Público
Público
Únete a nosotros

Rosa Díez concede a sus críticos un Congreso extraordinario, pero tras las elecciones de mayo 

La actual líder del partido no revela si presentará su candidatura o se retirará de la primera línea. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El diputado de UPyD y candidato a la Generalitat Valenciana, Toni Cantó, ha pedido la dimisión "en bloque" de toda la dirección en el Consejo Político extraordinario.- EFE


MADRID.- Se anunciaba tormenta en el Consejo Político de UPyD pero al final la sangre de la portavoz no llegó al río. Rosa Díez ha conseguido imponer su ley y aprobar, por 82 votos a favor y 38 en contra, una especie de moción de confianza que relega cualquier cambio de estrategia o liderazgo hasta después de las próximas elecciones municipales y autonómicas de mayo.

Será entonces cuando se celebre un Congreso extraordinario, que era el conejo en la chistera que Díez llevaba preparado. De lo que se abstuvo en cambio fue de revelar si presentaría su candidatura o se iría a su casa. "A partir de ahora sólo hablaremos de lo que hay que hacer para que nuestros candidatos obtengan el máximo apoyo en las próximas elecciones", zanjó en la rueda de prensa ofrecida tras las votaciones. 

La jornada empezó revuelta, con el díscolo Toni Cantó pidiendo la dimisión de toda la dirección a las puertas del hotel madrileño donde se celebró el cónclave magenta. También lo hizo Luis de Velasco, portavoz de la formación en la Asamblea de Madrid y que el pasado lunes amagó con dimitir del Consejo de Dirección junto a Irene Lozano, Álvaro Anchuelo, Rodrigo Tena y David Andina, aunque finalmente no lo hizo.

Díez zanjo rápidamente sus pretensiones. En su intervención, que inauguró el debate en el que participaron 62 consejeros, la líder del partido volvió a dejarlo claro: "Estoy dispuesta a resistir todo lo que haga falta", sentenció, permaneciendo aferrada al cargo. Por su parte, su recién nombrado número dos, Andrés Herzog, se mostró dispuesto a sustituir a la líder llegado el momento, aunque "no ahora".

“¿Nos representa ahora mismo esta Dirección del partido? A mí desde luego ya no", ha señalado Toni Cantó

Dentro, Cantó replicó con su discurso: "¿Nos representa ahora mismo esta Dirección del partido? A mí desde luego ya no. ¿Por qué?Porque me ha demostrado que su estrategia estaba equivocada. Ha escenificado ser inflexible e incapaz de trabajar en ese escenario de pacto y diálogo que nos llega", reza el guión que él mismo publicó en Twitter. "La dirección de este partido, además, se ha negado a eso que me piden todos los días en la calle nuestros votantes, a eso que me exigen en la inmensa mayoría de los whatsapps que recibo… ¿Por qué no llegáis a un acuerdo con Ciudadanos?", agregó.

La reunión, a la que acudieron 130 consejeros de los 150 miembros que componen el órgano (ahora, 143, tras las dimisiones) fue tensa, aunque menos de lo esperado, según fuentes cercanas a los asistentes de la misma. Desde los pasillos aledaños a la sala del cónclave se oían aplausos continuados durante toda la tarde y la propia Díez destacó lo constructivo del Consejo: "En todas las intervenciones primaba el encontrar soluciones para resolver nuestros problemas", señaló, insistiendo en que el debate había sido "libre, crítico y democrático".

No obstante, Miguel Ángel Quintana, crítico con la dirección, tuiteó una de sus quejas: ni la portavoz ni uno de sus mayores apoyos, Carlos Martinez- Gorriarán, estuvieron presentes en su intervención tras la hora de comer. Protesta que elevaron también otros miembros del sector crítico y a quienes Díez contestó que no miraba quién estaba hablando cuando tenía que ir al baño o a tomar un café. Toni Cantó, por su parte, ironizaba a media tarde sobre la posibilidad de que el aparato afín a Díez aceptara al menos una de sus peticiones: que la votación fuera secreta.

El futuro de Rosa Díez y sus partidarios quedará en el aire si se producen más dimisiones

Pese a su escepticismo, el diputado y candidato de UPyD a la Presidencia de la Comunidad de Valencia consiguió que su propuesta saliera adelante con el tercio de los votos necesarios para ello. Aunque no le sirvió para mucho. Las voces que, como el actor y diputado, pedían a gritos una confluencia con el partido de Albert Rivera, un cambio de rumbo en la gestión y la creación de una Gestora que sustituya a la actual directiva no consiguieron su objetivo. Un resultado que ya se preveía a lo largo de la tarde, cuando entre descanso y descanso, Cantó paseaba con gesto serio entre los periodistas, mientras Díez bromeaba con ellos casi a mandíbula batiente.

Propuesta de Díez

La propuesta de resolución del equipo de Díez, en la que solicitaban "el apoyo del Consejo Político de Unión Progreso y Democracia para llevar a las instituciones nuestros objetivos y propuestas en las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2015 manteniendo la autonomías política de UPyD respecto a cualquier otro partido, coalición u operación política", consiguió un apoyo mayoritario. Y, con él, la propia Díez quedó también bendecida por los suyos.

Pero el escenario que se dibuja ahora no deja de ser complejo para la todopoderosa portavoz. Si bien es cierto que tras lo votado este sábado se da de plazo a la actual directiva hasta junio para proponer cambios de peso entre sus cargos, también lo es que el partido aún se encuentra a sólo tres bajas en la Dirección más de verse obligado, por sus propios estatutos, a crear una Gestora que se haga cargo de los mandos del mismo.

Queda en el aire, por un lado, el futuro inmediato de Díez y sus partidarios si se producen más dimisiones. Y, por otro, el futuro de Lozano, Anchuelo y Cantó -entre otros- si Díez logra al 100% su continuidad y el ambiente en el Congreso, o entre las formaciones territoriales críticas y la actual dirección nacional, se vuelve irrespirable.

Más noticias en Política y Sociedad