como la del marido de ésta, Ignacio López del Hierro.

Este martes el actual líder del PP, Pablo Casado, ha tratado de desvincularse del asunto alegando que son "investigaciones judiciales que vienen de tiempos pasados" cuando él solo era un "diputado por Ávila" que "no tenía responsabilidad en el partido". Además, el máximo representante popular ha insistido en que ninguna de las personas señaladas por la Fiscalía ostenta actualmente responsabilidades políticas en la formación que preside. "No tengo más que decir, estamos en un estado de derecho en el que la justicia es independiente", ha zanjado.

Sin embargo, este asunto está lejos de estar zanjado para el resto de formaciones políticas representadas en el hemiciclo. Para la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, se trata de un asunto de "extrema gravedad" en el que dirección del PP actual debe "rendir cuentas". Por su parte, el portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Gabriel Rufián, ha señalado que dichas revelaciones "dan para ilegalizar al PP". Es más, ERC, Junts, PNV, Bildu, Más País-Equo, Compromís, BNG y CUP ya han iniciado conversaciones para pedir en el Congreso una comisión de investigación sobre este asunto y confían en que el PSOE y Unidas Podemos también la apoyen.

Una voz de la dirección popular asegura a Público que "está claro" que "todavía les lastra la corrupción" porque "no hay más que seguir la sesión de hoy" en el Congreso "para darse cuenta". En este primer pleno de septiembre se ha debatido una Proposición de Ley del PP para modificar el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal y cambiar la forma de elegir al Fiscal General. "El chorreo ha sido tremendo, hasta Vox y Ciudadanos lo han sacado a relucir", lamenta.

En el PP temen que la marca "pueda verse dañada"

Aunque Casado ha negado que la marca PP pueda verse dañada por esta causa y lo ha comparado con el PSOE y la sentencia de los ERE, lo cierto es que en privado diversos cargos populares se muestran inquietos, especialmente por lo que se refiere al expresidente Mariano Rajoy, que ya fue desalojado prematuramente de La Moncloa mediante una moción de censura impulsada por Pedro Sánchez tras conocerse la sentencia del caso Gürtel.

Los mensajes del exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, imputado en el caso Kitchen por el espionaje a Bárcenas, han sido claves para la investigación. En ellos advirtió de que si él era citado a declarar, "probablemente" también lo sería MR", en referencia a Mariano Rajoy.

Martínez se dirigió directamente a Rajoy el 24 de marzo de 2019, tras ser excluido de las listas electorales, para reprocharle lo que veía como una injusticia y le solicitó que no le "dejasen tirado" apelando a la "lealtad y compromiso" demostrado, aunque no consta que tuviera contestación. "No creo que Rajoy supiese nada", afirma una voz con larga trayectoria en el PP. "El ministro y Paco —en referencia a Fernández Díaz y a Martínez— . Cospedal ni idea, pero si lo supo fue como secretaria general, no como ministra".

El apoyo de Cospedal, clave en la victoria de Casado

Cospedal anunció su dimisión del Comité Ejecutivo del PP a principios de noviembre de 2018y, días más tarde, renunció también a su escaño en el Congreso. El motivo fueron los audios revelaban que la exsecretaria general del PP y su marido encargaron al entonces comisario José Manuel Villarejo —hoy jubilado y en prisión— que espiara a Javier Arenas, uno de los principales rivales tenía la entonces secretaria general dentro del partido y también al hermano de Alfredo Pérez Rubalcaba, por considerarlo "el punto débil" a utilizar contra el entonces ministro del Interior socialista.

Apenas unos meses antes, Cospedal se disputaba con Casado el liderazgo del partido. Sin embargo, no logró pasar el corte de la primera ronda -en la que se impuso la exvicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría- al obtener un 26 por ciento de los apoyos. Sin embargo, su apoyo a Casado fue clave para que los compromisarios que se habían decantado por ella se unieran entorno a la figura del actual presidente del PP.

Como agradecimiento a su apoyo en las primarias, Casado situó a personas afines a la exsecretaria general en cargos de relevancia en el PP. Fue el caso de la actual portavoz del PP en la Eurocámara, Dolors Montserrat, que inicialmente ocupó esa posición en el Congreso e hizo tándem en el Senado con Ignacio Cosidó, exdirector general de la Policía entre los años 2012 y 2016, al que también se vinculó con la Operación Kitchen, pese que él siempre negó haber participado o tener conocimiento de la utilización de fondos reservados. En julio de 2019 Casado nombró a Javier Maroto como sustituto de Cosidó.

El líder del PP tampoco integró en ninguna lista electoral a Jorge Fernández Díaz, tal y como éste había solicitado para conservar su condición de aforado, de cara a las elecciones del 26 de mayo, aunque el líder del PP lo mantuvo en la Ejecutiva del partido, tal y como reveló Público, en como secretario de Interior y Libertades.

Más noticias de Política y Sociedad