Público
Público

Chat de militares retirados Los titubeos del PP a la hora de condenar el chat de exmilitares en el que se habla de fusilar a 26 millones de personas

Casi 48 horas ha tardado el el PP en decidir que las expresiones franquistas contenidas en un grupo de Whatsapp son "intolerables". En un principio, ni Casado ni Almeida censuraron el chat e incluso la vicesecretaria de Organización del partido llegó a decir que la formación podía estar "de acuerdo o en desacuerdo".

Ana Beltrán clausura el 17º Congreso Provincial del PP de Huesca
La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, en una imagen de archivo. –  (Fuente: Partido Popular).

agencias

Casi 48 horas ha tardado el el PP en condenar de forma expresa el chat de militares retirados en el que se hablaba de fusilar a 26 millones de personas y de dar un golpe de Estado. Si ayer Pablo Casado evitó condenar de forma expresa dichas afirmaciones, este viernes no ha tenido más remedio que rectificar, aunque fuera tarde y mal y más por la presión mediática que por propio convencimiento: "Este chat me parece absolutamente lamentable e intolerable. Por lo que he leído, está en manos de la Fiscalía, así que espero que haya un procedimiento y se depuren responsabilidades. Estoy convencido que este chat entra dentro de errores personales que habrá que depurar en todo caso", ha asegurado el presidente del PP. 

Unas declaraciones contundentes que en principio deberían poner fin a la tibieza y a la ambigüedad de las que ha hecho gala hasta ahora el PP respecto a este asunto.

Este mismo viernes, un par de horas antes de que hablara Casado, la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán, se mostraba muy esquiva sobre el chat en declaraciones a TVE: "Independientemente de lo que hayan dicho, que puedo estar de acuerdo o en desacuerdo, por supuesto, y sobre todo en alguna terminología, a mí lo que me parece importante es resaltar la labor que hace el Ejército español". 

Beltrán quisó desviar el foco de atención y optó por dar relevancia a las palabras de Alberto Garzón, quien este viernes reclamó que el rey Felipe VI se desmarque públicamente de este grupo de militares retirados. Según Beltrán,  aquellos que hacen esa exigencia son aquellos que quieren que la monarquía "desaparezca". Ante las peticiones de varios ministros para que también se desmarque el PP, Beltrán subrayó que hay que poner el foco en la labor que realiza el Ejército.

"Poca credibilidad nos ofrecen esos partidos que tienen como objetivo que el rey no esté. Que pidan eso entra dentro de la lógica de sus pretensiones pero, desde luego, el PP no va a caer en entrar en esa provocación. En absoluto", ha afirmado Beltrán en una entrevista en TVE.

En el mismo sentido se manifestó  el alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, incapaz también de condenar expresamente el chat y quien también prefirió poner el acento en que determinadas fuerzas políticas quieren usar los ataques al Gobierno para debilitar al rey Felipe VI que en el propio chat en sí.

A juicio de Martínez-Almeida, el chat de los exmilitares no afecta a Felipe VI ni le hace un flaco favor, sino que quienes quieren "acabar con la monarquía" están aprovechando que "el Pisuerga pasa por Valladolid" para debilitar su figura.

Aunque Almeida fue un poco más explícito que Beltrán y calificó el chat de "desafortunado y lamentable", también dijo que le preocupa menos la "influencia muy limitada de cargos militares ya jubilados" que la capacidad de influencia de ERC y Bildu, que, a su juicio, este jueves se incorporaron a la "dirección del Estado" al apoyar los presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez.

El alcalde no se pronunció acerca de si el chat de exmilitares es o no constitutivo de delito, pues considera que es necesario esperar a la decisión que adopte la Fiscalía.

Entre los partidos que han reclamado que el rey se desmarque de la misiva recibida figuran Más País, BNG o, en declaraciones hechas este viernes, el ministro de Consumo y coordinador de Izquierda Unida, Alberto Garzón.

Más noticias de Política y Sociedad