Público
Público

La Policía Científica intenta desbaratar el plan de Nicolás para cerrar su caso

Según sus abogados, la grabación de una reunión entre policías y agentes del CNI demostraría que se querían “lavar” pruebas. Los investigadores estiman que no se habla de “lavar” sino de “dar” el móvil del joven para su volcado y análisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francisco Nicolás Gómez Iglesias.

La defensa de Francisco Nicolás Gómez Iglesias busca la nulidad del procedimiento abierto por el juzgado de instrucción número 2, cuyo titular es Arturo Zamarriego. Según la documentación aportada al sumario, la investigación se basa en un pinchazo telefónico no autorizado, como demostraría una grabación ilegal aportada al sumario. Sin embargo, la Comisaría General de Policía Científica está elaborando un informe que contradice en su mayoría lo que la defensa pretende demostrar.

La grabación estaría hecha, tal y como ha podido saber Público, el 20 de octubre, pocos días después de ser puesto en libertad el presunto estafador. En ella hablan el comisario de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, y el instructor policial del caso, Rubén López, con dos agentes del CNI relacionados también con la investigación de Nicolás. Según la defensa del joven, el comisario haría referencia a “lavar” pruebas y a las escuchas supuestamente ilegales. Supuestamente, según algunos medios, esta grabación ya habría tenido como consecuencia la destitución del jefe policial el pasado viernes 9.

Sin embargo, este diario ha podido confirmar por diferentes fuentes policiales que Marcelino Martín Blas sigue siendo el comisario de Asuntos Internos y el instructor policial prosigue también con su labor, pese a que también se le dio por cesado.

Es más, según la información que maneja este medio, la grabación fue entregada por los propios investigadores al juzgado para que se investigase, aunque los primeros en tenerla en su poder fueron el entorno del supuesto empresario estafado, Javier Martínez de la Hidalga y el propio Francisco Nicolás.

La Comisaría General de Policía Científica está realizando un estudio de esa grabación en el que demostraría que ha sido manipulada para que algunas de las voces se escucharan distorsionadas e impedir así identificar a los interlocutores. Según la transcripción que consta en el sumario, el comisario no estaría hablando con los agentes del CNI de “lavar” el teléfono móvil del detenido, sino de “dar” el teléfono móvil de Francisco Nicolás a sus compañeros de la Policía Científica para su volcado y análisis.

Es más, según los propios abogados de Nicolás, está grabación estaría realizada por uno de los asistentes a la reunión. De ser así, según fuentes policiales, “es lógico que el autor de la grabación haya distorsionado las voces para no ser detectado”.

Escuchas ilegales

Además, según explicaron a Público fuentes relacionadas con los cuerpos de seguridad protagonistas de la conversación, “el CNI ya tenía abierta una investigación en la que no sólo Francisco Nicolás estaría inmerso. Hay que tener en cuenta que las presuntas estafas están relacionadas con el gobierno de Guinea Ecuatorial, lo que podría dar lugar a un conflicto, y también con falsificar informes del CNI y hacerse pasar por agente en algunas ocasiones aunque él lo niegue”.

Según están fuentes, “el CNI, dirigido por un magistrado del Tribunal Supremo tiene capacidad de investigar, aunque después las detenciones o la instrucción judicial final sea llevada a cabo por una unidad del Cuerpo Nacional de Policía”.

Sin embargo aún permanece secreta la parte relacionada con esta parte de la investigación, así como lo que tiene que ver con determinados funcionarios la Administración y de los Cuerpos de Seguridad del Estado vinculados el ‘pequeño Nicolás’.

Más noticias en Política y Sociedad