Público
Público

El pacto anti-PP en Vitoria refuerza la hegemonía del PNV
en Euskadi

La capital alavesa, Bilbao y San Sebastián ya tienen alcaldes nacionalistas. El acuerdo global con el PSE sufre sus primeras fisuras un día después de ser suscrito

Cientos de partidarios y detractores de Maroto (PP) concentrados frente al Ayuntamiento se han lanzado gritos y reproches

IÑIGO ADURIZ

DONOSTIA.- Hace falta remontarse a los años 80 para encontrarse con un escenario similar al que deja la jornada de hoy en el País Vasco. El PNV, el partido que controla el Gobierno Vasco, ha visto reforzada su hegemonía y acumulará en esta legislatura su mayor poder institucional en tres décadas al hacerse con las tres capitales vascas. Además de en Bilbao y en San Sebastián, finalmente los nacionalistas también tendrán alcalde en Vitoria, donde un pacto con EH Bildu, Sumando-Hemen Gaude –marca en la que se integra Podemos– e Irabazi –coalición que engloba a IU y Equo– en contra del actual regidor, el conservador Javier Maroto, ha vuelto a dar la Alcaldía al PNV después de 16 años.

Es en la capital alavesa donde se centraba la atención informativa este mediodía en Euskadi, ya que fue ayer por la tarde cuando los nacionalistas anunciaron que presentarían a Gorka Urtaran como candidato alternativo a Maroto, que ya se veía como alcalde. El PNV adoptaba finalmente esta decisión tras semanas en las que desde EH Bildu han presionado a los nacionalistas para que accedieran a enfrentarse al ya exregidor del PP, a quien rodea la polémica por sus declaraciones de tinte racista respecto a las ayudas sociales que reciben los inmigrantes en Euskadi. Urtaran lograba la alcaldía por tan sólo un voto, y dado que al final la coalición Irabazi ha decidido apoyarle.

Es también en Vitoria donde ha quedado reflejada la debilidad del pacto global alcanzado apenas hace 24 horas entre el PNV y el PSE para garantizar la estabilidades en diputaciones y ayuntamientos vascos. El acuerdo establecía que, como en el caso de la capital alavesa, “cuando la lista más votada corresponda a otro partido o coalición electoral, los concejales de PNV y PSE apoyarán con su voto a favor al candidato de la lista más votada entre ambos partidos, cuando así lo requiera el mismo”. Pero los socialistas no han votado a favor de Urtaran, por lo que el voto de Irabazi ha resultado determinante para inclinar la balanza a favor del nacionalista.

EH Bildu mantiene Andoain

El PSE votaba en blanco en respuesta a otro incumplimiento de ese acuerdo general que se había producido minutos antes en la localidad guipuzcoana de Andoain por parte del PNV. Allí la candidata del PSE, Maider Laínez, necesitaba el apoyo de todos los concejales nacionalistas para conseguir la Alcaldía y evitar que gobernara EH Bildu. Pero finalmente, uno de los ediles del PNV ha votado en blanco, por lo que la candidata más votada ha sido la independentista Ane Karrere. Está por ver si estas primeras rupturas y traiciones entre socialistas y nacionalistas tienen algún tipo de consecuencia en la conformación de las Juntas Generales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, previstas para la próxima semana, y en las que el PNV también esperaba hacerse con el poder con el apoyo del PSE.

En Vitoria, donde el PP fue en las pasadas elecciones del 24 de mayo la lista más votada, se han producido leves disturbios entre los partidarios de Maroto y los contrarios de este, por lo que ha tenido que intervenir la Ertzaintza. Consciente del gesto polémico de su formación, Urtaran, el nuevo alcalde, aseguraba en su discurso de investidura que tendrá muy en cuenta a los cerca de 35.000 votantes del partido conservador, y ha abogado por “recuperar la convivencia, la cohesión social, la coexistencia pacífica y la defensa de la pluralidad”.

Gobierno de coalición en Bilbao

En Bilbao PNV y PSE han respetado a pies juntillas el acuerdo alcanzado ayer, por lo que los socialistas han apoyado al candidato de la lista más votada el 24-M, el nacionalista Juan Mari Aburto, que ha recibido la ‘makila’ o bastón de mando del consistorio vizcaíno de la mano de Ibon Areso, su antecesor en el cargo tras el fallecimiento de Iñaki Azkuna. Allí socialistas y nacionalistas ya han llegado incluso a un acuerdo para gobernar la ciudad más poblada de Euskadi a través de un Ejecutivo de coalición. El PSE tomará así el mando de las carteras de Medio Ambiente, Vivienda y Movilidad. Durante su intervención de hoy el nuevo alcalde de Bilbao ha asegurado que sus deseos pasan por construir una ciudad “segura, más transparente, más participativa, más sostenible, más cohesionada y más solidaria”.

Eneko Goia será, por su parte, el nuevo alcalde de San Sebastián, ciudad en la que el PNV no tenía regidor desde hacía 28 años. Allí nacionalistas y socialistas no han logrado aún un acuerdo de gobierno y por eso los ediles del PSE han votado en blanco, si bien Goia ha obtenido el bastón de mando al ser la fuerza con mayor número de concejales y no haber lista alternativa. Durante su discurso ha hecho especial hincapié en la necesidad de “respeto” entre los donostiarras, que el pasado 24 de mayo relegaron a la coalición EH Bildu del ya exalcade Juan Karlos Izaguirre, de la primera a la tercera posición de sus preferencias.

El PSE recupera Pasaia y Lasarte

En Gipuzkoa el PNV se ha hecho con las alcaldías de San Sebastián, Tolosa, Zarautz, Hondarribia y Arrasate-Mondragón, mientras que el PSE-EE volverá a regir Irún y Eibar, y ha recuperado dos importantes ayuntamientos en los que ya había gobernado anteriormente, Pasaia y Lasarte. A estos hay que sumar Zumarraga, en el que obtuvo mayoría absoluta, informa EFE. Por su parte, EH Bildu ha logrado retener Errenteria, la tercera ciudad de Gipuzkoa, y mantener su bastión de Hernani, las dos únicas ciudades de más de 15.000 habitantes que gobernará. El pacto ha asegurado que PNV y PSE se hicieran con las alcaldías en las que habían sido fuerzas más votadas y también ha supuesto cerrar el paso a EH Bildu en dos municipios en los que había ganado, Astigarraga y Soraluze, que tendrán alcaldes del PNV. Además, EH Bildu ha perdido la Alcaldía de Mutriku, donde fue primera fuerza pero el voto de un concejal ecologista ha entregado la Alcaldía al PNV.

En Bizkaia, Amaia del Campo, del PNV ha arrebatado a los socialistas uno de sus tradicionales feudos en Euskadi. Los nacionalistas han mantenido, además, Getxo, si bien han perdido Plentzia a favor de Eh Bildu. El socialista Mikel Torres sí ha resultado reelegido como alcalde de Portugalete.

Más noticias