Público
Público

La Policía busca DAO: el PSOE tumba la estructura de cúpula creada por Zoido

Este sábado se publica en el BOE la nueva estructura organizativa que el Gobierno de Pedro Sánchez va a ejecutar en los Cuerpos de Seguridad del Estado. La novedad más importante es que volverá a existir un Director Adjunto Operativo (DAO), que dirigirá la tarea del resto de unidades policiales. El PP instauró una jerarquía formada por cuatro comisarios, después de que el Congreso de los Diputados reconociera que se había utilizado a la dirección de la Policía para actuar fuera de la ley. 

Publicidad
Media: 3.91
Votos: 11

Fernando Grande-Marlaska, durante la ceremonia de traspaso de cartera en el Ministerio del Interior en Madrid. (RODRIGO JIMÉNEZ | EFE)

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha decidido que "en el ámbito de las Direcciones Generales de la Policía y de la Guardia Civil se ha considerado conveniente, en beneficio de una mejor coordinación de las distintas unidades operativas, recuperar, en cada uno de estos órganos directivos, la figura de la Dirección Adjunta Operativa (DAO)", según el borrador de estructura que se publicará este sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), al que ha tenido acceso Público.

La figura del DAO o número dos de la Policía, por debajo del director general (que es un cargo político), fue eliminada por el ex ministro Juan Ignacio Zoido después de que el Congreso de los Diputados dictaminara en la comisión de investigación sobre la utilización partidista de la Policía en la época de su compañero Jorge Fernández Díaz que el comisario de confianza del Partido Popular, Eugenio Pino, había creado una brigada política para atacar a los adversarios independentistas, a Podemos e incluso a la Casa Real - como ahora se investiga en la causa Tándem, por la que está en prisión el comisario José Villarejo-.

Los hombres de Cospedal

Pero ese movimiento fue utilizado por el ex ministro y actual miembro de la cúpula del PP de Pablo Casado - al igual que el ex ministro Jorge Fernández Díaz- para colocar a cuatro comisarios de la cuerda de la ex ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que ya dan por perdidos sus puestos. Porque si algo ha hecho el PSOE, desde el nombramiento de Francisco Pardo Piqueras como director general de la Policía, es intentar deshacer el entuerto de "comisarios colocados" que le había dejado Juan Ignacio Zoido. 

José Luis Olivera es felicitado por el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al ser nombrado director del CITCO, en enero de 2015. EFE/J.C.Hidalgo

Una prueba clara de esto es la destitución del comisario José Luis Olivera del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), a quien aún no se le ha dado destino. Será el lunes cuando ocurra y, las fuentes policiales consultadas por Público auguran que acabará en el Consejo Asesor de la Policía, "conocido como la M-30 porque los comisarios principales cobran pero no trabajan y esperan a que se les encuentre un destino que no suele llegar hasta que el partido político al que están adscritos vuelve al poder", explican.

Uno de los que ve cerca el cese es Juan Carlos Ortiz Argüelles, cuyo ascenso meteórico en la Policía viene de la mano de sus contactos con el Partido Popular madrileño, bajo cuyo paraguas Cospedal fue consejera de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid cuando él era jefe de la Unidad de Coordinación Cooperativa y Territorial de Madrid.

Aunque la guinda del pastel que le ha dejado al nuevo Gobierno el tándem Zoido-Cospedal fue el nombramiento, a dedo, de Germán Rodríguez Castiñeira como nuevo Comisario General de Información, tras el cese de Enrique Barón, uno de los pocos altos mandos no afectos a Cospedal que quedaban en la cúpula de Interior y que por ahora ha perdido también su puesto en la embajada de Argentina.

El concurso para DAO se hará en septiembre

La Dirección Adjunta Operativa, según la nueva directriz de Interior, estará  "encargada de la colaboración con el Director General en la dirección de las funciones de mantenimiento del orden y la seguridad ciudadana, y la dirección, coordinación y supervisión de las unidades centrales, supraterritoriales y territoriales; el seguimiento y control de los resultados de los programas operativos, y en la definición de los recursos humanos y materiales aplicables a dichos programas; y la Oficina Central Nacional de INTERPOL, la Unidad Nacional de EUROPOL y la Oficina SIRENE".

A priori el método de selección será el de siempre: a dedo. Aunque los candidatos tienen que cumplir unos requisitos de formación universitaria y de coordinación de unidades, la última palabra la tiene la libre designación que haga, en este caso, el nuevo director general, Francisco Pardo.