Público
Público

Discrepancias en el Ejecutivo Sánchez e Iglesias ultiman una reunión para sanar heridas, desbloquear la ley de Vivienda y planificar agenda

El encuentro será, previsiblemente, la próxima semana y se espera que ambos dirigentes encaucen la situación tras varias semanas de tensiones en el seno del Ejecutivo. El presidente pedirá al líder de Unidas Podemos gestionar las discrepancias de forma menos pública. El vicepresidente insistirá en que los acuerdos del programa de coalición son líneas rojas.

Abrazo entre Sánchez e Iglesias tras anunciar el preacuerdo para un Gobierno de coalición en noviembre de 2019.
Abrazo entre Sánchez e Iglesias tras anunciar el preacuerdo para un Gobierno de coalición en noviembre de 2019. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sanchez; y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, ultiman una reunión, previsiblemente la próxima semana, para restañar heridas, desbloquear la ley de vivienda y planificar la agenda de cara a los próximos meses, según fuentes del Gobierno de coalición.

Las fuertes tensiones vividas en las últimas semanas entre los dos partidos que conforman en el Gobierno, aunque se ha intentado reconducir la situación por ambas partes los últimos días, parece hacer necesario este encuentro entre los máximos dirigentes de ambas formaciones que, además, sirva para volver a encauzar las iniciativas políticas que se lleven al Congreso, así como para solventar las discrepancias.

Los socialistas siguen manteniendo que cumplirán el acuerdo firmado para pactar el Gobierno de coalición, pero Unidas Podemos sigue denunciando incumplimientos en cuanto a su contenido.

En este sentido, la ley de vivienda es el foco del principal enfrentamiento, aunque Sánchez ya anunció el pasado miércoles en la tribuna del Congreso que se llegará a un consenso. Pero también están las diferencias por la ley 'trans' o el comportamiento de los grupos parlamentarios de cada partido en el Congreso.

El PSOE recuerda que fue Unidas Podemos el primero que los dinamitó con la presentación de enmienda a los Presupuestos con otros grupos; mientras que la formación morada mantiene que los socialistas cruzaron la línea roja cuando presentaron unilateralmente la ley de igualdad de trato, una norma que se hizo sin la participación del ministerio competente, el de Igualdad, liderado por Irene Montero.

Fuentes del PSOE apuntan que es necesario reconducir la relación parlamentaria y volver a los puntos básicos del acuerdo que contemplaban una acción conjunta en el Congreso. Además, ambos dirigentes también planificarán la agenda política a medio plazo que, si finalmente hay una completa renovación en las instituciones, vendrá marcada por dos grandes temas: abordar la financiación autonómica e iniciar la mesa de diálogo con Catalunya una vez que se forme Gobierno.

Del Gobierno, un escenario de batalla, a "bajar los decibelios"

En el PSOE se tiene plena confianza en que volverán las aguas a su cauce y que no hay ningún riesgo de ruptura del Gobierno de coalición ni de crisis de Gobierno. Eso sí, el presidente pedirá a Iglesias que las discrepancias se lleven de manera menos pública, tal y como ya dijo en el debate del pasado miércoles, donde pidió a Unidas Podemos que "bajara los decibelios" y fortaleciera al Gobierno de coalición.

En Unidas Podemos comparten sin matices que, pese a las tensiones de las últimas semanas, el Ejecutivo no está en peligro. Los de Pablo Iglesias han normalizado desde el principio de la legislatura que haya diferencias, incluso públicas, entre los dos socios de la coalición; y para el vicepresidente, el Gobierno es un escenario más de batalla política y donde, además, se están dando los debates de fondo que condicionarán el futuro del país.

Sin embargo, la formación morada considera que sí que existen una serie de líneas rojas en la relación con el PSOE, unas líneas que se corresponden con los compromisos firmados en el acuerdo de coalición. En este sentido, Unidas Podemos denuncia que la intención del Ministerio de Transportes de no regular directamente los alquileres, fijando un techo para los precios, es un incumplimiento tanto del acuerdo de coalición como del de Presupuestos.

Sánchez e Iglesias habrían hablado de la reunión en su último encuentro en el Consejo de Ministros

Las negociaciones en la ley de Vivienda están completamente estancadas, y el espacio confederal ya ha avanzado que no apoyará la norma si no contiene la regulación de alquileres en los términos acordados. Pese a que está previsto que presidente y vicepresidente centren buena parte del encuentro en limar asperezas, en Unidas Podemos restan trascendencia a la reunión y descartan que sea algo extraordinario cuyo fin es atajar una situación grave.

Desde la coalición explican que las reuniones entre Sánchez e Iglesias son frecuentes y que ambos tuvieron la oportunidad de hablar en el último Consejo de Ministros (foro donde se habría cerrado la reunión de la próxima semana). Sin embargo, en las últimas semanas no han hablado, explican estas fuentes, por cuestiones de agenda, sobre todo durante la campaña y la precampaña de las elecciones catalanas.

No está previsto, en principio, que Sánchez e Iglesias hablen sobre lo sucedido con la ley de igualdad de trato, ya que la coordinación entre ministerios y la invasión de competencias se suelen despachar en foros de menor nivel en los que no suelen estar presentes ni el presidente ni el vicepresidente. 

Más noticias de Política y Sociedad