Público
Público

El PSOE pide agravar las sanciones a los cargos públicos que planteen formas de discriminación

Pedro Sánchez llama a la unidad de todas las fuerzas políticas para hacer frente al secesionismo catalán

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de Nueva Canarias, Román Rodríguez, firmaron hoy en Las Palmas de Gran Canaria el acuerdo por el que la formación nacionalista apoyará los Presupuestos Generales del Estado 2018 a cambio de diversas ventajas para el archipiélago. EFE /Elvira Urquijo A.

MANUEL SÁNCHEZ

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, anunció este lunes que su partido presentará una enmienda a la Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación (actualmente tramitándose en el Congreso) que agrave las sanciones en las actuaciones discriminatorias que sean cometidas por cargos públicos con responsabilidad política o institucional.

Sánchez explicó que cuando un responsable político apuesta por “la dominación y la desigualdad” el PSOE no se va a estar quieto, enmarcando en esta nueva medida en el bloque ya propuesto para reforma el delito de rebelión y regular el acatamiento de la Constitución de los cargos públicos.

El líder socialista precisó que las sanciones serán administrativas, y que sólo serán penalizadas las actuaciones, “porque respetamos el derecho a la libertad de expresión”, dijo.

El dirigente socialista presentó esta nueva medida tras calificar en media docena de ocasiones como “racista” al nuevo president de la Generalitat, afirmando que “la elección del señor Torra ha destapado las vergüenzas racistas del secesionismo”.

Pedro Sánchez llama media docena de veces “racista” a Torra, aunque indica que sigue abierto al diálogo

Sánchez, además, aprovechó la comparecencia de prensa en su primer aniversario al frente del PSOE tras las primarias de 2017, para hace un llamamiento a Unidos Podemos y a Ciudadanos de que se incorporen a la unidad frente al secesionismo, “y actúen de una vez como partidos de Estado”.

Para el líder del PSOE, es hora de que Ciudadanos se cure de esa enfermedad que llamó “aznarismo”, y que definió como el uso del conflicto territorial con fines electorales. En cuanto a Unidos Podemos, Sánchez pidió que se olviden de prejudicios y hasta le recordó que defiendan la España que defendió Santiago Carrillo.

En todo momento, el líder socialista clamó por la unidad de todos los partidos constitucionalistas, porque vaticinó que el conflicto secesionista con Catalunya va a ser largo, “y hay que estar muy pertrechados para hacerle frente”, indicó.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido tras la reunión de la Ejecutiva Federal, esta mañana en la sede socialista de Ferraz en Madrid EFE / Rodrigo Jimenez

De lo que no adelantó nada Sánchez es sobre si se va a aplicar un nuevo 155, qué contenido va a tener y cuándo se va a levantar el actual. El dirigente socialista culpó directamente a Torra de que todavía siga en vigor el 155, “porque para que haya un Gobierno tiene que haber tomado posesión todos sus consejeros, y eso no ha ocurrido”.

También huyó Sánchez de aclarar todas las dudas jurídicas que existen en torno a si pueden ejercer sus cargos o por qué no se publican sus nombramientos, derivando toda respuesta al Gobierno y a los jueces.

Sánchez, que llegó a decir que “la Generalitat tiene como presidente a un racista”, indicó que no por ello sigue abierto al diálogo con Torra y con todas las fuerzas políticas catalanas, aunque aconsejó al president de la Generalitat, “que primero hable con los partidos de Catalunya, a los que insultó y denigró en sus escritos”, afirmó.

El PSOE, además, aprobó una resolución con su Ejecutiva en pleno durísima contra Torra, bajo el título Declaración política a favor de la igualdad y la dignidad. Contra la xenofobia y el Supremacismo, en la que que invitan a todas las fuerzas democráticas a combatir estos comportamientos y apostar por la convivencia, la concordia y el respeto mútuo. El PSC también dio su visto bueno a dicho escrito.