Público
Público

Pedro Sánchez dice que las decisiones en el PSOE“ya no se toman entre cuatro”

El secretario general del partido apela a la responsabilidad de los dirigentes socialistas “para que estén a la altura” de la situación.

Publicidad
Media: 2
Votos: 4

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Ballesteros

MADRID.- Tras la peor semana política que ha pasado Pedro Sánchez al frente del PSOE, con el cuestionamiento de su liderazgo y la reunión entre Zapatero y Pablo Iglesias, el líder socialista acudió este lunes al foro político de ABC y lanzó varios mensajes marcando su territorio.

No lo hizo en su intervención inicial, que fue dedicada íntegramente a la economía y donde presentó una agenda para una recuperación de la crisis justa, en la que desgranó 15 puntos, algunos ya conocidos, pero que a buen seguro constituirán la base del futuro programa electoral del PSOE en esta materia.

Sánchez habló de la situación del partido durante el coloquio posterior, al contestar a la batería de preguntas que le fueron formuladas sobre este asunto, y fue muy claro.

En primer lugar aseguró que el PSOE está fuerte y que sigue representando la esperanza de la clase media y trabajadora en este año electoral y, por ello, pidió a sus compañeros que sean conscientes de la situación. “Apelo a la responsabilidad de todos los dirigentes del PSOE para que estén a la altura”, afirmó. Y, al ser repreguntado sobre quiénes no habían estado o cree que no van a estar a la altura, suavizó la respuesta: “Espero que todos estén a la altura, y sé que lo estarán”.

El segundo mensaje que dio estuvo relacionado con la reunión Zapatero-Iglesias. El propio Sánchez la calificó de “una reunión privada” y, a continuación, añadió de forma contundente: “Pero es la Ejecutiva Federal del PSOE la que marca la línea política y también las alianzas del partido”.

Y un tercer mensaje fue aún más duro. Ante las insinuaciones de que le quieren mover la silla, Sánchez indicó que muchos (incluso culpó a los medios de comunicación) no se han dado cuenta de la legitimidad de su actual puesto como secretario general del PSOE, al haber sido elegido directamente por la militancia del partido.
En su opinión, esto cambia mucho la situación, “porque ya las decisiones en el PSOE se toman de manera colegiada, no entre cuatro, sino entre miles”, indicó.

Asimismo, desmintió que tuviera malas relaciones con Susana Díaz y dijo sentirse orgulloso de que su partido tuviera más líderes y, además, respaldó plenamente la decisión de la presidenta andaluza de adelantar las elecciones al 22 de marzo. Sánchez se ofreció a apoyar en todo lo que pueda, para que la candidata andaluza logre ganar con claridad.

Por otra parte, restó importancia a que Podemos o el PP parezca que quieran ningunear al PSOE en la contienda electoral, “lo están intentando, y lo van a intentar, pero no lo van a conseguir”, afirmó; y vaticinó que el PSOE tiene mucho peso en la sociedad española para que ocurra eso, desmarcándose de cualquier comparación con el PASOK griego.

Sánchez situó al PSOE como un partido de centro izquierda que irá a las elecciones con un programa de cambio seguro, mientras que descalificó a sus dos adversarios, “Podemos dice lo que no piensa, y el PP hace lo que no dice. La gente se está dando cuenta”.
El líder del PSOE, eso sí, estuvo muy pobremente acompañado por los suyos en este foro. De los secretarios generales sólo estuvo Javier Lambán (Aragón) y apenas unos cuantos miembros más de la Ejecutiva Federal y algún diputado.

Más noticias en Política y Sociedad