Público
Público
Únete a nosotros

Procés Artur Mas sale libre y sin fianza tras declarar ante el Supremo sobre el 'procés'

Negoció durante más de año y medio un referéndum pactado con Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, el 9-N,, mientras que ante el 1-O el Gobierno no quiso negociar. "El referéndum fue real; la declaración de independencia, simbólica", ha asegurado al juez Llarena. Niega que existiera un comité estratégico, sino que eran políticos hablando de política. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El expresidente de la Generalitat y expresidente del PDeCAT Artur Mas, a su llegada al Tribunal Supremo. EFE/Ballesteros

El expresident de la Generalitat Artur Mas ha quedado libre, sin ninguna medida cautelar, después de declarar durante tres horas como investigado ante el juez del Supremo Pablo Llarena en la causa abierta por los supuestos delitos de rebelión, sedición, malversación y desobediencia que se habrían cometido en el "procés" independentista.

Artur Mas ha reconocido en su comparecencia que negoció durante más de año y medio con el PP y el PSOE una consulta pactada para celebrar el 9-N de 2014 dentro de un comité "discreto". Aquella salida pactada para evitar un conflicto con el Estado cuando era presidente de la Generalitat no fructificó y fue filtrada a la prensa; sin embargo, ante el referéndum del 1 de octubre el Gobierno de Rajoy no quiso siquiera entrar a negociar.

Los interlocutores -que Mas no ha identificado- fueron emisarios de los máximos líderes de ambos partidos: Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, cuya decisión fue avalada después por Pedro Sánchez. Los negociadores fueron el sociólogo Pedro Arriola (PP), José Enrique Serrano (PSOE) y Joan Rigol, expresidente del Parlament, según reveló El Periódico de Catalunya la víspera del 9-N.

El expresidente catalán ha traído así a colación la sentencia del 9-N que el Supremo está a punto de promulgar y que él mismo ha recurrido para anular su condena a  dos años de inhabilitación por desobedecer al Tribunal Constitucional. Por otro lado, aprovecha también para reprochar que el Gobierno se cerró a todo acuerdo ante el 1-O.

El 1-O fue "real"

Artur Mas ha insistido al juez que el referéndum independentista del 1-O fue "real", mientras que la declaración de independencia fue "simbólica".

Mas ha explicado también que advirtió al expresident Carles Puigdemont de que debía convocar elecciones anticipadas y no dictar la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) que se realizó el 27 de octubre de 2017. Destacó también a su sucesor que el Gobierno tenía capacidad para anularla y que incurrirían en el delito de desobediencia.

El juez Llarena ha interrogado a Artur Mas (PDeCAT) y a la expresidenta de la Asociación de Municipios para la Independencia Neus Lloveras, ambos como investigados, ya que sus cargos figuran como integrantes de un comité estratégico del procés que aparece en el documento EnfoCats, clave en esta investigación.

Por su parte, Lloveras ha admitido ante el magistrado que recomendó a los ayuntamientos participar en el 1-O. Ni la Fiscalía ni la acusación popular, ejercida en representación de Vox ha pedido medida cautelar alguna contra ella.

"No he tenido que retractar de nada. Por lo tanto, defiendo la idea de la soberanía de Catalunya, del derecho a decidir del pueblo catalán", ha proclamado Mas a la salida de su declración. Pero también ha explicado al juez que este "proceso soberanista había nacido de la raíz del pueblo catalán".

El expresidente catalán ha negado que participara en un comité estratégico, tal y como lo define el documento EnfoCats, incautado a Salvador Jové, número dos del líder republicano Oriol Junqueras.

Reuniones políticas "informales"

"No había un comité estratégico, lo he dicho del derecho y del revés", ha asegurado a la salida de su declaración. Mas ha admitido que se les convocaba "a una serie de reuniones de carácter muchas veces informal con composición de personas variables en donde se hablaba de política. Pero es que si los políticos no podemos hablar de política, ¿de qué vamos a hablar?", se ha preguntado.

"Tenemos mandatos políticos y electorales que debemos intentar cumplir en la medida de nuestras capacidades y necesidades. Y eso -ha añadido- exige diálogo entre nosotros. Mal iríamos que los políticos no se vieran para poder precisamente definir estrategias e implementar los resultados de las", que es el mandato del pueblo catalán.

Libre y sin fianza

La acusación popular que ejerce Vox había solicitado para Mas  prisión, eludible bajo fianza de 60.000 euros. La misma medida cautelar que la acordada el lunes por el juez para Marta Rovira, secretaria general de ERC.

La Fiscalía y la Abogacía del Estado se han adherido a esta petición de libertad bajo fianza. Al término de la vistilla, el magistrado Llarena le ha preguntado a Mas si está dispuesto a comparecer en el Supremo siempre que se le llame, y su respuesta afirmativa ha sido suficiente para dejarlo en libertad sin ninguna medida cautelar.

De los 28 investigados, Llarena ha dejado en libertad sin medida cautelar alguna a Artur Mas, Neus Lloveras, la coordinadora general del PDCat, Marta Pascal;  Joan Josep Nuet, exsecretario tercero del Parlament, y la exportavoz parlamentaria Mireia Boya .

Mas ha respondido a todas las partes. En el interrogatorio han participado los fiscales Javier Zaragoza y Jaime Moreno.

Por otro lado, el magistrado ha dado tres días a las partes (defensas y acusaciones) para que se pronuncien sobre la petición del ministerio público de declarar la causa compleja. La Ley establece un límite de instrucción de 6 meses, prorrogables otros 6 si es un caso complejo. Esto es, la instrucción se podría prolongar hasta octubre, de tal manera que se cumplirían los planes del Supremo de iniciar la fase de vista oral dicho mes, tal y como avanzó Público.

Investigación ampliada

Llarena amplió recientemente la investigación por el proceso independentista a varios dirigentes políticos, entre ellos Mas, porque en el documento EnfoCats se definía un comité estratégico integrado por los presidentes y portavoces de los grupos parlamentarios independentistas del anterior Parlament de Catalunya, así como los presidentes y secretarios generales de los partidos políticos independentistas entre los que se encuentra Artur Mas.

Entre los citados esta semana se encuentran la dirigente de ERC Marta Rovira y la del PDeCAT Marta Pascal, quienes comparecieron ayer como investigadas ante Llarena, con resultado de libertad (y fianza de 60.000 euros para la primera, cuyo plazo de pago señalará posiblemente este martes el magistrado).

A ellas se suma la dirigente de la CUP Ana Gabriel, quien ha decidido quedarse en Suiza y no ir a Madrid, al considerar que no iba a tener un "juicio justo" en España, según una entrevista en la edición en papel del diario suizo Les Temps.

Artur Mas y Neus Loveras han recibido el apoyo de políticos y simpatizantes a las puertas del Tribunal Supremo, y han sido increpados por una decena de miembros de Falange con pancartas contra los independentistas.

Más noticias en Política y Sociedad