Público
Público

Puigdemont intentó un encuentro con Juncker que Bruselas no contempló por razones de "agenda"

El presidente de la Generalitat  dice que es "muy escéptico" de poder negociar una consulta con el nuevo Gobierno que salga el 26-J

Fotografía facilitada por la Generalitat de su president Carles Puigdemont junto al Representante Permanente ante la Unión Europea, Amadeu Altafaj, antes del encuentro que mantuvo con trabajadores y responsables de la Delegación del Govern ante la UE. EFE/Jordi Bedmar

AGENCIAS

BRUSELAS.- La Comisión Europea han asegurado que el equipo del presidente de la Generalitat intentó cerrar un encuentro con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en el marco de su presencia este lunes en Bruselas, pero el encuentro fue descartado por Bruselas por cuestiones de "agenda".

"Desafortunadamente la agenda para este jueves del presidente Juncker no permite esa reunión", ha explicado en una rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo comunitario Mina Andreeva. Esa ha sido también la respuesta que ha recibido el equipo de Puigdemont, según la misma portavoz, cuando solicitó cerrar un encuentro con el jefe del Ejecutivo comunitario.

Bruselas ha confirmado con su respuesta que hubo "contacto a nivel de Gabinetes" y que fue también por ese canal como se descartó el encuentro.  El president no sólo intentó sin éxito reunirse con Juncker, sino que tampoco logró una respuesta positiva de parte del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, cuyo equipo descartó el encuentro igualmente por razones de agenda, según fuentes parlamentarias que cita la agencia Europa Press.

Sin embargo, el president de la Gneralitat ha asegurado que el objetivo de su visita a Bruselas "no era hablar ni yo pedí tampoco hablar con ningún representante de la Comisión Europea porque no era el objeto" para hablar de la situación en Catalunya. 

Puigdemont ha terminado este lunes un viaje oficial de tres días a la capital belga invitado por el Gobierno de Flandes (el primero al extranjero desde que fue investido presidente), en el que ha mantenido encuentros con el presidente de Flandes, Geert Bouregois, del Parlamento Federal de Bélgica, Siegried Bracke,  y el presidente del partido liberal europeo (ALDE), Hans van Baalen.

El president señala que antes de pedir una reunión a Bruselas habrá que ver "cómo queda la UE" con el Brexit" y cuál es el resultado de las elecciones de junio

En declaraciones a los periodistas ha asegurado que no ha buscado reunirse con algún representante del Ejecutivo comunitario para hablar de la situación en Catalunya.  "Cuando tenga interés en hablar se va a producir", ha explicado, recalcando que el diálogo con el Ejecutivo comunitario "seguro que va a ser también en interés de la parte europea" y ha podido "comprobar estos días y en las más de doce entrevistas" que ha mantenido con embajadores de otros países en España el "enorme interés exterior" en "saber qué está pasando en Catalunya".

Preguntado por si la reunión con el Ejecutivo comunitario será de aquí a finales de año o antes o después de las elecciones, Puigdemont ha explicado que hay que ir "paso a paso" dado que, primero, habrá que ver "cómo queda la Unión Europea después del caso Brexit" y "qué respuesta da y cómo demuestra su capacidad de adaptación a los cambios y al realismo político a partir del referéndum del Reino Unido", así como "cuál es el Gobierno español" y "cuáles son las opiniones que pueden tener algunos gobiernos dentro de la Unión Europea y fuera de la Unión Europea".

El presidente de la Generalitat ha admitido ser "muy escéptico" sobre la posibilidad de negociar una consulta soberanista con el Gobierno central que salga de las urnas. "Soy muy escéptico y de los encuentros que he realizado con todos los líderes políticos. No extraigo la conclusión que este sea un problema solo de una persona o de un partido político", ha reconocido.

Artur Mas asegura que Juncker no recibe a Puigdemont por la "presión muy dura" que ejerce el Estado

Por su parte, el expresident de la Generalitat y líder de CDC, Artur Mas, ha interpretado que el presidente de la Comisión Europea no ha querido recibir a Puigdemont por la "presión muy dura" que el Estado ejerce sobre mandatarios internacionales. En rueda de prensa tras el Comité Ejecutivo de CDC, el presidente del partido ha afirmado: "Utilizan todas las armas que tiene a su alcance para presionar a todo el mundo de mala manera para evitar que los catalanes soberanistas seamos escuchados".

Mas ha expuesto que el Estado ejerce esta presión porque se siente inseguro y es incapaz de ofrecer un proyecto alternativo a los catalanes que sea mejor que el proyecto soberanista, y ha ironizado con que el Gobierno central tiene acostumbrados a los catalanes a ser "el campeón de la buena democracia".

El expresidente catalán ha argumentado que la actitud de Juncker no significa que la UE no quiera escuchar y dialogar sobre las demandas soberanistas, sino que la presión del Estado les obliga a no poder significarse demasiado: "Intentan nadar y guardar la ropa", ha concluido sobre los mandatarios europeos. También ha explicado que, antes de la irrupción del proceso soberanista, era "relativamente fácil que te recibieran al máximo nivel", y ha recordado que él mismo, en su primer mandato como presidente de la Generalitat, fue recibido por el entonces presidente de la Comisión José Manuel Durao Barrosso (fue en 2011).

Hay gran interés en el extranjero por lo que pasa en Catalunya

En su encuentro con los medios, Puigdemont ha asegurado que existe un "gran interés" en el extranjero por la situación en Catalunya, y reiteró que está convencido de que cuando la Generalitat desee hablar de ese asunto con la Comisión Europea (CE) ésta responderá positivamente.

Ha añadido que ha comprobado en su visita a Bélgica y en las más de doce entrevistas que ha mantenido desde que fue investido presidente de la Generalitat con embajadores en España de distintos países, "que hay un enorme interés exterior en saber qué está pasando en Catalunya". En ese contexto, explicó que el programa de gobierno catalán tiene "una serie de objetivos en su desarrollo" que cree que todos los actores de ese proceso estarán interesados en hablar "cuando sea el momento".

"Veremos. Tenemos un mandato muy claro del parlamento catalán, yo tengo un compromiso muy claro y muy explícito en mi programa de gobierno", ha indicado el mandatario catalán, que añadió que la invitación a la UE a mantener un encuentro formal se pedirá conforme se vayan consolidando "cada uno de los pasos previstos".

Sobre el nuevo sistema de financiación autonómica, el presidente catalán precisó que "es un poco generoso decir que se trata de un nuevo sistema, cuando ya debería estar en funcionamiento hace dos años". "Vamos a ver cuál va a ser la actitud del Gobierno que salga de las elecciones, que previsiblemente no se va a constituir hasta septiembre", algo que supone, opinó, un retraso "sin poder gozar de un sistema de financiación como mínimo justo".

Más noticias de Política y Sociedad