Público
Público

Rajoy intenta que el pacto con Ciudadanos en Madrid se lleve por delante a Aguirre

Aumentan las voces en el PP que piden la cabeza de la presidenta del partido en la región para asegurarse el Gobierno de la Comunidad. Rivera insiste en que no apoyará a Cifuentes a pesar de las dimisiones de los consejeros Victoria y Figar.

Publicidad
Media: 3
Votos: 13

La presidenta del PP de Madrid y candidata al Ayuntamiento de la capital, Esperanza Aguirre, y el jefe del Ejecutivo y líder del PP, Mariano Rajoy. EFE

MADRID.- Mariano Rajoy estaría valorando en estos momentos cómo deshacerse de Esperanza Aguirre al frente del PP de Madrid sin agravar la crisis interna que asola a su partido desde el batacazo electoral. La presión de Ciudadanos sobre la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para apoyar su investidura como presidenta regional, podría facilitar al líder conservador la tarea de exigir la marcha de Aguirre, al poner a ésta en la tesitura de elegir "Te quedas o gobernamos en Madrid".

Si Aguirre estaba dispuesta a "inmolar" su puesto de alcaldesa de la capital y cederlo a Antonio Miguel Carmona (PSOE) para evitar que Manuela Carmena (Ahora Madrid) accediese al Palacio de Cibeles, "nada justificaría" que renunciase a posibilitar a su partido el Gobierno de la Comunidad si Ciudadanos accede a dar el "sí" a la Investidura de Cifuentes (no basta con la abstención) cobrándose una "pieza de caza mayor", como es la lideresa, razonan las fuentes del PP consultadas. 

Con todo, recuerdan los mismos conservadores, Aguirre se comprometió con Rajoy a dejar la presidencia del partido regional si era alcaldesa y, como ella misma dejó caer en una rueda de prensa tras el 24-M, esta promesa pierde su sentido con Aguirre en la oposición del Consistorio.

Aguirre se comprometió con Rajoy a dejar la presidencia del PP de Madrid si era alcaldesa, pero esta promesa pierde su sentido con ella en la oposición

Rechazado asimismo un congreso extraordinario del PP de Madrid antes de las generales (la propia calle Génova ha pedido a sus barones que los pospongan a 2016), en los últimos días se ha hablado y publicado la posibilidad de crear una gestora que lidere una transición pacífica del PP de Madrid tutelado por la cúpula nacional hasta después de los comicios de noviembre. Nadie en el partido, sin embargo, se atreve a confirmar nada, mucho menos, de forma oficial. "La reacción de Aguirre es imprevisible", razonan las fuentes consultadas.

La candidata del PP a la Comunidad, Cristina Cifuentes. EFE/Sergio Barrenechea

Por su parte, Cifuentes tiene las manos atadas para tomar decisiones, teniendo en cuenta que las piedras que Aguirre puso en el camino de su campaña electoral empezaron por imponerle la lista que la exdelegada del Gobierno encabezó el 24 de mayo. De hecho, preguntada en una entrevista en El Programa de Ana Rosa (Telecinco) sobre la posibilidad de exigir a Rajoy la salida de Aguirre del liderazgo del PP de Madrid como gesto contundente de renovación y regeneración , la presidenciable conservadora admitió que ella no podía hacer eso.

Albert Rivera ya ha advertido de que “puede que Ciudadanos no se conforme” con las dimisiones de Figar y Victoria

Algunas voces del PP sí aseguran, en cambio, que Cifuentes podría habérselo sugerido a Rajoy cuando saltaron las imputaciones de los consejeros madrileños Salvador Victoria y Lucía Figar. El presidente, en cualquier caso, ya habría pensado en Cifuentes como sucesora de Aguirre al frente de la formación madrileña.

