Público
Público

Rajoy ruega al PSOE que le mantenga en el poder aunque no tenga apoyos

El candidato del PP recupera en Zaragoza el mensaje de la lista más votada mientras ve cómo los sondeos pronostican un retroceso de su partido y un pinchazo de Ciudadanos que le alejan de La Moncloa.

El líder del PP, Mariano Rajoy, se fotografía con unas simpatizantes tras su intervención en el mitin que ha ofrecido hoy en Zaragoza. EFE/JavierCebollada

ZARAGOZA .- Rajoy pide que le dejen gobernar aunque no sea capaz de articular una mayoría parlamentaria que le sustente. “Que respeten la decisión de la gente y permitan que el partido más votado sea el que gobierne”, clamó este miércoles en Zaragoza, en el mitin central de la confluencia de centro-derecha de su partido y el Par.

El presidente en funciones recupera el mensaje de la lista más votada mientras ve cómo los sondeos pronostican un retroceso de su partido y un pinchazo de Ciudadanos que le aleja de cualquier posibilidad de ser investido de nuevo, o relevado por otro dirigente de su partido. Y cómo, paralelamente, Unidos Podemos y el PSOE se acercan a una mayoría viable para formar gobierno.

“Nuestro criterio va a ser el mismo” que tras el 20-D, anunció, tras defender la gran coalición como “la propuesta más razonable” y “lo que se hace en Europa”. Y afearle al PSOE de Pedro Sánchez que “no quisieron, pero fueron incapaces de formar una alternativa. Por eso tenemos nuevas elecciones”.

Sin embargo, la recuperación de la propuesta nace condenada al fracaso: “Lo único que voy a prometer es seguir haciendo lo que hemos estado haciendo. No voy a sacar ningún conejo de la chistera”. Poca flexibilidad, cuando lo que volvía a poner sobre la mesa era la posibilidad de que los conservadores se aliaran con los socialistas o que estos le allanaran la permanencia en La Moncloa.

Los mensajes tradicionales: unidad de España, liberalismo y antiterrorismo

Rajoy, que intervino ante algo más de 2.000 personas, en el acto más multitudinario de la campaña en Aragón a la espera de ver cuánto aforo cubre el domingo Pedro Sánchez en el mismo auditorio, planteó un 26-J de blanco o negro. “Optamos por la continuidad o por una época de irracionalidad y dogmatismo que no es lo que le conviene a España” y que, en su opinión, comenzaría con el eventual acceso al poder de “los viejos doctrinarios de mi época universitaria con unas políticas trasnochadas”.

O el PP o el caos, vino a plantear, antes de recuperar los mensajes tradicionales de su partido. Poca innovación. Mejor evitar los experimentos. “No voy a sacar ningún conejo de la chistera”, aseguró. O admitió. Se trata de no perder votos, de intentar mantener el resultado.

Por una parte, insistió en la necesidad de aplicar políticas económicas liberales con el argumento de que subir impuestos interrumpiría la recuperación, de la que alardeó mezclando contratos con puestos de trabajo- encuentran uno 1.500 personas cada día, dijo, sin referirse a sus condiciones-, asegurando que ritmo de crecimiento del PIB español duplica al europeo y sin nombrar las cifras récord en deuda y déficit de su Gobierno.

“Con la unidad de España no se juega”, apuntó, antes de criticar los planteamientos de reforma constitucional que defienden el resto de partidos y de arremeter, especialmente, contra el derecho a decidir, concepto que equiparó con “una frase amable”. “Lo que pasa es que cuando se le da a alguien a lo mejor se le quita a otro -añadió-. Todos tenemos derecho a decidir sobre España. Eso es la soberanía nacional”. Y, como cierre, la habitual referencia a “la lucha contra el terrorismo dentro y fuera de España”.

Los dirigentes locales arremeten contra Unidos Podemos, PSOE y C’s

Rajoy apenas dedicó tiempo a criticar al resto de formaciones. Para eso estaban los dirigentes locales. La senadora y expresidenta Luisa Fernanda Rudi arremetió contra “la intransigencia del PSOE, la demagogia de Podemos y la incoherencia de Ciudadanos” frente a “la coherencia del PP con Mariano Rajoy a la cabeza”.

Para Eloy Suárez, cabeza de lista por Zaragoza, en esta campaña “no se enfrentan dos formas de ver España, sino dos modelos de convivencia” encarnados por las alternativas de Rajoy y Pablo Iglesias. “No hay otra opción”, dijo, antes de referirse, sin nombrarla, a la coalición Unidos Podemos: “vienen a destruir el país, a retroceder. Ya sabéis cómo se llaman”. Son, en Aragón, su principal rival según los sondeos, ya que les empatarían con cuatro escaños tras restarles uno en Zaragoza y otro en Teruel.

En el mitin intervino Arturo Aliaga, presidente del Par, que de nuevo concurre a las elecciones coaligado con los conservadores, que cerró su intervención con estas palabras: “Al PSOE se le está gripando el motor, Ciudadanos está con la goma dándole gasolina y Podemos quiere cambiar el Código de Circulación, va por la izquierda y quiere que España circule por el precipicio”.

Tanto Aliaga como Rudi y el propio Rajoy destacaron la presencia en el mitin de Hipólito Gómez de las Roces, histórico presidente de los aragonesistas y uno de los políticos más respetados de la comunidad –dejó el cargo tras ganar unas elecciones porque su partido se dejó dos escaños-. Tuvo su punto de ironía. Gómez de las Roces fue, en la transición, uno de los responsables de que el bipartidismo que ahora agoniza fuera incapaz de ocupar todo el espacio político en Aragón.

Más noticias de Política y Sociedad