Público
Público

PARTIDO POPULAR El PP intenta marcar distancias con Vox y reprocha su negacionismo con las vacunas

El alcalde de Madrid y portavoz nacional de los populares criticó que "desde determinados sectores se niegue la entidad de la vacunación", en clara referencia a la formación ultraderechista por sus últimas declaraciones al respecto

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-almeida (2i) junto al expresidente de la Comisión Europea y de Portugal, José Manuel Durao Barroso (c), durante la tercera jornada de la convención nacional del Partido Popular, este miércoles en Madrid.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-almeida (2i) junto al expresidente de la Comisión Europea y de Portugal, José Manuel Durao Barroso (c), durante la tercera jornada de la convención nacional del Partido Popular, este miércoles en Madrid. JJ.Guillén / EFE

La relación del Partido Popular con Vox sigue acaparando uno de los principales centros de atención en la Convención Nacional del partido. Desde los populares se empeñan en no mencionarlos de forma directa, pero cada día que pasa se dejan detalles velados en referencia a la formación de ultraderecha a pesar de su relación de alianza. En Madrid no ha sido una excepción. La fuerza liderada por Pablo Casado ha afeado a los de Santiago Abascal su postura negacionista con las vacunas en relación a sus últimas actitudes conocidas.

El reproche ha llegado de la mano de José Luis Martínez Almeida, alcalde de la capital y portavoz nacional del partido. Intervenía en el primer acto de la jornada, junto al expresidente de la Comisión Europea y de Portugal, José Manuel Durao Barroso. En un momento de su intervención, Almeida destacó el cargo actual del portugués, que es presidente de la Alianza Mundial por la Vacunación (GAVI).

Su tarea, dijo Almeida, es "particularmente importante, en un momento en el que desde determinados sectores se niega lo que es la entidad de la vacunación".  Y siguió defendiendo la eficacia de las vacunas: "Con el calendario de vacunación tal y como se ha realizado, nos encontramos en estos momentos en la situación de contención de la pandemia, no de victoria todavía". Almeida alabó el "compromiso con la sociedad" que demuestra Barroso presidiendo esta entidad. 

Aunque no mencionó expresamente a Vox, el contexto en el que se producen estas declaraciones es claro. Hace un par de semanas, el líder ultraderechista Abascal se negó, en el programa de radio de Federico Jiménez Losantos en Es Radio, a desvelar si se había vacunado o no contra la Covid-19. El comunicador se mostró entonces visiblemente molesto y le tachó de "irresponsable". "Uno no puede entrar aquí sin vacunarse porque me contagia y me quedo sin redacción", dijo el locutor. 

La bola creada por ese enfrentamiento directo fue creciendo y se trasladó a las redes sociales. Losantos, símbolo de la derecha y ultraderecha, denunció ataques en las redes sociales de centenares de antivacunas y negacionistas que pedían incluso a Es Radio despedirlo. El popular locutor no se amedrentó y siguió cargando, con su habitual estilo, contra los antivacunas: "psicópatas que se han puesto a la sombra de Vox", "escoria", "cucarachas a las que hay que exterminar", "imbéciles"...

Pero los ecos de esa lucha fratricida entre supuestos aliados llegaron también a otros medios. Así, en una entrevista realizada en TVE por Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso, se ahondaba en la posición del partido. "El hecho de que una persona no se vacune "no pone en riesgo la vida de los demás si están vacunados, suponiendo que la vacuna sea efectiva", afirmaba. 

Desde el partido de ultraderecha se han negado a revelar si sus principales dirigentes como Santiago Abascal se han vacunado

El dirigente de Vox evitó también revelar si había recibido la vacuna contra la Covid-19 esgrimiendo que su decisión la tomaba en "libertad". "Es la que deseo que tengan todos los españoles para decidir si se vacunan o no", añadió. "Lo que dijo Abascal me parece una respuesta elocuente. Si yo digo ahora que me he vacunado, entonces habrá gente que dice que estoy promocionando la vacuna, si digo que no me he vacunado habrá gente que diga que soy antivacunas", destacó. 

La postura "oficial" más clara del partido ultraderechista es oponerse a la vacunación obligatoria. Pero además, por el caladero de votos que tienen en el movimiento negacionista hacen que su estrategia principal sea no hacer campaña por la vacunación. Y negarse a revelar públicamente si se han vacunado o no. De hecho, tal y como publicó Infolibre, la gran mayoría de su dirección o no se ha vacunado o se niega a aclararlo.

La posición del PP ha sido distinta y sus principales líderes y dirigentes han informado de sus vacunaciones y animado a la población a seguir el calendario. Lo que no quita que el partido liderado por Casado haya hecho oposición con los planes del Gobierno de Pedro Sánchez y mostrara su desconfianza para cumplir los plazos.

El presidente nacional del PP llamó en abril "gafe" a Sánchez por la compra de vacunas. Aunque a continuación animó al presidente del Gobierno a vacunarse juntos. "Vacunarse es seguro. Y usted y yo deberíamos dar ejemplo de ello", afirmó en el Congreso. Poco después, el secretario general Teodoro García Egea calificaba de "espectáculo bochornoso" la gestión gubernamental en este asunto. Cuando los plazos se fueron cumpliendo, el PP dejó progresivamente de acusar al Gobierno para pasar a alabar el papel de las autonomías en el proceso. 

Enfado ultraderechista por señalarlos como "populistas"

La vacunación no ha sido el único enfrentamiento dialéctico de esta semana. Algunas declaraciones de cargos como Alberto Nuñez-Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, durante la Convención Nacional del PP, han escocido en Vox. El dirigente gallego alertaba el lunes, de nuevo sin mencionar expresamente al partido de Abascal, contra "los populismos de derechas y de izquierdas". Y señalaba que en el PP no son un partido "xenófobo, insolidario y reaccionario". "Eso se lo dejamos a otros partidos", añadió. También la portavoz popular en el Congreso, Cuca Gamarra, reiteró esta misma semana su rechazo a "populismos de izquierdas y derechas". 

Preguntado por estas referencias, Espinosa de los Monteros quiso menospreciar primero a los populares. "No quiero insistir en polémicas con ellos. Están en un intento de revivir un poco un partido que está en un momento delicado", dijo. Y a continuación, una amenaza, que siempre ponen encima de la mesa en sus enfrentamientos pero que nunca, de momento, se ha materializado. "Si no quiere que nos pongamos de acuerdo con populistas igual no quiere que apoyemos a Ayuso en la Comunidad de Madrid, al alcalde de Madrid o a la Junta de Andalucía", dijo. 

Más noticias