Público
Público

Sánchez defiende que España hizo con Ghali "lo que debía y como debía"

El presidente del Gobierno evita aclarar si él autorizó la entrada del líder del Frente Polisario pero respalda a la exmimistra Laya: "El Gobierno actuó conforme a la ley".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa en Nueva York.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa en Nueva York. Peter Foley / EFE

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha defendido este miércoles que el Ejecutivo hizo "lo que debía" y "como debía", de acuerdo con la ley, al permitir la entrada en España por razones humanitarias del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Sánchez avaló la actuación del Gobierno en este asunto en rueda de prensa en Nueva York al ser preguntado por la decisión judicial de llamar como investigada por este caso a la exministra de Asuntos Exteriores Arancha Gonzalez Laya.

El jefe del Ejecutivo subrayó que España permitió la entrada de Ghali,  investigada por los tribunales, atendiendo a una petición humanitaria "para salvar la vida de una persona que estaba a punto de morir". "Esta es la cuestión y España dio una respuesta humanitaria a una petición que se le hacía. 

Sánchez evitó aclarar si fue él quién autorizó la entrada en España del líder del Frente Polisario y respaldó a Laya. "El Gobierno hizo lo que debía, que era dar respuesta a esa cuestión humanitaria, y lo hizo como debía, conforme a la ley", insistió.

Preguntado en concreto sobre el hecho de que Ghali pudiera haber usado un pasaporte falso -una de las cuestiones que se están investigando--, Sánchez aseguró que hay que ver "en qué queda" ese asunto. Por otra parte, cuestionado por la crisis diplomática que desató Marruecos por el malestar que le generó la acogida en España del líder del Polisario, Sánchez respondió que existe una "gran oportunidad de restablecer las buenas relaciones con Marruecos" y también de que se pueda hacer "de manera sólida".

El presidente se ha hecho eco así, aunque sin mencionarlo, del discurso que ofreció en agosto el rey de Marruecos Mohamed VI, en el que expresó su intención de inaugurar una "nueva etapa inédita" en la relación con España, construida sobre la base de la "confianza, la transparencia, el respeto mutuo y la honra de los compromisos"; unas palabras que el Ejecutivo interpreta como un claro gesto hacia la normalización de las relaciones.

En cuanto a la Reunión de Alto nivel que estaba programada para diciembre del año pasado y que se pospuso por la covid, Sánchez no quiso aventurar cuándo podría retomarse, y se limitó a afirmar que ahora mismo "se está formando un nuevo gobierno en Marruecos".

"Vamos a esperar a que se construya. Lo que ha sucedido en estos meses, en agosto, demuestra que estamos ante una gran oportunidad no solo de restablecer buenas relaciones con Marruecos, sino de que también podamos hacerlo de manera más sólida, con nuevos fundamentos. Estamos a la espera de poder celebrar esa importante reunión", apostilló.

De momento, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, y su homólogo marroquí, Nasser Bourita, ya se han emplazado a mantener próximamente una reunión en persona, para seguir dando pasos hacia esa normalización. Así lo acordaron en la conversación telefónica que mantuvieron este martes con motivo de la Asamblea General de la ONU.

Más noticias