Público
Público

Los progresistas del CGPJ dejan tirado al candidato favorito del ministro de Justicia para el Supremo

El magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata ha sido excluido en la lista de 15 candidatos para tres plazas de la Sala de lo Penal del alto tribunal. Instruye en la Audiencia Nacional casos complejos como los Pujol.

El CGPJ comienza a estudiar su dictamen sobre Delgado
Imagen de archivo del Pleno del Consejo General del Poder Judicial

julia pérez

Sorpresa en el mundo judicial: La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no ha propuesto al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata para la Sala de lo Penal del Supremo en la lista de 15 candidatos para ocupar tres plazas vacantes que analizará el Pleno del órgano constitucional del día 24.

La sorpresa es doble porque De la Mata está considerado como un juez de profundos conocimientos jurídicos y bagaje académico, por lo que en el ámbito judicial se daba por sentado que sería uno de los próximos magistrados de la Sala Segunda del Supremo. El otro motivo es que ninguno de los siete vocales de la Permanente mencionó su nombre. Ni siquiera los tres progresistas.

Los vocales progresistas Pilar Sepúlveda, Álvaro Cuesta y Rafael Mozo no han propuesto este jueves el nombre de De la Mata -instructor de macrocausas en la Audiencia Nacional como los Pujol-en sus ternas de candidatos. Así lo ha comprobado Público en la documentación de la Permanente.

Las listas para cada una de las plazas han sido aprobadas por seis votos a favor y la abstención de Cuesta y Mozo quienes, finalmente, renunciaron a defender sus ponencias y votaron en blanco. Es más, amagaron con la "seria posibilidad" de que no haya consenso para el Pleno del 24 de julio y no se cubran las tres plazas vacantes del Supremo.

El resultado "supone además un desaire porque todos conocen la amistad del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo", con este juez instructor, destacan fuentes jurídicas. Una amistad que surgió en la época en la que el titular de esta cartera era Francisco Caamaño, Campo su secretario de Estado y De la Mata era Director General de Modernización.

Los favoritos

Hay tres plazas para cubrir en la Sala de lo Penal del Supremo por la jubilación de sus titulares. Parten como favoritos Jesús María Barrientos, que actualmente presidente del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, así como Javier Hernández, magistrado de la Sala de lo Civil y Penal del mismo tribunal. El primero es el candidato favorito de Carlos Lesmes, presidente interino del CGPJ, y el segundo es el favorito de varios vocales progresistas.

El acuerdo de la Permanente de este jueves no supone que se cierran las puertas a los candidatos no propuestos al Pleno, como es el caso de José de la Mata. De los 28 que se presentaron, la Permanente ha elegido a 15. Pero los vocales pueden 'rescatar' a candidatos descartados durante la sesión plenaria.

Enfrentamiento con el ministro Campo

En fuentes judiciales interpretan el desaire como una prueba más del enfrentamiento entre bambalinas que mantiene Lesmes con el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

El CGPJ está en funciones desde hace año y medio debido a que el PP mantiene bloqueada su renovación. Se precisa su voto ya que la elección de los 20 vocales requiere de mayoría reforzada del Congreso y del Senado.

En este tiempo de interinidad, Lesmes y la mayoría conservadora ha seguido adelante nombrando a los altos cargos de la cúpula judicial que debiera nombrar el próximo Consejo que voten las Cortes Generales.

Campo ha transmitido la no conveniencia de efectuar estos nombramientos, sin éxito. El ministro tiene sobre la mesa la posibilidad de pedir a los vocales progresistas que renuncien en bloque a sus puestos con el fin de provocar la renovación, pero aún no ha tomado la decisión de activarlo.

La útima 'jugada'

El enfrentamiento alcanzó este martes cotas nunca vistas, cuando el Consejo de Ministros concedió la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort al magistrado José Manuel Sieira, expresidente de la Sala Tercera del Supremo y recientemente jubilado.

Esta decisión tiene su intrahistoria: los magistrados de dicha sala pidieron la Gran Cruz para Sieira, en reconocimiento a su trayectoria de 48 años de servicio al Estado. Su petición fue aprobada por la Sala de Gobierno del Supremo, que la mandó al CGPJ para que la tramitara.

Sin embargo, en el documento del CGPJ remitido al Gobierno desapareció la expresión "Gran Cruz" para dejarlo sólo en "Cruz", una distinción de menor rango, según reveló Confilegal. También se omitió toda referencia a que era una petición de los compañeros del magistrado para dejarlo en que la medalla sea concedida "en la categoría que corresponda".

El ministro Campo se percató de esta 'jugada' y el Consejo de Ministros concedió finalmente la Gran Cruz a Sieira. Un magistrado que hace seis años sonó como candidato para presidir el CGPJ antes que fuera designado Lesmes. Sieira denunció incluso una "desviación de poder" cuando Lesmes lo apartó  de una sala clave: la que controla al Gobierno y que ha sido renovada con jueces afines al presidente interino.

Precisamente a dicha sala fue elevado Fernando Román, ex secretario de Estado de Justicia con el Gobierno del PP y la persona clave en la designación de Lesmes como presidente del CGPJ. 

Fernando Román fue elegido magistrado del Supremo por delante de una candidata con el triple de experiencia profesional ya que sólo había ejercido como juez poco más de 10 años porque el resto del tiempo estuvo en excedencia. A José de la Mata se le achaca el haber ejercido poco más de 12 años, tiempo en el que estuvo en la Audiencia de Madrid, donde dictó sentencias en la sala especializada de violencia sobre la mujer y la Audiencia Nacional, donde es el titular del Juzgado Central de Instrucción 5 e investiga los casos Pujol, Gürtel, financiación del PP, Falciani, Neymar... Pero ni siquiera ha pasado el primer filtro.

Más noticias de Política y Sociedad