La 'no conformidad' de Rivera

En Ciudadanos, la versión oficial sigue siendo la de que ellos no se meten en la organización interna de otros partidos, salvo en lo que se refiere directamente a casos de corrupción. Sin embargo, el propio Albert Rivera advirtió este jueves que “puede que C’s no se conforme” con las dimisiones de Figar y Victoria. Se refería, en principio, a la operación Púnica que acecha al PP de Madrid, pero teniendo en cuenta que muchos de los imputados en ella son hijos políticos de Aguirre, se da por hecho que al líder naranja también le agradaría la expulsión de la actual presidenta del partido.

El líder de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado. EFE

La misma lectura se deduce de las palabras de la agrupación regional de Ciudadanos, donde tanto el cabeza de lista, Ignacio Aguado, como el portavoz adjunto, Pedro Núñez Morgade, han reconocido que a Cifuentes “le ha venido la lista impuesta”. No obstante, también le han solicitado que se empodere dentro de sus filas y que haga “limpieza” en las mismas. Y no hay mayor empoderamiento que hacerse con las riendas de su formación una vez Aguirre las haya soltado.

Ese escenario supondría, además, la “regeneración” y “renovación” de la que siempre han hecho gala los Ciudadanos, que en La Rioja y otras localidades como Granada, Torremolinos o Nerja han instado a sus actuales regidores –que llevan más de 20 años en el poder- a “dar un paso atrás” y a “dejar paso” a caras nuevas.

"Si todos los suyos están manchados, ella debería haber asumido responsabilidades”, señala un alto cargo de Ciudadanos

“Es de sentido común que haya una renovación en el partido. La salida de Aguirre sería un gesto más hacia la regeneración del PP porque, aunque ella no esté imputada; si todos los suyos están manchados, ella debería haber asumido responsabilidades”, señala un alto cargo de Ciudadanos. “No queremos criminalizar a nadie, Aguirre ha hecho cosas mal y otras bien, pero sí sería positivo que después de tantos años en política, diera un paso atrás para que entre gente nueva”, opina otro. “Es cierto que agradeceríamos que Cristina cogiera mucha más fuerza en el partido para poder tomar decisiones sobre su lista”, reconoce un tercero.

No obstante, ninguno de ellos se atreve a ligar una salida de Aguirre con una “carta blanca” para Cifuentes de cara a las negociaciones sobre su investidura. Hasta el momento, la actual presidenta del partido, al no estar imputada, no se ha convertido un tema central de los debates internos de Ciudadanos, centrados en identificarse como azote contra la corrupción. Rivera, de hecho, ya se ha arrogado tal calificativo al ponerse las medallas de las dimisiones de Figar y Victoria: “Son los primeros frutos de nuestras condiciones”, presumió.

El alcalde de Alcorcón, David Pérez. EFE

Por ello, las fuentes consultadas por este diario insisten en que una cosa sería aplaudir la marcha de Aguirre y otra que ello supusiera un paso más en las negociaciones con Cifuentes. “Primero tiene que firmar el pacto anticorrupción [que incluye impulsar una reforma de la Ley de Partidos para que todos estén obligados a celebrar primarias, entre otras cuestiones] y echar a sus imputados y luego hablamos”, concluyen.

Tanto Aguirre como Cifuentes, en cualquier caso, se han mostrado partidarias de las primarias, con lo que éste no parece ser el escollo principal para la candidata a la Presidencia madrileña. Lo que sí temen en el PP nacional es que Cifuentes no pueda garantizar que no van a saltar nuevos escándalos de corrupción en su lista, pues, según publicó el diario 20 Minutos el martes 2 de junio, la Guardia Civil estaría investigando a seis altos cargos incluidos en la lista de la exdelegada del Gobierno: Juan Soler (Getafe), Antonio González Terol (Boadilla), Pedro Rollán (Torrejón de Ardoz), Ignacio García de Vinuesa (Alcobendas), David Pérez (Alcorcón) y Daniel Ortiz (Móstoles)

Más noticias en Política y Sociedad